Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC VIERNES 20 10 2006 Deportes 103 REAL MADRID- BARCELONA DOS DEBUTANTES Queremos resarcirnos del traspié de Londres. Vamos a por todas para ponernos ocho puntos por delante El juego del Barcelona es mejor que el del Madrid, mucho más espectacular Zambrotta, ayer en Barcelona después del entrenamiento con su compatriota y ahora rival directo Zambrotta. Hablé con él la última vez cuando coincidimos con la selección italiana. Le llamaré mañana para desearle suerte. El día del partido le saludaré y luego cada uno defenderá sus intereses rotaciones, guarda un óptimo recuerdo del Bernabéu- -jugó con el Juventus en la Champions y siempre salió victorioso de las eliminatorias contra el Real- -y, aunque cumple con el tópico, se alegra de la ausencia de Ronaldo. La verdad es que para nosotros es importante, pero están Raúl, Van Nistelrooy, Robinho, Cassano... En definitiva, un equipazo A Zambotta no deja de sorprenderle el cambio radical y oportunista que se interpreta desde Madrid después de la tercera jornada de la Liga de Campeones- -victoria en Bucarest y derrota ante el Chelsea- de ahí que esté hipermotivado para callar bocas: Queremos resarcirnos del traspié de Londres. Jugamos mejor en casa, pero eso no quita que vayamos a por todas en Madrid para colocarnos a ocho puntos El zaguero del Barcelona bien podría estar a día de hoy en el bando contrario, pues era uno de los objetivos del Madrid, pero en la actualidad el club catalán es un caramelo y su mujer también tuvo mucho que ver en la decisión final. Dice estar disfrutando mucho de la Liga, se divierte jugando, e intenta corregir los vicios italianos de defender casi en la línea del área pequeña- -Valdés no deja de gritarle a él y a Thuram continuamente para que avancen posiciones- Además, está encantado de ver gente en las gradas, olvidando los bloques de cemento de Turín. Sólo se llenaba el campo ante equipos como el Milán o el Barcelona. Y si aquí siempre acude gente al estadio, no quiero imaginar el domingo en el Bernabéu Y, por si acaso, aclara el panorama: El juego del Barcelona es mejor que el del Madrid, mucho más espectacular. Es normal que Capello siga con el reglaje, es nuevo en el equipo y necesita tiempo Buen recuerdo con el Juventus Igual de claro lo tiene el azulgrana, ansioso por disputar su primer duelo en España de estas características, el partido de los partidos. Tanto que se atreve a equipararlo con un Juventus- Milán o con un Juventus- Inter, los tres peces gordos de Italia. Me hace muchísima ilusión y esperamos cumplir con un buen resultado. Sabemos lo difícil que es el partido, pero queremos continuar con nuestro nivel en la Liga. Pero me alegra jugar contra Fabio, contra Capello, contra Emerson... Guardo buenos recuerdos de ellos Intentando coger el ritmo pese a las UN PARTIDO DE LIBRO FERNANDO R. LAFUENTE LOS DUELISTAS ¿Q uién piensa que esto de la rivalidad futbolística es un ejercicio puramente deportivo? Frente a los ejemplos de otras rivalidades, los jugadores, estos de ahora del Real Madrid y del Barcelona, son unos benditos, como lo fueron los anteriores, unos ingenuos, buenos chicos que como mucho llegarán el domingo a escupirse, a acordarse de la madre del otro, y no en los términos que nos recomendaban en el colegio, o a pisarse en salva sea esa parte que no se debe pisar cuando el otro está en el suelo y gimiendo. Nada. Un juego. Rivalidades, por ejemplo, las de los personajes de las novelas. O de las películas, las rivalidades de los propios escritores. Rivalidad la de los protagonis- tas de la historia de Joseph Conrad, Los duelistas, llevada al cine de manera magistral por Ridley Scott. Bajezas corales, clara perseverancia, mala leche ancestral, contumaz persecución, calculada infamia, constantes mentiras, audaces trampas, rencores y personajes obsesivos son los elementos que jalonan, por ejemplo, la historia literaria. El reciente libro, Borges, de Adolfo Bioy Casares, una amistad que recorre el siglo XX, muestra, exhibe cómo los duelos literarios son más arraigados, más crueles, más salvajes, por sofisticados, que este juego de jóvenes en un campo de fútbol. No dejan títere con cabeza, a sus más íntimos amigos. La rivalidad literaria, que hoy cualquier lector puede contrastar a poco que se in- troduzca en ambientes tan peligrosos, es más poderosa que la realidad de verdad. Juan Villoro, en un libro espléndido, define al fútbol bajo la advertencia bíblica: Dios es redondo, sí, pero si en vez de fútbol habláramos de literatura ese Dios serían todos y lo redondo quedaría para los lavabos. No valen las elegancias ni las timideces, aquí lo que vale es la aniquilación, no pensaba otra cosa Lope frente a Góngora, Valle Inclán frente a Benavente, Shakespeare frente a Marlowe, Cervantes frente a Avellaneda, Juan Ramón Jiménez frente a Neruda, Faulkner frente a Hemingway... Y que conste que cada uno de los citados tenía, también, sus abonados, sus hinchas y sus estadios (las tabernas y los cafés) Un cúmulo de sentimientos, más allá del mero juego, más allá de lo deportivo, que se pierde en un vaivén de identidades, falsas, tan ficticias como la vida, como la literatura, como nosotros mismos, incluidos todos los que el domingo contemplemos este duelo de caballeros que no saben que lo son.