Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
20 Nacional ELECCIONES CATALANAS ANÁLISIS DE TRES AÑOS DE TRIPARTITO MIÉRCOLES 18 10 2006 ABC Después del desinterés de CiU, la capital catalana aspiraba a un cambio con el tripartito. Tres años después, la decepción en Barcelona por los incumplimientos crece y pierde pujanza ante competidoras como Valencia Barcelona se desencanta del Tinell TEXTO: ÀLEX GUBERN BARCELONA. En diciembre de 2003, cuando se constituyó el Gobierno tripartito, en el Ayuntamiento de Barcelona se desató la euforia. Después de dos décadas de un pujolismo siempre receloso de la pujanza de la ciudad, la llegada de la izquierda a la Generalitat- -con el ex alcalde Maragall a la cabeza- -se suponía que iba a cambiar las cosas. A los tres años, la decepción en Barcelona se extiende. Como un mantra, desde la izquierda se denunciaba la sistemática marginación que por parte de CiU sufría una Barcelona con una inversión per cápita muy por debajo de la de Cataluña. La dicotomía entre un PSC que aspiraba a implantar la Cataluña ciudad frente a un nacionalismo que desde cierta idealización de lo rural desconfiaba patológicamente de lo urbano, se escenificaba en Barcelona: población frente a territorio, la gran urbe frente a reeequilibrio territorial, municipios frente a comarcas. La imagen que quedará de esos años es la de un Pujol, con gesto mohíno, mirando de reojo a una Barcelona subida al carro olímpico. Algo hay de caricatura, pero ése era el escenario que se encontró el pacto del Tinell en 2003. Quizá porque las expectativas eran tan altas la decepción barcelonesa con el tripartito ha sido mayor. Y al igual que con el resto de la acción de gobierno, el ruido por las polémicas esconde lo que sí se ha hecho. Desde el Ayuntamiento se lamentan de que el adelanto electoral haya impedido visualizar los proyectos e inversiones que surgirán de los convenios- -servicios sociales, educación... -alcanzados con la Generalitat, unos convenios, por cierto, bloqueados durante los años de CiU. Desde la formación nacionalista las cosas se ven de otra manera, y tal y como explica a ABC su jefe de filas municipal, Xavier Trias, los recursos de los que dispone ahora la Generalitat son mucho mayores, con lo que el discurso de la subinversión de CiU en Barcelona no se sostiene En otros capítulos, como en seguridad e infraestructuras, la situación es similar. Así, del despliegue de los Mossos d Esquadra en Barcelona al ciudadano le queda la sensación de la falta de coordinación con la policía local o la falta de contundencia con los okupas por no hablar de un número de agentes menor al prometido. La suspensión de la Cumbre de Vivienda es el último episodio de un despliegue complicado. Todos son socialistas, el entendimiento entre ellos tendría que Una ciudad en transformación Carrera de relevos en el PSC Hoy hace justo 20 años que el presidente del COI, Juan Antonio Samaranch, pronunció aquella frase de a la ville de Barcelona el punto de partida de una transformación que cambiaría la capital catalana para siempre. Los juegos definirían la figura de Pasqual Maragall, del mismo modo que luego, otro acontecimiento, el Fórum, tenía que ser el legado de su sucesor, Joan Clos. La cita de 2004 fue un fracaso, y el ahora ministro de Industria lo acabaría pagando. Como de costumbre- -en Barcelona y en otros municipios- el PSC optó por un relevo a mitad de mandato, algo tan legal como poco elegante. Ahora, José Montilla aspira a coger el testigo de Maragall y Jordi Hereu el de Clos. El primero parece que es el que lo tiene peor. ser inmediato. Pues no, un desastre completo apunta Trias. El Carmel, uno de los casos que han contribuido a la decepción bles tuneladoras de la Comunidad de Madrid- una actitud que sólo cambió en la última legislatura de Pujol. El tripartito, por contraste, lo tenía relativamente fácil. Pues tampoco: el hundimiento del Carmel provocó una paralización de proyectos y un miedo ciudadano ante cualquier obra que to- ELENA CARRERAS Parados en infraestructuras En el campo de las infraestructuras, otro tanto. A CiU se le reprochaba su escaso interés por el Metro de Barcelona- -en comparación con las incansa- davía se deja sentir en los problemas para elegir trazado para el túnel del AVE. Otras infraestructuras que se consideran claves para el desarrollo de la ciudad y su entorno, como la B- 40, o cuarto cinturón de circunvalación, han acabado por empantanarse por las discrepancias entre el PSC, ERC e ICV Tal y como explica el presi. dente del grupo del PP en el Consistorio, los peros del ecologismo de ICV y la falta de entendimiento entre Administraciones gobernadas todas por el PSC perjudican a Barcelona Si en los casos citados desde el Ayuntamiento se niega esta realidad, sí hay decepción por el incumplimiento del tripartito en el reconocimiento político de la realidad metropolitana, que aspira a constituir un gobierno común de Barcelona y la treintena de municipios de su entorno. El proceso estatutario ha acabado por orillar una reivindicación que con el tripartito se daban por hecha, en este caso por la actitud cautelosa de ERC. Otros asuntos de calado no menor, como el de la financiación de la ciudad, también quedan pendientes. Ayer mismo, -en plena campaña- -se convocó una oportuna pero improductiva reunión AyuntamientoGeneralitat. Parece que lo dilatan, que esperan al próximo gobierno para empezar de nuevo la canción victimista sostiene Xavier Trias. Para Alberto Fernández, el Ayuntamiento de Barcelona ha pasado de la exigencia a la amnesia Parece claro que el Tinell no ha sido para Barcelona el gran negocio que se esperaba.