Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
8 Opinión MIÉRCOLES 18 10 2006 ABC CARTAS AL DIRECTOR Pueden dirigir sus cartas a ABC: Por correo: C Juan Ignacio Luca de Tena, 7. 28027 Madrid Por fax: 913.203.356. Por correo electrónico: cartas abc. es ABC se reserva el derecho de extractar o reducir los textos de las cartas cuyas dimensiones sobrepasen el espacio destinado a ellas. Nueva ley de opas Leo en este periódico, el 16 de octubre, que el Gobierno español pretende, en su nueva ley de opas, seguir una política de reciprocidad con otros países, incluidos los de la Unión Europea; con ella- -dice ABC- -se busca dotar a las empresas españolas de medios legales sin limitación alguna para defenderse contra las ofertas de compra de compañías extranjeras. En términos más accesibles, eso quiere decir que si un país pone obstáculos a la compra de empresas por parte de capitales españoles, España reaccionaría con reciprocidad. Aunque no dispongo del texto aprobado por el Gobierno, lo que me hace correr un riesgo evidente, creo que debo decir que esa cláusula de reciprocidad es casi, con toda seguridad, incompatible con el Tratado de la Unión Europea. Los límites de esta carta no permiten una discusión exhaustiva del tema (complejo en sí, sobre todo cuando aparecen empresas de naturaleza pública pero sí se puede afirmar que, por paradójico que parezca, tal cláusula puede parecer justa, pero no es legal. En efecto, ningún Estado miembro puede arrogarse el derecho de infringir el Tratado de la Unión- -en este caso poniendo obstáculos a la libertad de movimiento de capitales y de servicios- Todo Estado miembro tiene el derecho de exigir que los otros Estados abran las puertas de sus mercados pero, en contrapartida, tiene el deber de abrir las suyas; no porque un Estado las cierre, otro puede responderle con la misma moneda, ya que, en ese caso, los dos Estados caerían en infracción. Así de simple. Es evidente que la lógica subyacente al proyecto de ley del Gobierno Español no resistirá el rigor de los análisis de los funcionarios de la Comisión ni de los jueces del Tribunal de Justicia. Y es verosímil que tal cláusula de reciprocidad se catalogue en los despachos de la Comisión Europea como una infracción a las reglas comunitarias, y que dé lugar, una vez más, a otro encontronazo inútil entre las autoridades comunitarias y españolas. Manuel Hernández López ex- director de la Comisión Europea. Justicia de trinchera y venganza El fiscal general del Estado ha manifestado en el Senado que no consentirá una justicia de trinchera y venganza. Considero que la justicia que se ha aplicado siempre, aún con sus aislados errores, es la justicia que hay que seguir aplicando, y parece evidente que esto nada tiene que ver con lo que ha dicho el fiscal general, el cual sólo debe trabajar porque se cumpla la ley y no por otros objetivos políticos. Lo que tememos la mayoría de los españoles es el chantaje de la violencia que, como se cita en la prensa, nos impide ver con claridad como puede terminar un proceso sometido a presiones que van más allá del mero diálogo. Mucho nos tememos que el Estado de Derecho esté sometido por el Gobierno y por una parte de la justicia, en este caso la Fiscalía, a unos intereses partidistas, en su acordada decisión de favorecer a los terroristas, los cuales, lejos de mostrar deseo alguno de dejar la violencia, están marcando los pasos que debe seguir el Gobierno para un proceso que no se ve nada claro. Ramón G. de la Infanta. Madrid Memoria histórica y elecciones en Madrid La designación de candidatos a la alcaldía de Madrid está refrescando determinados detalles de mi memoria histórica. Se trata de aquello que eufemísticamente llamaban democracia orgánica en tiempos de Franco. Esto consistía en que el jefe del Estado definía de antemano el resultado de una elección, presentaba un candidato único que, por obra y gracia de Dios, era el de consenso y después salía elegido por el pueblo, el sindicato o el partido. Pues algo así está pasando en el partido que hasta hace poco se vanagloriaba de tener una auténtica democracia interna. Los señores Rodríguez, Rubalcaba y Blanco deciden cuál es el mejor candidato para cada federación socialista (aunque sea un paracaidista en términos políticos, Bono dixit) y lo presentan para una elección a candidatura única, claro que a veces, como en Madrid, sale el tiro por la culata. Pablo Galiana Pozuelo (Madrid) Enseñar religión en Harvard La prestigiosa Universidad de Harvard, fundada en Estados Unidos en el siglo XVII, acaba de revisar su plan de estudios y, entre otras mejoras, recomienda crear una asignatura obligatoria de religión. La explicación que han dado los expertos es que muy pocos discutirían hoy que la religión es sumamente importante en la vida moderna, y Harvard no puede preparar a los mejores para la vida sin contar con la religión. De ahí que, aparte de las asignaturas específicas de cada disciplina, el informe incluya cursos obligatorios de ética, historia, o religión como una asignatura más. La primera lección, es que allí los planes duran muchos años y no siguen el vaivén de las ideologías; y la segunda, es que son capaces de reconocer el error cometido antes al relegar la asignatura de religión del currículum de sus alumnos. En su escudo actual figuran tres libros abiertos que componen la palabra latina Veritas porque buscan sin complejos la verdad. Mientras la joven democracia española es zarandeada por el sectarismo laicista, otras bien experimentadas descubren la importancia de la religión para situarse correctamente en la vida. Javier Ortigosa Pamplona Un beneficio nunca puede perderse Es prioritario el diseño de una estrategia que garantice el abastecimiento de energía. El petróleo extraído de los cuatro yacimientos que hay en España supuso el 0,21 por ciento del crudo consumido el año pasado, parecido caso ocurre con el gas natural. No existe un plan alternativo para la producción eléctrica de origen nuclear. La Comisión Europea, en 2005, dijo que sólo un 4 por ciento de los españoles, frente a un 12 por ciento de la Unión Europea, se muestra a favor de la energía nuclear. Es obvio que, por razones políticas, los españoles no están bien informados. La energía nuclear es la única fuente se- gura y abundante que podría frenar el recalentamiento de la tierra, ya que evita el efecto invernadero. Si bien se puede hacer un uso razonable de las pequeñas aportaciones de las energías renovables, la única fuente existente de uso inmediato es la nuclear. Renunciar a la energía nuclear puede conducir al caos, señores del Gobierno español. Un reciente informe del gobierno francés certifica que sus centrales nucleares están en extraordinaria buena forma y pueden continuar trabajando por muchos años; sus 59 centrales nucleares producen el 79 por ciento de su electricidad. El uso de la energía eléctrica de origen nuclear produce electricidad de base y colabora a disminuir el déficit comercial, al ahorrar cerca de 2.500 millones de euros en importaciones de combustibles fósiles. En 2005, los reactores nucleares españoles produjeron el 20 por ciento del total de la producción eléctrica. En estos momentos hay 442 centrales nucleares en el mundo que producen el 17 por ciento de la electricidad y 27 más en proceso de construcción, y en el futuro próximo 73 centrales más. ¿Y en España? Bien, gracias. En resumen, la energía nuclear es una fuente energética imprescindible, hoy en día y en el futuro, para garantizar el suministro eléctrico de un modo económico, y por ello elegido por muchos países. Es un beneficio que no podemos perder los españoles, ojalá sea así por el bien de todos. Adolfo Amorós Valderas Director Proyecto Honorario de CN Almaraz Toda mi solidaridad Toda la solidaridad con la valiente europarlamentaria socialista Rosa Díez, quien, en su blog en internet, se ha declarado insumisa con la política de entreguismo y silencio que su partido está llevando en la negociación con los terroristas etarras y su entorno. Voces desde el PSOE como las de Rosa Díez, Gotzone Mora, Nicolás Redondo Terreros (y desgraciadamente pocas más bajo estas siglas) claramente contrarias a este proceso de sumisión del actual Gobierno hacia la mafia de ETA y sus correligionarios, son ignoradas por Zapatero. El presidente prefiere elegir sentar a su Ejecutivo, y por añadidura a todo el Estado de Derecho, en una mesa con asesinos antes que seguir el camino legal de la lucha activa del Pacto por las Libertades y contra el Terrorismo. Que Rosa, Gotzone y Nicolás sumen a su digna insumisión la de muchos ciudadanos anónimos que nos unimos a ellos frente a aceptar la legitimación de la violencia terrorista para conseguir objetivos políticos. David García García Madrid