Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
20 Nacional SÁBADO 21 10 2006 ABC SEXISMO EN CAMPAÑA l problema de las denuncias de sexismo en nuestro país es que están notablemente condicionadas por la ideología. Es decir, que existe sexismo si hay un potencial culpable de derechas. Si es de izquierdas, más bien no o depende. Y esto ocurre porque la mayoría de las organizaciones de mujeres están vinculadas a la izquierda y han madurado políticamente en el discurso de que el sexismo es cosa de derechas y el feminismo de izquierdas. Por eso ni la izquierda ni el feminismo han movido un dedo por la infame campaña de ICV en Cataluña, lo del Fóllate a la derecha, pero, a cambio, se han inventado sexismo donde no lo había que es en EDURNE el incidente de José MaURIARTE ría Aznar con una humorista de Cuatro. Bien es verdad que en la lamentable campaña electoral catalana, lo del sexismo es el menor de los problemas. Incluso en el eslogan de marras, el escándalo mas grave es otra cosa, la xenofobia nacionalista anti- PP la intolerancia hacia los disidentes del nacionalismo y los defensores de la identidad española de Cataluña. Quizá en algún momento la xenofobia fue cosa de extremistas, nacionalistas o de izquierdas, pero en los últimos tiempos se ha multiplicado en el clima de tolerancia ofrecido por nacionalistas moderados y socialistas. Por todos aquellos para los que Rubianes es parte de la cultura catalana, como dijo Montilla. En ese clima de veda libre contra el disidente, a los supuestos representantes de las esencias del progresismo se les olvidó lo de la igualdad de la mujer, y de las entrañas del rechazo a la derecha española les salió lo del Fóllate a la derecha. Eslogan sólo para hombres y con todos los ingredientes del machismo aplicado al sexo, incluida la violencia. Ni a Putin, a quien tan bien le han parecido los supuestos delitos sexuales cometidos por el presidente de Israel, se le hubiera ocurrido zafiedad semejante. Pero en lugar de ocuparse de este monumental patinazo machista de la izquierda, el progresismo español ha volcado todo su interés en la respuesta de José María Aznar a una corresponsal del programa humor de Eva Hache y lo ha transformado en sexismo. Y todo porque Aznar se puso a la altura del espectáculo de humor satírico y contestó con la misma divertidísima falta de respeto con la que la graciosa de turno le había espetado la pregunta- provocación. Es lamentable que humoristas, que no periodistas, que basan su producto, a veces bueno, como en el caso de Eva Hache, en la ridiculización e incluso denigración de los políticos, en la ruptura de todas las correcciones políticas, en la reivindicación de la descortesía, se pongan moralistas y hasta feministas. Lo suyo es la grosería graciosa y no el feminismo. Y lo de Aznar fue una respuesta en su mismo lenguaje. Eso no tiene nada que ver conel machismo, aunque estuviera la derecha de por medio. Esta semana el sexismo se había atrincherado como un solo hombre en el otro lado del espectro ideológico. E El abogado del Estado pide la nulidad del caso bórico por indefensión Denuncia la situación procesal de dos peritos, testigos e imputados a la vez b La Abogacía del Estado pre- sentó ayer un escrito en el que solicita que se anulen todas las diligencias practicadas bajo secreto desde el pasado día 13 NIEVES COLLI MADRID. La Abogacía del Estado ha solicitado a la juez Gema Gallego que decrete la nulidad de todas las diligencias que ha practicado en el llamado caso bórico desde el pasado 13 de octubre (fecha en la que permitió a la representante legal de la Administración personarse como parte en la causa) El motivo que alega es la indefensión que, según señala en un escrito presentado ayer mismo, le produce el secreto decretado por la instructora sobre toda la causa- -que suma ya unos 3.000 folios- incluida la resolución con la que acordó el secreto. El abogado del Estado pide que se retrotraigan las actuaciones hasta la citada fecha (lo que supondría al menos la nulidad del registro en la Comisaría General de Información y de la declaración de Francisco Ramírez) y, también, que se levante la medida. poco puede recurrirla aunque entendiera a la vista de su contenido, que no está justificado el secreto del sumario Tampoco podemos conformarnos con dicha declaración de secreto si verdaderamente estuviera justificada- -añade- no podemos controlar el tiempo durante el cual se ha declarado el secreto, ni si se está respetando el límite temporal de un mes; tampoco sabemos cuál es ese otro bien constitucionalmente relevante que justifica la declaración del secreto de las actuaciones Extraña situación procesal Por otra parte, la abogada del Estado explica que, también como consecuencia del secreto, se le impidió asistir ayer a la declaración de Ramírez (estuvieron presentes el abogado del policía y el fiscal) razón por la que efectuó una comparecencia ante la secretaria judicial en la que aseguró que esa medida sólo tiene por objeto la comodidad del Juzgado En su recurso, la Abogacía del Estado añade- -respecto a la declaración de Ramírez- -que debió suspenderse hasta que la juez Gallego resuelva el recurso de reforma que los peritos Manuel Escribano e Isabel López han presentado contra el auto de imputación dictado en su día por Baltasar Garzón. De hecho no se sabe en qué situación procesal se encuentran, pues figuran como imputados en las diligencias que Garzón practicó y remitió después a la instructora de Madrid, mientras que ésta- -con posterioridad a que se produjera tal imputación- -les tomó declaración como testigos. Francisco Ramírez POOL Dudas sin respuesta En su escrito, la Abogacía del Estado se queja de que no se le haya permitido siquiera conocer el contenido del auto por el que se declaró el secreto de las actuaciones con el argumento de que también es secreto Se está causando una grave indefensión a esta parte asegura, pues se nos plantean toda una se- rie de dudas y cuestiones que no obtienen debida respuesta debido al mutismo del Juzgado en cuanto al estado de las actuaciones ¿Cuáles son las razones que llevan al Juzgado a declarar el secreto? ¿Tienen esas razones suficiente entidad como para limitar un derecho fundamental? se pregunta. La representante legal de la Administración recuerda que la mera alegación de la declaración del secreto no es fundamento bastante para limitar más derechos que los estrictamente afectados por la medida. De hecho, al no conocer el contenido de la resolución con la que se acordó, la Abogacía del Estado tam- Ramírez reitera ante la juez que pudo reelaborar el informe por su condición de jefe de sección N. C. MADRID. Francisco Ramírez, jefe de sección de la Unidad de Análisis de la Policía Científica, reiteró ayer ante la juez de Madrid encargada de la investigación del llamado caso bórico lo que ya declaró el pasado 29 de septiembre en la Audiencia Nacional: que si eliminó del borrador que le entregaron Manuel Escribano y otros dos peritos unas observaciones en las que se relacionaba a ETA con el 11- M a partir del hallazgo de ácido bórico en poder de la banda (en 2001) y de Hassan El Haski (en 2004) fue porque se trataba de apreciaciones subjetivas sin base científica alguna; y que si su firma aparece en la pericia definitiva- -una vez modificado el tex- to inicial en un soporte informático que el propio Escribano le entregó- -es porque los autores del borrador se negaron a hacer las correcciones pertinentes y porque él, como jefe de sección, tiene competencias para reasignarse el caso. Ramírez prestó ayer declaración en calidad de imputado ante la juez Gema Gallego, titular del Juzgado de Instrucción 35 de Madrid, quien, según fuentes jurídicas consultadas por ABC, realizó un exhaustivo interrogatorio sobre la confección del informe con el que la Policía Científica- -por encargo del Servicio de Información- -certificó, en marzo de 2005, que la sustancia encontrada en el piso de El Haski (luego procesado por el 11- M) era ácido bórico. El inspector jefe, que lleva más de 16 años en la Unidad de Análisis, explicó que antes de ordenarle a Escribano que eliminara las observaciones sobre ETA había entregado el borrador al secretario general de la Comisaría, Pedro Melida, quien corroboró que esos párrafos no podían aparecer en la pericia. Y ello, explicó Ramírez, de acuerdo con el manual de calidad que la Policía Científica cumple para el reconocimiento internacional de sus trabajos. Algunas fuentes no descartan que próximamente la instructora cite a declarar a Melida. Respecto a la mención de las técnicas de análisis realizadas para determinar la sustancia (se enumeran 9 en el borrador de Escribano y sólo 6 en el informe definitivo que firma Ramírez) éste señaló que en este caso habrían bastado dos analíticas para saber sin ningún género de dudas de qué sustancia se trataba, razón por la que dejar de mencionar tres de ellas no restó fiabilidad al informe.