Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
18 Nacional ELECCIONES CATALANAS EL ANÁLISIS VIERNES 20 10 2006 ABC NOTAS AL MARGEN MIQUEL PORTA PERALES Los legajos devueltos a Cataluña el pasado 31 de enero reposan en la tranquilidad más absoluta. Tras años de polémica, los papeles han perdido peso y han pasado a un segundo plano. La prioridad cultural de la Generalitat es ahora la Feria de Fráncfort OPERACIÓN TRIUNFO a Academia del PSC ha diseñado un meticuloso plan de fabricación, empaquetado y venta del candidato José Montilla. En esta singular Operación Triunfo impulsada por los socialistas catalanes, se ha maquillado el componente caciquil de un alcalde que ha gobernado con mayoría absoluta durante décadas, se ha dibujado una imagen centrada y pragmática de quien privilegia el catalanismo social en detrimento del nacionalista, se ha remarcado el rigor y la tranquilidad de un político que no comete errores ni pierde los nervios. Y, para hacer la mercancía más comercial y atractiva, pasean el candidato por Montserrat y el Camp Nou. Pero, en esto que José Montilla comete el error- -él, que nunca comete errores- -de conceder una entrevista a un economista desacomplejado e inquisitivo que le incordia- -con cierta mala educación, por cierto- -con preguntas sobre su escasa formación académica y experiencia profesional en el mundo de la empresa. Y José Montilla- -él, que nunca se crispa- -pierde la compostura y, visiblemente irritado, acusa al entrevistador de sectario e impresentable al tiempo que le dice- ¡ay, esa mentalidad caciquil que persiste! ¡pero tú que te has creído, tío! Acto seguido, reclama la cinta grabada, se levanta de la mesa y se marcha. Y la Operación Triunfo meticulosamente diseñada por la Academia del PSC salta por los aires. Mientras tanto, Convergència i Unió se frota las manos. L ¿Qué fue de los papeles de Salamanca? TEXTO: DAVID MORÁN BARCELONA. Ha sido, junto al inminente desembarco de la cultura catalana en la Feria del Libro de Fráncfort de 2007, uno de los asuntos estelares de la agenda cultural y política del último año y medio. El retorno de los documentos confiscados a Cataluña fue el título de la exposición con la que el gobierno catalán oficializó la restitución de los papeles incautados a la Generalitat republicana, aunque el nombre también podría haber servido para bautizar ese serial de acusaciones y reivindicaciones que, desde Cataluña, Castilla- León y Madrid, puso sobre el tablero de juego político expresiones como memoria histórica, expolio y desmembramiento. Los papeles de Salamanca- -rebautizados por el presidente Pasqual Maragall como los papeles de la dignidad llegaron al Archivo Nacional de Cataluña de Sant Cugat del Vallés el pasado 31 de enero, marcando así el punto y final de una polémica que acabó por romper cualquier barrera entre cultura y política y erosionó la imagen de la entonces consejera de Cultura, Caterina Mieras, una de las primeras víctimas del cambio de gobierno que Maragall orquestó el pasado mes de abril. La cartera pasó a manos de Ferran Mascarell y, con el nuevo consejero manejando el timón, los 500 archivadores que llegaron procedentes del Archivo de la Guerra Civil de Salamanca, perdieron peso y pasaron a un segundo plano. La prioridad es ahora la Feria de Fráncfort, por lo que las noticias relacionadas con la restitución han veni- do desapareciendo de los medios de comunicación hasta que, hace poco más de una semana, se supo que el Tribunal Constitucional desestimaba el recurso de amparo presentado por el PP al entender que la Mesa de la Cámara había vulnerado sus derechos al negarse a solicitar al Gobierno dos informes previos sobre la Ley de restitución a Cataluña de los documentos incautados durante la Guerra Civil. Historia de una polémica Los papeles de Salamanca reposan en la tranquilidad más absoluta. De hecho, tras unos primeros meses en los que se multiplicaron las consultas, las solicitudes de información al Archivo de Cataluña se han normalizado, aunque todavía son muchas las personas que siguen interesándose por los papeles privados, documentos que se encuentran aún en Salamanca, donde una comisión de expertos estudia Con la llegada de Ferran Mascarell al Gobierno catalán, se erosionó el valor simbólico de los papeles Muchas personas siguen interesándose por los documentos privados, depositados aún en Salamanca su contenido y procedencia. A pesar de que la petición de devolución de los documentos depositados en el Archivo de la Guerra Civil de Salamanca ha sido una reivindicación compartida por todos los gobiernos catalanes, la historia oficial arrancó el pasado 23 de diciembre, cuando un Comité de Expertos del Ministerio de Cultura aprobó la devolución de cerca de 20.000 legajos de la Generalitat republicana al considerar justas las razones que avalaban dicha entrega. Los primeros problemas llegaron con la elaboración de un anteproyecto de ley en el que se garantizaba la restitución de 507 archivadores con material incautado durante la Guerra Civil y se establecía que el resto del fondo, compuesto de documentación privada confiscada a particulares, partidos, sindicados y asociaciones, quedaba en manos de la Dirección General de Archivos, que decidiría caso por caso. La propuesta chocó con la oposición de ERC e ICV que rechazaron una devolución en dos plazos. Traslado nocturno La polémica se encendió aún más cuando el Consejo de Ministros aprobó la Ley de Restitución y Transferencia a la Generalitat de los documentos y efectos incautados y depositados en el Archivo General de la Guerra Civil y los documentos salieron del Archivo de Salamanca de noche y rodeados por un amplio despliegue policial. El presidente de la junta de Castilla y León, Juan Vincente Herrera, habló de la eutanasia activa con la que el Gobierno anticipaba la muerte del Archivo de Salamanca. No queremos que nadie piense que hay vencedores y vencidos. Ha ganado la democracia señaló la consejera de Cultura. A pesar de que los legajos salieron de Salamanca el 19 de enero, su traslado definitivo a Sant Cugat del Vallés. donde se encuentra el Archivo Nacional de Cataluña, se vio retrasado más de una semana y media debido a una medida cautelar que adoptó la Audiencia Nacional ante la posibilidad de que los archivadores contuviesen documentos ajenos a la Generalitat y que paralizó los archivadores en Madrid. De nuevo de noche y sin más medida de seguridad que la discreción, los papeles viajaron finalmente de Madrid a Barcelona el 31 de enero y la Generalitat se puso en marcha para organizar una bienvenida institucional y organizar una exposición con 119 documentos (82 originales y 37 copias) entre los que destacaban un ejemplar del Estatuto de 1932 y varias cartas del presidente Companys. Unas 30.000 personas visitaron la muestra en Barcelona. Una camiseta de España para recibir a Carod- Rovira ABC. Uno de los trabajadores del centro tecnológico de La Salle de Barcelona aprovechó ayer la visita que hizo el líder de ERC, Josep Lluis Carod- Rovira, para reivindicar su españolidad con una camiseta en la que podía leerse el nombre de España y cuyos colores eran los de la bandera nacional. El candidato republicano e independentista a la Generalitat abogó por crear cien empresas tecnológicas en 2007 al presentar su programa electoral en el Parque de Innovación Tecnológica. EFE