Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MIÉRCOLES 18 10 2006 Sociedad 51 Un estudio analiza las consecuencias que tendrán condiciones como la creciente mezcla racial, los hábitos nutritivos y la educación, concluyendo que dentro de un milenio la apariencia de la especie humana será, en líneas generales, más juvenil Los occidentales son los que más han aumentado su altura El estudio de la London School of Economics estima que predecir un aumento de altura de unos diez centímetros en mil años, especialmente en el mundo occidental, no es algo fuera de lo previsible, dadas las actuales medidas del hombre. En los países desarrollados la talla de la población masculina mide un promedio de 178 centímetros. Se trata de la mayor altura media de las diferentes sociedades contemporáneas. En el caso de los habitantes masculinos del norte de África y de Oriente Medio, la talla es de 171 centímetros, mientras que en el África subsahariana es de 168 centímetros. La población más baja corresponde al sureste asiático, donde los hombres cuentan con una media de 164 centímetros. En el mundo desarrollado es donde más ha aumentado la estatura en los últimos ciento treinta años. Las estimaciones indican que hacia 1870 los hombres occidentales medían alrededor de 169 centímetros, sólo cinco más que la población asiática. Esta última es la que menos ha progresado a lo largo de los siglos XIX y XX. En mil años... todos morenos y altos EMILI J. BLASCO CORRESPONSAL LONDRES. A quienes vivan dentro de mil años ya no les hará falta seguir buscando el elixir de la juventud, porque entonces la apariencia de la especie humana será más juvenil. Eso es lo que asegura un estudio de la London School of Economics (LSE) de Londres, que también aventura que en el año 3000 los hombres medirán de media 6 pies y 6 pulgadas (1,98 centímetros) vivirán normalmente unos 120 años y derivarán en un similar color moreno de piel. El estudio es obra de Oliver Curry, investigador del Centro para la Filosofía de la Ciencia Natural y Social de la LSE de Londres, que analiza la progresión obrada hasta ahora por la Humanidad y las consecuencias que tendrán en la especie condiciones como la creciente mezcla racial, los hábitos nutritivos y la educación. Aunque se trata sobre todo de un trabajo de carácter especulativo, más propio de las ciencias sociales que de las empíricas, las hipótesis no dejan de tener su fundamento biológico. Curry considera que a lo largo de los próximos mil años la mejora de la nutrición permitirá que la media de altura aumente, alcanzado unos dos metros en el año 3000, y que el ejercicio de masticar sea menos importante, lo que llevará a un menor desarrollo de la mandíbula y el mentón. En el caso de la población masculina, las caras serán más simétricas, las mandíbulas más cuadradas y las voces más profundas. Las mujeres tendrán ojos más grandes, pechos más recios y piel menos vellosa. También estima que, con el paso de los milenios, la apariencia humana será cada vez más juvenil. Se trata de un proceso que se observa en animales domésticos: los perros parecen versiones jóvenes de sus parientes salvajes, 1,98 cm Menor desarrollo de la mandíbula y el mentón Cara más simétrica 1,75 cm Voz profunda como los lobos. La modificación genética, la cirugía plástica y la selección sexual hará además que el número de individuos guapos supere con creces el presente. Según el estudio, para el año 3000 se habrá difuminado notablemente la diferencia de color entre las razas, debido a las crecientes mezclas multiraciales, y se extenderá un tono de piel de color café. Dos subespecies de humanos Apariencia juvenil Esperanza de vida: 120 años En un escenario más alejado, que Curry sitúa en el año 100.000, la especie humana se podría haber dividido en dos subespecies. La población rica, altamente educada y bien nutrida generaría con el tiempo una subespecie grácil con características definitorias como la altura, la delgadez, la simetría corporal, la inteligencia y la creatividad. El resto del mundo podría ser rochoncho, asimétrico y de menor inteligencia. El estudio de Oliver Curry ha sido acogido con reticencias por otros investigadores, que admiten que probablemente la estatura humana aumentará, pero que difícilmente se extenderá en exceso la cantidad de años que la especie humana puede vivir. Además, se destaca como contradicción la afirmación de que las razas convergirán en el futuro, al tiempo que se predice que en un tiempo lejano habrá dos subespecies, una clase alta y una baja. Tampoco es científicamente plausible predecir una mejora de la especie Piel morena Esperanza de vida: 65 años Hombre actual Hombre del año 3000 Las mujeres tendrán ojos más grandes, pechos más recios y piel menos vellosa, según el estudio a través de la cirugía estética, pues sus resultados no son hereditarios. En cualquier caso, Curry introduce algunas matizaciones sobre la falta de certeza de algunas de sus predicciones. Mientras la ciencia y la tecnología tienen un gran potencial para crear un hábitat ideal para la Humanidad a lo largo del próximo milenio- -señala el investigador- existe la posibilidad de un monumental resaca en el siguiente milenio debido a una confianza excesiva en la tecnología, reducienco nuestra capacidad para afrontar enfermedades y nuestra capacidad para llevarnos bien unos con otros Fernando Rubio