Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC SÁBADO 21 10 2006 Nacional 25 Al menos uno de los cartuchos encontrados en su maleta ya estaba allí en el momento de facturar el equipaje didas de seguridad del aeropuerto internacional, el segundo más grande del país. No sólo crecen las sospechas de que en el mismo pueda estar operando la delincuencia organizada, sino que estos aparentes éxitos policiales obedezcan a siembras que alejen la atención de los verdaderos delitos que allí se cometen. Al respecto, el gobernador del Estado de Quintana Roo, Félix González Canto, considera que la incautación de armas y de drogas es una muestra de que la seguridad está funcionando plenamente: Si se han dado aseguramientos (decomisos) al encontrarse sustancias y objetos prohibidos, es precisamente porque hay la mayor y la mejor tecnología de seguridad declaraba a Efe. Ana María Ríos y su madre, junto al cónsul de España en México, en Cancún EFE Ana María Ríos vuelve a España. Las gestiones diplomáticas y la falta de pruebas en su contra han permitido que la locura en que derivó su viaje de novios se resuelva por fin. Al conocer la decisión judicial, lo primero que hizo la peluquera gallega fue comprar un pasaje de vuelta Más de lo que parece La historia de Ana María Ríos es más compleja. La joven peluquera gallega, que había celebrado en un hotel de Riviera Maya su luna de miel junto a su esposo, fue puesta en libertad bajo fianza de 1.600 euros al ser desestimada la acusación más grave que pesaba en su contra: la posesión de material de guerra. Al menos uno de los cartuchos encontrados en su maleta ya se encontraba allí en el momento de facturar el equipaje. Quién, cómo, cuándo, dónde y por qué introdujo ese material en su valija son un verdadero misterio. Algunas sospechas se dirigen hacia el complejo donde se alojó la pareja, en el que meses atrás habían sido asesinados dos turistas canadienses. Desde el momento de su liberación, Ana María y su familia han permanecido en un hotel de Cancún al resguardo de la prensa y a la espera de una solución para su pesadilla. La Procuraduría General de la República (Fiscalía) reconoce que no ha encontrado pruebas determinantes que sustenten el procesamiento de la pontevedresa. Luna de hiel en Cancún MANUEL M. CASCANTE CORRESPONSAL CANCÚN. Ana María Ríos ya puede volver a España. Las autoridades mexicanas le autorizaron a última hora de la tarde de ayer a abandonar el país americano, después de permanecer retenida desde el pasado día 8, cuando fue detenida por supuesta posesión de cartuchos y componentes de un detonador. Sin embargo, no será hasta la semana que viene cuando el caso sea sobreseído. La joven de 26 años tomó ayer mismo un avión que la traerá de regreso junto a su familia al aeropuerto de Madrid- Barajas. Incidentes recientes El calvario por el que ha pasado la turista española se suma a otros extraños incidentes acontecidos reciente- mente en el aeropuerto de esta localidad turística del Caribe mexicano. Aunque el cónsul honorario de España en la ciudad y también representante hotelero, Javier Marañón, ha insistido en que se trata de un incidente aislado el de la joven gallega prolonga una serie de presuntos delitos que han tenido por escenario dicha terminal aérea, no siempre en circunstancias claras. El suceso más sorprendente fue la detención, el pasado 19 de septiembre, de una periodista argentina, quien descubrió en el aeropuerto que una de sus maletas había sido cambiada y que en su interior había 44 kilos de cocaína. Tras pasar varios días en prisión, la periodista fue puesta en liber- tad al comprobarse que el equipaje había sido cambiado durante una escala en Panamá. Días antes, pero durante ese mismo mes, un ciudadano de origen cubano fue detenido en el aeropuerto de Barajas con más de 65 kilogramos de cocaína en su poder, ante lo cual alegó en su defensa que una de sus escalas había sido Cancún. En esta ciudad turística mexicana, también en septiembre, a un turista holandés y a otro español les eran decomisadas distintas cantidades de la misma droga. Entre los hoteleros de Cancún y la Riviera Maya (donde predominan las cadenas de capital español) cunde la preocupación ante estos hechos y se insiste en la necesidad de revisar las me-