Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
36 Internacional JUEVES 19 10 2006 ABC Otro balón de oxígeno para Bin Laden El asunto político en Pakistán es conocer la trastienda del acuerdo entre el Gobierno del general Musharraf y los jefes de las llamadas áreas tribales, un conjunto de territorios autónomos fronterizos con Afganistán donde el Ejército paquistaní ha perdido cientos de soldados en su lucha contra las milicias de Al Qaida y los talibanes. Se sospecha que allí se esconde Osama Bin Laden. Islamabad afirma que el pacto, que estipula la retirada de sus 80.000 soldados de las zonas tribales más irredentas, es un buen acuerdo, sin añadir una palabra más. Los líderes tribales se comprometen a expulsar a los milicianos de Al Qaida y a que los talibanes no usen su territorio como base de operaciones. La cuestión es qué garantías se han dado y cómo se comprobarán si ya no hay soldados ni controles paquistaníes. El secretario general del partido que sustenta al Gobierno, Mushahid Hussein, alega que Musharraf ha hecho lo que acabarán haciendo los norteamericanos: negociar con los talibanes Y sentencia: La estrategia militar ha fracasado hawar como puerto para la exportación del opio afgano, que vuelve a conocer un aumento exponencial. La ciudad es un paraíso de camellos a toda escala y de yonquis. Se obtiene opio, con mucho cuidado, y hachís de modo casi abierto. En el interior de la mezquita de Mohabat Khan sorprende la multitud de presuntos fieles que duermen junto a los que rezan. El Islam lo prohíbe, y aún más la secta suní wahabí, la más radical y la que impera en Peshawar. Muchos son fumadores de opio, y ya nadie les molesta comenta Javed, un afgano que lleva años residiendo a este lado de la frontera. ¿Dónde están las mujeres? La pregunta habitual que todo occidental se hace cuando aterriza en una población musulmana se acentúa en la capital de la provincia del noroeste. Son escasos los burkas y los chadores que se observan en plena hora punta. Un grupo de chicas se esconde tras una tapia para esperar al transporte público. El populoso bazar de Quisahami está sólo ocupado por varones. Las mujeres tienen el suyo propio en una zona reservada, a la que pueden acceder algunos hombres. En la entrada varios policías dan el visto bueno, y luego controlan a golpe de silbato la circulación por las estrechas callejuelas para evitar contactos entre los dos sexos si la marea humana se detiene. ¿Han llegado ya o llegarán los talibanes a gobernar esta región de Pakistán? Aquí no pasará lo que ocurrió en Afganistán porque somos más cultos y porque el pueblo paquistaní nunca permitiría un régimen integrista Un soldado afgano carga con un prisionero talibán detenido en los combates que se libran en Barmal, distrito de Paktika AFP Peshawar, la populosa ciudad paquistaní junto a Afganistán, hizo en 2001 de madre generosa para millones de víctimas de la guerra. Hoy es meca de talibanes, narcotraficantes y espías Bienvenido a Talibandia FRANCISCO DE ANDRÉS ENVIADO ESPECIAL PESHAWAR. Un conjunto de tiendas a lo largo de la avenida principal, donde se exponen rifles y kalasnikov de venta libre, olor a especias y a polvo, bullicio de lenguas en un mar blanco de túnicas y barbas islamistas, y sólo hombres, a pie o apiñados en los taxis- vespa- -los chinchi en el argot local- -que pugnan por abrirse paso. No hay duda. Estamos ya a pocos kilómetros de la frontera de Pakistán con Afganistán, en Peshawar, ciudad patán donde- -viniendo de Islamabad- -el islam ha retrocedido unos cuantos siglos más, y donde se sigue con detalle, sin levantar la voz porque en esta ciudad las paredes escuchan, la marcha de la ofensiva talibán en el sur y pronto en el noreste de Afganistán contra las fuerzas de la OTAN, los invasores angrés (ingleses) como se denomina en bloque a los occidentales. cuando EE. UU. denominaba a los talibanes luchadores por la libertad antes de expulsarles a sangre y fuego de Kabul. Desde que los mulás gobiernan en Peshawar el número de madrasas se ha multiplicado en toda la región y nadie ha visto ninguna de las obras públicas que prometían afirma indignado Noor Mohammad, uno de los comerciantes más prósperos. Quisieron cerrar los bancos, porque el interés está prohibido por el Corán, pero el Gobierno federal paró su propuesta- -continúa- desde que mandan los clérigos se están haciendo impopulares; no creo que vuelvan a ganar las elecciones del año que viene ¿Qué hay de cierto en la queja de Estados Unidos de que nadie, ni el Ejérci- to paquistaní, ni mucho menos las autoridades patanes de las regiones fronterizas, hacen nada por frenar el trasiego de la insurgencia talibán? Tenemos 1.500 kilómetros de frontera con Afganistán- -responde Mohammad- Los americanos quieren resolver el problema ya y por la fuerza, y es imposible Labor de servicios secretos En Peshawar no encontrarán, desde luego, cooperación. Los servicios secretos paquistaníes están muy ocupados husmeando entre la abigarrada multitud para hallar a líderes de Al Qaida o a dirigentes talibanes, y llevarse parte de la preciada recompensa que ofrece Washington. Los servicios occidentales se preocupan por Pes- Más islamismo en cinco años Los que, como Zafer, han regresado a esta ciudad cinco años después de la guerra, advierten los signos de un mayor fervor islamista en las apariencias. El hotel Pearl Continental, el único adecuado para huéspedes occidentales en esta ciudad de tres millones de almas, ha cerrado su bar por presión del Gobierno local. Desde las elecciones legislativas de 2002 en Pakistán, gobierna la provincia- -por vez primera en la historia- -la alianza ultrarreligiosa MMA, que apoya tácitamente al movimiento talibán. No en vano en las madrasas o escuelas coránicas de Pakistán se formaron los líderes islamistas afganos en la década de los 80 y los 90, Los captores plantean canjear al fotógrafo por un afgano convertido al cristianismo AFP ROMA. Los secuestradores del fotógrafo italiano de prensa secuestrado el jueves pasado en Afganistán han exigido el regreso de un afgano convertido al cristianismo y asilado en Italia a cambio de la vida de Gabriele Torsello, en un mensaje enviado a la organización humanitaria italiana Emergency. En el ultimátum, los captores exigen que antes del domingo Abdul Rahman, quien fue enviado en marzo a Italia por persecuciones en su país- -donde fue condenado a muerte por un tribunal- regrese a Afganistán Ayer, los secuestradores también exigieron la salida de las tropas italianas. Gabriele Torsello