Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
32 Internacional MIÉRCOLES 18 10 2006 ABC Venezuela se resiste a retirar su candidatura al Consejo de Seguridad b Pese a vencer con claridad las Aunque la ONU reclama al Ejército hebreo que salga de Ghajar, la aldea cuya mitad norte es territorio del Líbano no evacuado tras la guerra, el poblado está en realidad anexionado a Israel y cercado de espinos. Sus reservas de agua la convierten en una plaza estratégica La aldea que no abandona Israel TEXTO Y FOTO: LAURA L. CARO ENVIADA ESPECIAL últimas votaciones, Guatemala no llegó a los dos tercios necesarios; un reparto de los dos años o una tercera vía, posibles alternativas M. GALLEGO. CORRESPONSAL NUEVA YORK. Por segundo día consecutivo, los 192 miembros de la Asamblea General de la ONU votaron sin aliciente una y otra vez para obtener invariablemente el mismo resultado. Abstención arriba o abajo, el marcador de la competición por el asiento latinoamericano en el Consejo de Seguridad oscilaba en torno a 107- 77 a favor de Guatemala, que no alcanzaba la mayoría absoluta, pero la diferencia no motivó la retirada de Venezuela. Por el contrario, su embajador, Francisco Javier Arias Cárdenas, apareció ante las cámaras blandiendo una foto que mostraba al representante estadounidense con el de Guatemala, lo que calificó como prueba irrefutable de que Washington presiona a los gobiernos del mundo para que se dobleguen a su voluntad. Arias anunció solemne que sólo se retirará cuando el embajador estadounidense, John Bolton, anuncie ante las cámaras que su país da libertad de conciencia a todos los países para votar como les plazca. GHAJAR (LÍBANO) La historia de esta ciudad está en su nombre explica con resignación Mohammed Hassen Shab, del poblado vecino de Abbasiye, a un tiro de piedra de Ghajar, que en árabe significa gitanos La gente de allí hace mucho tiempo que no pertenece a nadie, por eso ha sido tan fácil para Israel hacerse el dueño de la aldea... Cuando el pasado mes de julio, sin que el hecho recibiera la más mínima atención en medio del fragor de los combates con Hizbolá, el Ejército hebreo acordonó con alambre de espino el pequeño poblado fronterizo de Ghajar por su parte norte y se acantonó dentro argumentando que desde allí recibía continuos ataques de Hizbolá, Israel terminó por separar físicamente este territorio mínimo del Líbano, el país propietario de los dos tercios septentrionales de la aldea según los designios de la Línea Azul descrita por la ONU en mayo de 2000. Mohammed Hassen Shab, ante el poblado de Ghajar MAR MEDITERRÁNEO Halat Maameltain ABC Granjas arrebatadas Se cumplían así los peores vaticinios de quienes sospechaban desde hacía largo de las intenciones del Gobierno judío de transformar Ghajar en otra Chebaa, las granjas arrebatadas al Líbano en 1967, que desde entonces y hasta hoy han constituido una eterna fuente de fricción entre los dos vecinos. Y que a partir de ahora no están solas: una posición y otra comparten el interés estratégico del agua, en el caso de Ghajar los manantiales del río Waazani que vierte al Jordán y al Lago Tiberiades, y que Israel- -subraya Mohammed Hassen- -está recanalizando mediante tuberías directamente hacia sus tierras, hacia los fértiles vergeles de Metula y la Galilea, dejando huérfanos de recursos los antiguos cultivos de los agricultores libaneses que se extienden ya desnudos como secarrales. Ahí dentro se quedó la herencia de los abuelos de mis abuelos, mi corazón arde por dentro, tengo todos los papeles, pero no podemos hacer nada... sólo aguantar el miedo de que los judíos aprovechen la siguiente guerra y nos quiten también lo que nos queda en Abasiye. Tenemos miedo ratifica el hombre viejo, de profesión taxista, con la vista perdida en el horizonte de Ghajar donde hace mucho tiempo no puede poner el pie. Ghajar- -sobre el papel legal, el poblado dividido, el de la doble identidad, donde sus 1.700 ciudadanos hablan indistintamente hebreo y árabe- -cobraba el protagonismo de las primeras páginas de los periódicos la noche del 30 de septiembre al 1 de octubre. La fecha en que, en cumplimiento de lo establecido en la resolución 1701 de Naciones Unidas, las Fuerzas Ar- Chouf No aceptar el chantaje Venezuela está aquí por dignidad, no por necedad reiteró. Según él, su Gobierno se siente en la obligación de mantenerse en la empantanada batalla por los países que no aceptan el chantaje Bolton respondió a estas acusaciones con una sonrisa divertida, gastando alguna broma sobre lo poco favorecido que había salido en esa foto, y se limitó a agregar que todo lo que hemos hecho es decirle a la gente por qué la conducta de Venezuela es problemática y cuáles son las virtudes de Guatemala Más molesto parecía el guatemalteco Gert Rosenthal, cuyo país se ha visto perjudicado por la estrategia venezolana de convertir esta competición en una elección entre Washington y Venezuela. Otros países latinoamericanos, como Chile y México, se quejaban de la imagen que estaba dando el continente y solicitaban una reunión del Grupo de Países Latinoamericanos y del Caribe (Grulac) para consultar con los dos países en combate y persuadirles de que uno o los dos retirase su candidatura en pro de otro capaz de aglutinar el consenso. Entre las soluciones que se discutían estaban: repartir entre Guatemala y Venezuela los dos años o abrir la puerta a nuevos candidatos. LÍBANO Qana Tiro Al Ghajar Única ciudad con presencia militar israelí SIRIA ISRAEL Altos del Golán Río madas israelíes se retiraron oficialmente del sur del Líbano tras la guerra, pero con la excepción de la posición militar que a día de hoy, casi tres semanas después, se mantiene fija en esta aldea. Y que, por lo que parece, va a continuar ahí. A pesar de las débiles voces de la FINUL, la Fuerza Interina de Naciones Unidas desplegada tras la guerra para custodiar la pacificación de la zona, que exigen la evacuación, el ministro israelí de Seguridad, Avi Dichter, ya dejó claras las intenciones de seguir firmes en Ghajar en una visita hace una semana, en la que tachó la aldea como un coladero de drogas para terrorismo y espionaje de Hizbolá que Israel no se puede permitir. Y el sellado es hermético. La única carretera de acceso desde el Líbano está cortada por un inmenso cráter huella de un certero bombazo lanzado durante los Lit Beirut Infografía ABC combates por la aviación judía, y a su lado un blindado de la ONU custodiado por los cascos azules de la India impide acercarse a la población a menos de doscientos metros. No merece la pena intentarlo, nadie puede entrar ni salir, no hay más caminos, no hay permisos especiales, todo Ghajar es de Israel advierte el traductor de los soldados a la periodista, mientras los aviones espías no tripulados del Ejército vecino, los drones silban molestos sobre nuestras cabezas- -otra violación de la soberanía libanesa, según repite cada día su primer ministro, Fouad Siniora- -recordando que el Gran Hermano hebreo observa cada movimiento. Aunque Israel se anexionó de facto la aldea rodeándola con una valla coincidiendo con la confusión de la última contienda, Ghajar hasta 1967, originariamente una plaza siria de población alauita- -en realidad ha estado bajo su control desde entonces, particularmente desde que en 2001 el Estado hebreo, que ya se había retirado del Líbano, declaró su mitad, la mitad sur, zona militar prohibida excepto para residentes y sus patrullas. an i Los alauitas Para ese momento, todos los libaneses habían abandonado ya el poblado, habitado hoy sólo por los alauitas, que en 1970 aceptaron la ciudadanía hebrea en un gesto que incluía la esperanza de que el territorio fuera devuelto algún día a Siria. Se lamenta el hombre de Abasiye de que nadie se acuerde de que los que nos marchamos dejamos atrás nuestras posesiones: hemos reclamado a la ONU, pero no nos dan esperanza, sólo que ya hablaremos cuando llegue la paz