Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC JUEVES 19 10 2006 Opinión 5 UNA RAYA EN EL AGUA TERRORISMO ERES TÚ M SENEGAL, MARRUECOS: DOS CLAVES ENEGAL y Marruecos son claves. En el entorno de Senegal, desde Mali a Nigeria, viven 230 millones de africanos. Muchos tratan de emigrar a Europa, quizá 10 millones a través de España. Esa presión desequilibrará a éste y a los próximos Gobiernos. Estamos de nuevo ante un gran asunto de Estado: un proceso que condicionará el éxito o fracaso de la UE. Marruecos es un problema distinto, pero su crecimiento demográfico presiona también desde el África blanca sobre el sur y el centro de Europa. Por razones largas de explicar, Mauritania mantiene el control migratorio. La criminalidad organizada obtiene gran beneficio de la inmigración ilegal. Los inmigrantes aceptan condiciones inhumanas de transporte, con alto riesgo de morir entre la costa africana y Canarias. Se asegura que no embarcarán más de 30 hombres; luego, más del doble se hacina en cada embarcación. La red exige el pago por adelantado. En DARÍO caso de no encontrar piloto, el viaje se VALCÁRCEL suspende, sin devolución del importe. Las mafias obligan a arrojar por la borda documentación y teléfonos móviles, haciendo creer ilusoriamente que nadie podrá ser identificado. Quien desembarca ilegalmente en el archipiélago puede ser repatriado en pocos días. La Unión Europea acelera en estos meses su nuevo marco jurídico ante la inmigración. La UE no permitirá que millones de inmigrantes se instalen en su territorio como resultado de la acción de las mafias. Es cierto que alemanes, franceses, españoles, italianos, británicos y holandeses están dispuestos a acoger a un número pactado de trabajadores no europeos. Pero ha de concertarse con los países de origen. El hambre dirige los flujos migratorios. ¿Pero quién ha dicho que en Europa no hay miseria, segregación, abandono y racismo? Volvemos a lo repetido: mientras los europeos no inviertan talento, métodos y dinero en el desarrollo del África; mientras no se ponga en mar- S cha una política de cooperación con industrias, escuelas, infraestructuras, hospitales y centros de formación, la UE se verá confrontada a un gran conflicto, al menos de medio siglo de duración. En 2005 entró en funcionamiento la Agencia Europea para las Fronteras Exteriores. La cooperación propuesta a España por algunos países- -Marruecos, Mauritania, Senegal- -incluye medidas de contención y clarificación, sin olvidar la tragedia personal que está tantas veces detrás de cada inmigrante. No basta con una política de visados ni de vigilancia de fronteras. Hasta hoy hemos tratado de controlar restrictivamente los flujos migratorios sin diseñar una gran política euroafricana. El cumplimiento de los compromisos es socialmente insustituible. Sin un cierto grado de confianza en la palabra dada no hay vida civil. Esto es lo que la república romana creó hace 2.200 años. La civilización es la confianza en el compromiso de un individuo o grupo: Europa ha convertido ese compromiso- -presunción de buena fe, obligatoriedad de los contratos- -en doble piedra angular. Reverso, el campesino de Mali que va a su trabajo con una botella de agua, único alimento para doce horas. No se trata sólo de la lucha contra la pobreza, sino de la apertura de la mente. Enseñar a leer y aprender las cuatro reglas aritméticas es la milagrosa base de despegue de la inteligencia individual. Muhammad Yunus, banquero bengalí de los microcréditos, premio Nobel de la Paz, ha sacado de la pobreza a 18 millones de bengalíes. Debería convencérsele para que abra una sucursal de su institución, el Grameen Bank, en Senegal. Yunus y Frank Riboud, presidente de la multinacional francesa Danone, socios desde 2002, podrían inaugurar la primera fábrica de yogur vitaminizado en 2007 (han montado 50 plantas de productos lácteos en Bangladesh) Si Europa aporta una red de microcréditos, centros de formación, pequeñas fábricas alimentarias y un sistema de control judicial, el panorama puede cambiar en 10 15 años. Hay que comenzar hoy. IRA, Fernando Parrena, o como te llames, te voy a explicar lo que es el terrorismo, para que lo tengas clarito y no te líes. Te lo voy a poner sencillito, pinta y colorea, para que lo entiendas, que ya se ve que eres cortito de entendederas y hay que contarte las cosas como en Barrio Sésamo. No, Petete no, no te compliques que luego te duele la cabeza. Es muy fácil, hombre. Terrorismo es que un coleguita tuyo, pongamos Txapote, le pegue un tiro en la nuca, a cañón tocante, a un muchacho arrodillado con las manos atadas con un alambre. Terrorismo es que un matrimonio sevillano vaya tan tranquilo por la calle, camino de su casa, y se le acerquen dos valientes por detrás y los IGNACIO dejen secos a él y a ella allí CAMACHO mismo, y que tres niños dormidos se amanezcan huérfanos al día siguiente. Terrorismo es que un peluquero de Granada vaya a trabajar en autobús y de repente se le cuele el infierno por la ventanilla, porque un coche ha explotado junto a la acera. Terrorismo es que un médico esté en su consulta y dos tíos que no lo conocen lo acribillen sobre el escritorio. Terrorismo es que un político socialista, pongamos Fernando Buesa- ¿te suena? ande paseando por un parque y le estallen al lado unos cuantos kilos de titadyne. Terrorismo es que una muchacha se quede sin piernas porque unos amiguetes tuyos han puesto una bomba a la hora del desayuno. Terrorismo es que un hombre pase 500 días, con sus noches, encerrado en un agujero inmundo. Terrorismo es que un cocinero arranque su automóvil una mañana y su cabeza vuele hasta un primer piso. Terrorismo es que un concejal esté tomando café en un bar y se le acerquen dos prendas para agujerearle el cerebro por la espalda. Terrorismo es que unos hijos de guardias civiles no lleguen a crecer porque les han tirado unas granadas por la ventana de la casa cuartel. Terrorismo es que miles de empresarios reciban cartas de tus cofrades pidiéndoles dinero bajo amenaza, y que esos muchachotes que tú conoces se dediquen a quemar autobuses, contenedores y cajeros. Terrorismo, a ver si te enteras, es que esos camaradas a los que te niegas a condenar hayan matado a más de 800 personas mientras tú y otros como tú miran para otro lado o lo celebran, como De Juana Chaos, pidiendo cava y pasteles. Terrorismo, en fin, no es sólo matar gente, sino ser cómplice y amigo de los que asesinan, y beneficiarse políticamente de sus crímenes. Sí, hombre, sí, terrorismo eres tú, y además lo sabes. De manera que no te hagas el tontito, que ya lo eres bastante sin simularlo, con el asunto ése de la guerra de Irak y otras zarandajas. Terrorismo es la extorsión, el chantaje, la violencia y la infamia de la que en Batasuna lleváis viviendo la tira de años, y que ahora pretendéis convertir en una actividad honorable porque habéis dado con un presidente que es un bizcocho. Si no queréis pedir perdón, no lo hagáis, pero no nos toméis por idiotas. Porque, para qué vamos a engañarnos, por mucho que lo pidáis sin arrepentiros tampoco os íbamos a perdonar.