Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
24 Nacional VIERNES 20 10 2006 ABC El monstruo de Marchala dice en el juicio que se siente extorsionado b El acusado de matar a una chica Detienen al asesino de la anciana de Córdoba tras abusar de otra mujer El acusado había cometido otros tres delitos el mismo día del crimen b El autor de la muerte de la quios- en Lérida afirma que no conocía a la víctima y que es objeto de un complot. Los peritos creen que tiene el perfil de un asesino en serie ABC LÉRIDA. Gilberto Antonio Chamba, al que desde ayer se juzga en la Audiencia de Lérida por el crimen y violación de una estudiante y el intento de los mismos hechos con una prostituta, se declaró inocente y dijo que es víctima de un complot. Al procesado se le conoce en su país, Ecuador, como el monstruo de Machala porque en esta ciudad mató y violó a ocho mujeres; tras cumplir condena por estos hechos, se trasladó a España. El fiscal pide un total de 52 años de prisión para Chamba: 20 por el asesinato y 12 por la violación de la estudiante de 21 años María Isabel Bascuñana, ocurrida el 23 de noviembre de 2004, y 14 por el asesinato en grado de tentativa y seis por el intento de violación de una prostituta a la que había requerido sus servicios, en el verano de 2003. La acusasión particular que ejerce la familia de María Isabel reclama las mismas penas que el fiscal y añade tres años por falsedad documental, ya que para legalizar su situación en España, el hombre aportó un documento según el cual carecía de antecedentes penales. quera, a la que el lunes asestó más de 30 puñaladas, dice que la mató por no darle la recaudación, que ascendía a 20 euros DAVINIA DELGADO CÓRDOBA. Después de tres largos días de intensas investigaciones, la Policía Nacional ha logrado identificar y capturar al asesino de la quiosquera de los Jardines de la Agricultura de Córdoba- -más conocidos como parque de Los Patos a la que asestó más de una treintena de puñaladas el pasado lunes. Según informó ayer el comisario provincial, Federico Cabello de Alba, el autor del brutal crimen, que ha conmocionado a la ciudad, responde a las iniciales P M. P tiene 27 años y es natu. ral de la localidad cordobesa de Castro del Río. Realmente, el arresto se hizo efectivo el mismo día que cometió el homicidio, si bien los motivos que determinaron su detención fueron otros muy distintos. La Policía lo capturó en torno a las 19.30 horas por intentar abusar sexualmente de una joven en la céntrica plaza de Las Tendillas. Una vez en Comisaría, los agentes pudieron comprobar que, sobre las 8.30 horas de ese mismo día, había sido denunciado por su compañera sentimental, con la que convivía desde hacía unos seis meses, por agredirla con un cuchillo de grandes dimensiones, el mismo que utilizaría después para acabar con la vida de Juana Victoria. Además, también pudieron cerciorarse de que, poco después de maltratar a su pareja, en torno a las 9.00 horas, había entrado en una vivienda y sustraído varios objetos de valor. Tras verificar todos los cargos que se le imputaban, los agentes que traba- El supuesto autor del crimen sale ayer de los juzgados de Córdoba jaban en el caso pensaron que el perfil agresivo y conflictivo del joven cuadraba con el del autor del crimen. Además, el aspecto físico y la ropa que vestía lo situaban en los jardines de Los Patos a la hora en la que tuvo lugar el apuñalamiento, según apuntaron varios testigos indicó el comisario. La hipótesis de que el detenido hubiese perpetrado el asesinato cobró fuerza con los primeros análisis de la Policía Científica, que reflejaban que podía haber restos de sangre en la camiseta y el cuchillo del acusado, a pesar de que ambos habían sido lavados aseguró ayer Cabello de Alba. Además, otros indicios venían a reforzar la idea de que el asesino de Los Patos ya estaba en manos de la Policía, como su personalidad compulsiva y muy agresiva, además de que fuera zurdo, algo que coincidía con los rasgos del suceso. RAFAEL CARMONA Durante el interrogatorio al que fue sometido, P. M. P. reconoció haber acabado con la vida de la quiosquera, pero no recordaba el número de puñaladas que le había asestado. Bajo los efectos del alcohol Declaró, igualmente, que el día de autos había mezclado varias bebidas alcohólicas, en concreto, anís, cerveza y whisky y señaló que no tenía nada personal contra la anciana, a la que ni siquiera conocía. Añadió que su única intención era robarle el dinero que pudiera tener en el puesto para seguir consumiendo alcohol, pero, cuando la mujer se resistió a entregarle la caja, se me fue la cabeza y, literalmente, la cosió a puñaladas. El acusado del crimen cuenta con seis denuncias anteriores por hechos violentos, pero nunca había ingresado en prisión. La mató en un aparcamiento La violación y posterior crimen de la estudiante se produjo en un aparcamiento donde Gilberto Chamba, de 45 años, trabajaba de vigilante y en el que la chica guardaba el coche por estar cercano a la Facultad de Derecho, donde estudiaba. El cadáver fue hallado dos días después en el maletero del vehículo, aparcado en el barrio de la Bordeta. A preguntas de la fiscal sobre estos hechos, Chamba dijo que no conocía a la chica y aseguró ser víctima de una trama de extorsión en la que implicó a terceras personas de origen ecuatoriano y colombiano. Sobre el semen hallado en la vagina de la víctima, manifestó que alguien lo puso ahí después de extraerlo de un preservativo que usó con una joven colombiana, con el fin de hacerle daño. Según los forenses, María Isabel Bascuñana murió asfixiada porque alguien le tapó las bolsas nasales y la boca y después la estranguló. Los Mossos que investigaron el caso indicaron que en las bolsas que envolvían el cadáver había once huellas dactilares, cuatro suficientemente nítidas para identificarlas como correspondientes al acusado, a quien los peritos achacan una personalidad que encajaría con la de un asesino en serie. Un testigo protegido acusa a cuatro jóvenes del homicidio de una mujer en Puente Genil hace once años EFE CÓRDOBA. Un testigo localizado por el juzgado que instruye el homicidio de la joven Casta Carrillo, ocurrido en Puente Genil hace 11 años y por el que nunca se llegó a procesar a nadie, ha acusado a un grupo de cuatro jóvenes de Lucena como autores del crimen. Fuentes del caso indicaron que la declaración de este testigo protegido ha abierto una nueva línea de investigación para tratar de esclarecer la muerte de esta joven. Según este testigo, el día de los hechos este grupo de amigos se desplazó a la localidad de Écija (Sevilla) para adquirir sustan- cias estupefacientes, si bien cuando regresaban abordaron a Casta Carrillo en el canal de riego Genil- Cabra, forzándola a subir al vehículo. Este testigo asegura también que los jóvenes agredieron a Casta hasta matarla y después trasladaron el cuerpo al lugar donde fue encontrado. Al parecer, tras esta declaración, ya se habría identificado a uno de los presuntos autores, si bien actualmente la Guardia Civil trabaja en la identificación de las otras tres personas. Casta Carrillo, de 31 años, desapareció el 20 de julio de 1995 cuando paseaba en bicicleta y fue encontrada muer- ta una semana después en un olivar próximo a Puente Genil, en la carretera que une esta población con Santaella. El cuerpo, con evidentes signos de violencia, fue hallado por unos agricultores. En un primer momento se creyó que en el crimen participaron varias personas y que conocían el terreno. En diciembre de aquel año se detuvo a un hombre de unos 40 años por estos hechos, aunque siempre negó su participación en la muerte y fue puesto en libertad dos semanas más tarde. Tras la detención del británico Tony King, en septiembre de 2003, acusado de la muerte de la joven de Coín Sonia Carabantes y poco después de la de Rocío Wanninkhof, hubo informaciones que le relacionaron con la desaparición de María Teresa Fernández en Motril y con la muerte de Casta Carrillo. Nada se probó.