Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
54 VIERNES 20 10 2006 ABC Sociedad Sistemas de ahorro energético en una casa Aislar la casa así como la caldera de agua caliente Usar bombillas de bajo consumo, lo que reduce el gasto energético a menos de una cuarta parte. Además, duran 15 veces más que las normales Apagar las luces cuando no se está en una habitación Descogelar regularmente la nevera y el congelador hace que estos aparatos funcionen de una manera más eficiente Bajar un grado el termostato de la calefacción. Se puede ahorrar entre un 5 y un 10 de la factura El plan reducirá las emisiones de CO 2 en 780 millones de toneladas al año y se ahorrarán 100.000 millones de euros Las casas, de primera o segunda mano, tendrán que ajustarse a una nueva normativa para estar bien aisladas cinturón energético, ya que se elaborarán nuevas normas para mejorar la eficacia de la capacidad de producción de energía, al tiempo que se tendrán que reducir las pérdidas durante su transporte y la distribución. En cuanto al transporte, uno de los principales focos de contaminación y de consumo energético con el 20 del total, se potenciará la fabricación de vehículos más limpios en este campo, al igual que se mejorará la eficacia de los sistemas de transporte urbano, ferroviario, marítimo y aéreo. Los planes de Piebalgs pasan también por aumentar los impuestos para los propietarios de vehículos que contaminen. Usar el lavavajillas sólo cuando está lleno Tapar la cacerola y bajar el fuego cuando se está cocinando. Usar la tapa reduce a la mitad el consumo No dejar la televisión, el vídeo o el DVD en espera (stand- by) ya que siguen consumiendo energía No dejar las puertas de la nevera y el congelador abiertas. Por cada minuto que están abiertas estos aparatos tardan después tres minutos en recuperar su temperatura normal Los termostatos de los radiadores permiten controlar la temperatura de cada habitación y, por tanto, reducir la factura CG. SIMÓN Coches menos contaminantes Los fabricantes de automóviles, por su parte, ya se han comprometido a reducir voluntariamente sus emisiones de CO 2 a 140 gramos por kilómetro recorrido en 2008 y a 120 gramos en 2012. En 2004, los fabricantes europeos produjeron coches que emitían 161 gramos de CO 2 de media a la atmósfera, frente a los 170 de los japoneses. Todas estas nuevas normas se tendrán que plasmar en una serie de propuestas legislativas que tendrán que aprobarse en los próximos años por parte del Consejo de Ministros de la Unión Europea. No obstante, todo apunta a que pueden salir adelante ya que este plan se presenta en respuesta a una petición en este sentido del Consejo de Jefes de Estado y de Gobierno de toda la UE. La Comisión Europea se ha fijado también como objetivo la sensibilización de la población a través de la educación y la formación, para lo que iniciará campañas en este sentido en las que se darán a conocer las formas de ahorro cotidiano de energía que tienen en su mano los consumidores. La UE impedirá la venta de los electrodomésticos que consuman excesiva energía en los hogares Bruselas quiere que los europeos gasten un 20 menos de aquí al 2020 b Se recomienda apagar completa- mente los aparatos electrónicos, como televisores y dvd y no dejarlos en espera y descongelar regularmente los frigoríficos MARIBEL NÚÑEZ. CORRESPONSAL BRUSELAS. La Comisión Europea aprobó ayer un plan de acción para que los europeos consuman un 20 menos de energía hasta el año 2020, equivalente al porcenaje que se calcula se malgasta en la actualidad. Las ventajas, según el comisario europeo de Energía, Andris Piebalgs, serán la reducción de 780 millones de toneladas anuales de emisiones de CO 2 a la atmósfera y el ahorro de 100.000 millones de euros en todo el periodo. Además, disminuirán los problemas ligados al cambio climático tras la reducción de emisiones y habrá menos dependencia energética del exterior. Uno de los ejes principales de este plan está en la reducción del consumo energético en los hogares, responsables del 16 del total, para lo que se recomienda apagar completamente los aparatos electrónicos (televisores, dvd, etc. ya que en la posición de espera o stand- by siguen consumidendo, o descongelar regularmente los frigoríficos para que funcionen mejor y de manera más eficaz desde el punto de vista energético, además de los clásicos de no dejar las luces encendidas de las habitaciones en las que no se está o no poner el lavavajillas hasta que no esté lleno. Este ambicioso proyecto pretende implantar unas normas mínimas de eficacia energética para una amplia gama de aparatos que irán desde los electrodomésticos a los ventiladores industriales. Así, según aseguró Piebalgs, los aparatos que consuman energía por encima de los estándares que se fijen ya no podrán estar en las tiendas, al tiempo que se mejorarán las etiquetas de información al consumidor de los electrodomésticos de modo que esté más claro su nivel de consumo y no sólo su precio. En cuanto a las casas, tanto las que se construyan como las que se renueven tendrán que ajustarse a una nueva normativa para ser pasivas es decir, no consumir energía como sucede ahora ya que, por ejemplo, dejan escapar el calor de las calefacciones al estar mal aisladas, con lo que indirectamente también gastan energía. Pero los consumidores no serán los únicos que se tengan que apretarse el El precio no frena el consumo La utilización de argumentos ecologistas para sensibilizar a los consumidores de la necesidad de reducir el consumo de energía, según ha reconocido la CE, se produce después de que en la última encuesta del Eurobarómetro el 26 de los europeos reconociera que iba a seguir utilizando el coche aunque el precio del litro de combustible se elevara 2 euros, mientras que otro 31 confiesa que quizás lo utilizaría algo menos con lo que el factor precio no va a desincentivar por sí solo el consumo de energía.