Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
52 Sociedad MIÉRCOLES 18 10 2006 ABC Los defensores de la clonación aseguran que se trata de duplicar, no de modificar, el material genético venientes de animales clonados como si fueran fármacos ya que los criaderos están realizando cambios que afectan y alteran directamente la fisionomía del animal. Un largo debate Aunque de momento la venta de alimentos de animales clonados no está aprobada en Estados Unidos, la FDA lleva debatiendo el tema desde octubre de 2003, cuando dio a conocer un borrador en el que afirmaba que los riesgos de consumir este tipo de productos no suponían un peligro mayor al de los alimentos convencionales. No obstante, un grupo de miembros de la Administración exigió una investigación más exhaustiva sobre la tecnología empleada para la clonación de ganado, así como un mayor número de estudios que demostraran que el consumo público de este tipo de alimentos no implicaría un riesgo para la salud humana. Los defensores de la clonación han querido dejar claro en todo momento que el objetivo de esta técnica es la duplicación de material genético, no su modificación original, un punto que según los expertos podría haber causado la confusión de la FDA y del público en general. Esta técnica, que implica la sustracción del núcleo de las células adultas para su posterior implantación en un óvulo que dará lugar a un embrión, ha dado lugar a cientos de clonaciones de diversos tipos de animales en EE. UU. aunque en todo momento las empresas y compañías responsables se han comprometido a no comercializar alimentos derivados de animales clonados hasta que la FDA de luz verde a la iniciativa, algo que parece cada vez más cerca. Ternero clonado por científicos australianos en febrero de 2005 EPA Estados Unidos da luz verde a la venta de carne y leche de animales clonados La autorización podría hacerse realidad antes de que termine el año a la FDA que reconsidere su decisión y solicitan además que se elaboren nuevos informes sanitarios y medioambientales JOSÉ LUIS DE HARO NUEVA YORK. La Administración de Fármacos y Alimentos de Estados Unidos (FDA, por sus siglas en inglés) está a punto de respaldar el consumo masivo de productos derivados de animales clonados, una decisión polémica que podría aprobarse antes de que finalice el año. Según publica el periódico The Washington Post la enorme cantidad de informes que avalan la calidad de la carne y la leche proveniente de animales clonados, que en ningún caso supondrían un riesgo para el consumo humano, podría haber sido decisiva para que la Administración se haya decidido a avalar el consumo masivo de este tipo de alimentos. El veterinario jefe de la FDA, Stephen F. Sundlof, dejaba claro que la comida procedente de animales clonados es igual de segura que la comida convencional Por supuesto, esta decisión no está exenta de polémica. Por un lado, los granjeros y compañías que llevan tiempo criando ganados a partir de la clonación de células han visto en el apoyo de la FDA una gran oportunidad de negocio que permitirá la entrada en lo que promete ser un lucrativo mercado. Según los partidarios de estos sistemas de crianza, la carne y la leche obtenidas de animales clonados poseen una b Varias organizaciones piden consistencia y una calidad imposibles de conseguir en los ganados convencionales. Mediante la venta masiva de este tipo de productos no será extraño ver en los supermercados perfectos filetes de ternera, sin apenas grasa, o sabrosos filetes de cerdo, según publicaba el diario estadounidense. Aún así, las críticas no se han hecho esperar. Varias organizaciones han pedido a la FDA que reconsidere su decisión y requieren encarecidamente a la Administración que exija nuevos informes sanitarios y medioambientales antes de permitir el consumo masivo de carne y leche de animales clonados. Además, también se cuestiona factores éticos y morales sobre este tipo de prácticas innecesarias que fomentan la crueldad con el ganado. Por esta y otras razones, el Centro para la Seguridad Alimenticia y la Sociedad Humanitaria de EE. UU. entre otras, exige que se regulen los productos pro- El Gobierno creará un Defensor del Usuario en la futura Ley de la Administración Electrónica J. M. N. MADRID. El Consejo de Ministros analizará el próximo viernes el primer borrador del anteproyecto de La Ley de Administración Electrónica que, según afirmó el lunes el titular de Administraciones Públicas, Jordi Sevilla, podría ser aprobada a principio de 2008, aunque no entraría en vigor hasta un año después. El borrador, al que ha tenido acceso ABC, reconoce el derecho de los ciudadanos a relacionarse con las Administraciones Públicas por medios electrónicos asegurando siempre la disponibilidad, el acceso, la integridad y la conservación de los datos, informaciones y servicios que gestionen en el ejercicio de sus competen- Para conseguir estos fines, se prevé la creación de la figura del Defensor del usuario de la Administración Electrónica quien, nombrado por el Consejo de Ministros, velará por los derechos de los ciudadanos y atenderá las quejas que se produzcan por la vulneración de dichos derechos cias La Ley, que se aplicará tanto a las Administraciones Públicas como a entidades que dependan de ellas, además de a empresas y particulares en sus relaciones con la Administración, propone, en su artículo tercero, facilitar el acceso de los ciudadanos a la información y al procedimiento, con especial atención a la eliminación de las barreras que limiten dicho acceso En el texto también está previsto combatir la actual desconfianza de los ciudadanos hacia internet estableciendo las medidas necesarias para la preservación de la integridad de los derechos fundamentales en especial los relacionados con la intimidad Igualdad para todos En cuanto a los servicios, la Ley prevé en su artículo 8 garantizar el acceso también a quienes no dispongan de medios propios o conocimientos suficientes Para ello, existirán oficinas de atención presencial que facilitarán, de forma gratuita, medios y orientación para su uso, así como servicios de atención telefónica que orienten a los usuarios y despejen sus dudas. La identificación y acreditación de la voluntad de los ciudadanos se realizará por medio de los certificados electrónicos del DNI o, en su caso, firma electrónica, además de claves concertadas en un registro previo.