Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
6 Opinión JUEVES 19 10 2006 ABC AD LIBITUM EL CAZADOR DE VETERANOS UDIERA ser, a la vista de los hechos, que José Blanco guardara junto a su corazón una libreta- -de hule negro, supongo- -en la que va anotando los muchos nombres de socialistas veteranos y notorios, respetables y con mérito, que tiene sometidos al ostracismo y ya circulan por los senderos del olvido. Es una lástima porque no anda la Nación sobrada de líderes intachables, o con escasas tachaduras; pero, hay que entenderlo, el progreso de los peores se sustenta en el alejamiento de los mejores, y así seguirá siendo mientras las indeseables listas electorales cerradas y bloqueadas puedan generar fenómenos como el del propio Blanco. M. MARTÍN Algunos de esos veteFERRAND ranos socialistas que tanto le perturban a José Luis Rodríguez Zapatero y que, obsequioso, va eliminando con gran productividad el mínimo Blanco son más duros de roer. Vienen de lejos, sus biografías les mantienen erguidos, caminan con paso firme y van hacia la Historia con preferencia sobre la bicoca. Blanco tendrá que recurrir al vudú para eliminarlos. En el caso de Enrique Múgica ya lo ha hecho. Hace un mes, resultó escandalosa la reacción de José Montilla cuando el Defensor del Pueblo presentó ante el Tribunal Constitucional un recurso de inconstitucionalidad contra el nuevo Estatuto de Autonomía, que, como dije entonces, hace de Cataluña algo más que una región con autogobierno y de España, algo menos que una Nación y un Estado. Tampoco, por sus trazas, cabe esperar del aspirante a la Generalitat ejemplos de elegancia y compostura. Ahora, siempre a peores, el PSOE ha secundado la insidiosa iniciativa de IU para que se vote la destitución de Enrique Múgica por su recurso ante el TC. Aparte de lo irregular del método, ¿los socialistas no son capaces de soportar que el Defensor del Pueblo desarrolle sus propios criterios a la hora de cumplir con el mandato que tiene encomendado? Se advierte la sonrisa conejil de Blanco escondido entre los bastidores del despropósito y, de paso, se subraya la esterilizadora guerra generacional que vive, llenándole de contradicciones, el partido de Zapatero. Los redactores de la Constitución, empujados por los complejos que trajo consigo la Transición, buscaron en los muestrarios políticos existentes y tomaron de ellos todos los instrumentos democráticos posibles. Así nos dotaron, desde el Tribunal Constitucional al Defensor del Pueblo, de instituciones innecesarias y lejanas a nuestra tradición. Pero ahí están y si, como hace Enrique Múgica, no tratan de justificar el órgano mediante su función se quedarán en nuevos rincones de nuestro laberinto burocrático, ahora triplicado en las instancias nacionales, autonómicas y locales. La pasión de Blanco, exterminador de veteranos, se ensaña con Múgica, pero la costumbre le hace equivocarse. Pobreciño. ES EL TOTALITARISMO, ESTÚPIDO P H despliegue de responsabilidad regional. Aunque ya ACER desfilar Corea del Norte en una apoteoestá marcando distancias con Corea del Norte, es clasis de estética de masas y al mismo tiempo ra su oportunidad para reafirmarse y dar un mejor mantener el país hambriento y sin libertad es perfil en la comunidad internacional. Desde luego, lo un logro únicamente atribuible al totalitarismo. El usual en estos casos es echarle toda la culpa a Waspaso marcial, la coreografía perfecta, el fugaz impachington, y así anda Condi Rice a salto de liebre por el to de la luz en la tiniebla del régimen de Kim Jong- il sureste asiático. Aunque Pekín tema un desbordason la otra cara de El grito de Münch, en versión miento de refugiados de Corea del Norte, es la norcoreana. El mismo grito ilustra el Gulag, potencia más dotada para convencer a Kim Auschwitz, el hongo nuclear, el 11- S. En realiJong- il- -al fin y al cabo, protegido de la casa- -dad, ¿cómo no ubicar Corea del Norte en un eje por el método de la zanahoria y el palo. del mal cuando el pueblo marca el paso y pasa La vida ahí, en el ancho mundo, es como es, y hambre mientras Kim Jong- il juega a ser potense da el caso de que un régimen totalitario cocia nuclear? Al penúltimo de los grandes monsmo Corea del Norte- -22 millones de habitantruos, imitador grotesco de Pol Pot y Mao, a lo tes- -puede tener en vilo al mundo, pero lo mejor las sanciones- -según el Financial TiVALENTÍ asombroso es que caigamos en una disociames -le apartan del consumo industrial de PUIG ción tan drástica- -tan correctamente higiénilangosta rusa, de caviar iraní, cerdo danés o ca- -entre la naturaleza totalitaria de la amenaza y mangos de Tailandia. Es el mayor consumidor indiviotras circunstancias a las que sistemáticamente se dual de coñac Hennessy mientras dos millones de norles da mayor peso y gravedad. Y sin embargo, es el coreanos morían de hambre en la última década. Adetotalitarismo, estúpido. En alianza con la teocracia más, es tan corrupto que cobró en metálico la Noriraní, ahí tenemos un atisbo de nuevo desorden nudpolitik que con buenas intenciones inició Corea del clear, servido en bandeja de plata. De su mano llega la Sur, a imitación de la Ostpolitik de la Alemania ocproliferación armamentística, siempre digna de imicidental. Con el quinto ejército más grande del muntar por cualquier país vecino acongojado. do, en Corea del Norte hay más de 200.000 prisioneros Con frecuencia hay quien está dispuesto a intentar políticos. robar alguna de las versiones de El grito de Münch, Ahora amenaza con una segunda prueba nuclear. esa expresión elemental del horror en un paisaje de Ha hecho explícita su interpretación de las tan dilatasangre y lenguas de fuego. Kim Jong- il prefiere, por lo das sanciones de la ONU como declaración de guerra. visto, escribir óperas y conducir a su pueblo derrengaQuienes conocen la zona insisten en que no hay riesdo y hambriento a sesiones masivas de estética totaligo de guerra y que Kim Jong- il está jugando de farol, taria, con marcha nocturna incluida. Como se minien busca de contrapartidas económicas. El verdadero miza el papel del totalitarismo en las amenazas de Copeligro es que en su día venda armamento nuclear a rea del Norte, también se ha querido banalizar El grialguna organización terrorista de alcance global. to de Münch. Aun así, el totalitarismo ha sido y es Otro peligro es que sus actos de provocación lleven a una de las grandes causas en el padecer de la humaniJapón, Corea del Sur y Taiwán a procurarse armas dad. Como todos sabemos, eso siempre es exportable. atómicas. Luego, ciertamente, está la reverberación Lo pudiera hacer Kim Jong- il montado en un misil. en Irán. vpuig abc. es En realidad, a China le correspondería un mayor