Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
64 Cultura SÁBADO 21 10 2006 ABC También somos producto de la Naturaleza, no sólo de la cultura asegura Jostein Gaarder El autor de El mundo de Sofía vuelve al tablero literario con Jaque mate b Mis primeros libros digamos que eran cerebrales, que eran producto de la mente, ahora mis obras son mucho más sensuales, van dirigidas al corazón afirma el escritor MANUEL DE LA FUENTE MADRID. Por mucho que pasen el tiempo y los libros, su mundo siempre será el de Sofía, aquel libro de filosofía novelada que le lanzó a la fama en el año 1994 y del que ya se ha vendido un millón de ejemplares. Pero ese mundo tan particular del noruego Jostein Gaarder tiene desde 1986 otros numerosos habitantes y muchos de ellos han sido reunidos y convocados en Jaque mate (un texto hecho a base de extractos de muchas de sus obras anteriores) el libro con el que su editorial del país escandinavo (y la editorial Siruela en España) quieren homenajearle por estas dos décadas como autor. Como es habitual en esta casa, la edición es primorosa, algo que no se le escapa a Gaarder que ayer se mostraba visiblemente maravillado en Madrid, y consta de sesenta y cuatro (las casillas del ajedrez) textos, a los que el autor no le importaría llamar ficciones en homenaje a su admiradísimo Jorge Luis Borges. Para mí- -explica el autor- -este libro es una auténtica fiesta, ha sido un gran regalo para mí y espero que también lo sea para los lectores Un tablero de ajedrez Y es que esta nueva jugada del noruego, este Jaque mate es un libro bastante particular, un libro en el que varios textos anteriores del autor se cobijan y se interrelacionan como en un peculiar tablero de ajedrez, de manera que el lector puede realizar su movimiento tal y como el prefiera, aunque Gaarder por supuesto recomiende el método tradicional, es decir, leer el libro desde el principio hasta el final lo que no impide que también pueda ser leído como si fuese una especie de enciclopedia El autor de obras tan originales como El diagnóstico Vita brevis Maya El vendedor de cuentos o La joven de las naranjas también ha tenido el detalle de incluir un ensayo nuevo: ¿Es una casualidad cósmica la consciencia? con el que continúa su trabajo de investigación y divulgación acerca de El escritor, ayer en Madrid los misterios de las ciencias naturales. Evidentemente, para llevar a cabo esta antología, el prolífico noruego ha tenido que releer todas sus obras y aunque tuvo la tentación de cambiar y de añadir al final se decidió a dejar todo como estaba originariamente. Admirador de Herman Hesse, Thomas Mann, Dostoievsky, Spinoza, el mencionado Borges y Cervantes Don Quijote ha inspirado a todos los que lo han leído Gaarder conside- DE SAN BERNARDO ra que su literatura ha evolucionado bastante desde su debut hace ahora veinte años. Mis primeros libros digamos que eran cerebrales, que eran producto de la mente, ahora mis obras son mucho más sensuales, van dirigidas al corazón. Creo que mi evolución literaria ha sido un a viaje desde el reino de la cultura al reino de la Naturaleza, porque estoy convencido de que no sólo somos productos de la cultura, también somos producto de la Naturaleza Antonio M. Figueras: El día que todos los poetas asomen en El Tomate estaremos perdidos A. A. MADRID. Antonio M. Figueras, periodista y filólogo, acaba de ser padre y presentó ayer su segundo libro de poesía, Nadie pierde siempre (Ediciones Amargord) Su primera obra, Poemas Complutenses (1989) sufrió una especie de exilio interior. ¿Vivir es un oficio de perdedores? -Desde que nacemos estamos perdiendo, pero de manera irreflexiva e ilógica nos empeñamos en luchar como si pudiéramos ganar. Se consiguen pequeñas victorias, pero al final el tiempo y el olvido ponen a casi todos los hombres en su sitio: la nada más absoluta. ¿Y la vida, carretera secundaria o un tango triste cantado por otros? -Lo del libre albedrío queda muy bien cuando se cree tener casi toda la vida por delante. Las circunstancias terminan siendo más potentes que la voluntad de las personas. Nadie escribe el guión, el destino es caprichoso, pero algo nos empuja hacia ninguna parte. Antonio Moreno ÁNGEL DE ANTONIO ¿Cummings es su alter ego? -Cummings fue un descubrimiento de juventud. Por una de esas casualidades terminé envuelto en la aventura de participar en Buffalo Bill ha muerto una antología del poeta estadounidense que Hiperión editó en 1996. Cummings es una de las cumbres de la poesía universal. A mí me sirve como ejemplo: era tan libre que su originalidad parecía indecente. -Cummings, Costafreda, Baudelaire... el resto es la vida. ¿Los poetas se conforman hoy con ser transformistas en cabarets sin música? -El exilio, el silencio, las catacumbas... allí deberíamos permanecer la mayor parte del tiempo. Salir lo justo, contar lo nuestro y volver a la callada existencia. El día que los poetas empiecen a asomar en El Tomate estaremos perdidos. ¿En qué incendio se aloja el poeta cuando alguien le dice que afuera hay nieve y ya no puede creer en las palabras? -Durante algún tiempo el periodismo me salvó de la poesía. Al fin y al cabo no me siento parte de ninguna cofradía del verso. Cuando decrecían mis esperanzas en el periodismo me podía refugiar en la poesía. Y cuando fallan los dos (algo muy habitual) sólo me queda la vida: mi hijo David recién nacido, mi familia, aquellas pequeñas y grandes cosas en las que realmente se resume nuestra biografía. -Ni siquiera los yanquis ganan siempre. -Nadie gana casi nunca. Los americanos no vencen del todo. Ahí está Irak. Si vamos a perder, preparemos entonces una derrota digna, estética. ¿El amor es como un juego de marcianos: al final siempre se pierde? -Pregúntele a Garcilaso, por ejemplo. En el amor siempre se pierde, unos más, otros menos. Derrocado el corazón, intento salvarme de la tragedia. Hago como si no estuviera muerto ¿Qué es la tragedia para un poeta? -El problema del sentimiento trágico de la vida que a muchos acompaña es que impide la mayoría de las veces exprimir nuestra existencia. Mientras reflexionamos sobre la levedad del ser dejamos escapar la propia vida.