Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
28 JUEVES 19 10 2006 ABC Internacional Condoleezza Rice departe con el ministro de Exteriores japonés, Taro Aso, y con el de Defensa, Fumio Kyuma, ayer en Tokio AFP Estados Unidos promete ayuda total a Japón frente a la amenaza nuclear de Corea del Norte Rice intenta convencer a China y Corea del Sur para que apliquen plenamente el embargo a Pyongyang de estos países, la secretaria de Estado avisa de que el ensayo norcoreano implica un potencial de inestabilidad en la región que no existía PABLO M. DÍEZ. CORRESPONSAL PEKÍN. La consejera de Estado norteamericana, Condoleezza Rice, comenzó ayer en Japón la gira que la llevará esta semana a Asia para coordinar el bloqueo impuesto por la ONU contra Corea del Norte por su prueba nuclear del pasado día 9. En la primera escala de su periplo, Rice se reunió ayer en Tokio con el ministro de Asuntos Exteriores nipón, Taro Aso, a quien prometió ayuda total para protegerse de la amenaza atómica del régimen estalinista de Pyongyang. Estados Unidos tiene la voluntad y la capacidad para alcanzar el ámbito total en sus elementos disuasorios y compromisos de seguridad con Japón declaró Rice tras entrevistarse con Aso, con quien discutió cómo aplicar las sanciones contra Corea del Norte acordadas por el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas. b Frente a las reticencias Bajo la resolución 1718, hay obligaciones para inspeccionar ciertos barcos de mercancías que todos los países deberían llevar a cabo insistió la consejera de Estado, que hoy también se encontrará con el primer ministro nipón, Shinzo Abe. Con esta gira asiática, la Casa Blanca persigue coordinar la respuesta al desafío nuclear de Corea del Norte, que, según Rice, lleva consigo un potencial de inestabilidad en la región que hasta ahora no existía Por ello, reafirmó el compromiso defensivo de la Administración Bush con sus dos principales aliados en la región, Japón y Corea del Sur, a los que protegería con un paraguas nuclear de un posible lanzamiento de misiles por parte de Pyongyang. Rice instó a Tokio a dotarse de un mecanismo para detectar tanto la radiación procedente de Corea del Norte como de los barcos que puedan salir de este país y naveguen cerca de sus aguas territoriales portando material atómico. No en vano, Washington teme que Pyongyang utilice su nueva condición de Estado nuclear para suministrar armas- -como ha venido haciendo hasta ahora- -a naciones tan conflictivas como Irán, Siria, Sudán, Birmania, Yemen, Ruanda o Zaire. Otro de los efectos del ensayo norcoreano es que podría desatar una peligrosa carrera armamentística en Asia, obligando a los países vecinos, como Corea del Sur y Japón, a dotarse también de bombas atómicas, con la consiguiente inestabilidad en la zona. Un debate que ya está abierto en el imperio del Sol Naciente, el único país del planeta que sufrió los efectos de una explosión nuclear con los bombardeos de Hiroshima y Nagasaki en 1945. Con la prueba acometida por Pyongyang, el Gobierno nipón ha encontrado la excusa ideal para reformar la Constitución pacifista que rige en el país desde el fin de la Segunda Guerra Mundial. A pesar de las voces a favor del rearme japonés, el titular de Exteriores, Taro Aso, intentó zanjar la cues- tión y descartó que Tokio quiera dotarse de artefactos atómicos. Tras su paso por Japón, Rice llegará hoy a Seúl y mañana a Pekín, donde intentará convencer a las autoridades surcoreanas y chinas de la necesidad de establecer un estricto control sobre las importaciones y exportaciones de Corea del Norte. Asfixiar al régimen Washington pretende asfixiar al ya arruinado régimen estalinista que pilota el dictador Kim Jong- il, pero Corea del Sur y China temen que la presión acorrale a Pyongyang en una única dirección: la detonación de más bombas atómicas. Una posibilidad que no hay que descartar porque, según la cadena de televisión NBC, Corea del Norte ya habría advertido al Gobierno chino de sus intenciones de llevar a cabo más ensayos nucleares. Ahondando en su discurso desafiante, Pyongyang acaba de celebrar una multitudinaria manifestación con antorchas en honor de su líder Kim Jongil y con motivo del 80 aniversario de la fundación de la Unión contra el Imperialismo, un movimiento que sirvió de base al Partido de los Trabajadores. Tokio se plantea revisar la Constitución pacifista vigente desde los bombardeos de Hiroshima y Nagasaki