Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC VIERNES 20 10 2006 Internacional 31 Siete directores de tanatorios en EE. UU. culpables de tráfico de órganos Los huesos retirados se sustituían por tubos de plástico o de PVC escándalo saltó a la luz hace ocho meses y en un primer momento se acusó a cuatro cabecillas del mercado ilegal de órganos y tejidos humanos JOSE LUIS DE HARO. SERVICIO ESPECIAL NUEVA YORK. Un total de siete directores de tanatorios estadounidenses acusados de retirar órganos y huesos de cadáveres humanos para después venderlos en el mercado negro se declararon culpables en un juzgado de Brooklyn. La identidad de los inculpados no fue dada a conocer pero el abogado del distrito, Charles Hynes, aseguró que entre los culpables se encuentra el director de la funeraria que vendió los restos de Alisteir Cooke, un conocido presentador de televisión fallecido en 2004. El macabro escándalo fue descubierto hace ocho meses y en un primer momento se acusó a cuatro cabecillas de este mercado ilegal de órganos y tejidos humanos. Michael Mastromarino, Joseph Nicelli, Lee Cruceta, y Christopher Aldorasi, fueron considerados la punta del iceberg que ha puesb El macabro to en evidencia la falta de supervisión en las funerarias estadounidenses. Mientras, siete de los directores de diversos tanatorios se declararon culpables en secreto el pasado miércoles a puerta cerrada, por lo que se desconoce cuáles serán sus penas. Las cuatro cabezas pensantes de la trama se declararon no culpables, por lo que podrían enfrentarse a 25 años de cárcel por lo sucedido, aunque de momento permanecen en libertad bajo fianza. Por otro lado, Hynes daba a conocer que el gran jurado de EE. UU. había votado para añadir otros cargos al caso. Una nueva acusación incluye el robo de órganos y otros tejidos de, al menos, 14 cadáveres en tanatorios de Manhattan, Bronx y Rochester. Mil cadáveres manipulados La acusación asegura que Mastromarino, un antiguo cirujano, y otras tres personas más se encargaron de retirar piel, órganos, huesos y otros tejidos de cerca de 1.000 cadáveres en distintas funerarias estadounidenses, sin contar con el permiso de las familias de los fallecidos. Las partes retiradas solían ser reemplazadas con dis- tinto material, como el PVC. La venta posterior de estas partes a compañías encargadas de crear implantes bucales o trasplantes de cadera, embolsó a Mastromarino millones de dólares. Además, también se tienen pruebas de la falsificación de certificados de defunción y otros documentos. Por poner un ejemplo, los abogados demandantes aseguran que en el caso del presentador de la BBC, Alisteir Cooke, se cambió su edad por 85 años, cuando en realidad tenía 95, y la causa de su muerte, un infarto al corazón en lugar de un cáncer de pulmón que acabó en metástasis. También existen otro tipo de pruebas como radiografías y fotografías de cadáveres exhumados que evidencian la retirada de material óseo y su posterior reemplazamiento por lo que se asemeja a tubos de plástico convencionales. Mastromarino, propietario de Biomedical Tissue Services, una compañía que ofrece tejidos humanos, ha negado en todo momento cualquier mala práctica alegando que eran los directores de las funerarias los responsables de adquirir el consentimiento de las familias para este tipo de donaciones. Radiografías de los cadáveres a los AP que se sustituyeron los huesos por tubos