Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
6 Opinión MIÉRCOLES 18 10 2006 ABC AD LIBITUM VISTO Y NO VISTO UN PROCESO IMPRECISO ESPERANDO A LA TIGRESA N O todos cuantos, según la conseja de Fray Luis de León, huyen del mundanal ruido ingresan en el Cister o se alojan en un recóndito y apacible casón de la montaña. Algunos se equivocan y escapan en dirección contraria para terminar formando parte del mismo ruido que lamentaban antes, cuando buscaban la verdad y no se creían dueños de ella. Los pocos sabios que en el mundo han sido y los poquísimos que lo son hoy, si decidieran pisar los resbaladizos territorios de la política, terminarían tarumbas en el análisis del proceso de paz que marca el rumbo político de José Luis Rodríguez Zapatero y, se supone, debiera ser el final del sanM. MARTÍN guinario recorrido de FERRAND ETA y sus cómplices. El mero enunciado del proceso- de paz -lo convierte en deseable y así, en el plano de lo teórico, no se le puede censurar a Zapatero el impulso que le anima. Claro que, como en todas las ocasiones de compra y venta- -ésta lo es o lo parece- el problema está en el precio y en su certeza. El primero tiene su límite en la dignidad del Estado, el respeto a las víctimas habidas y la integridad de la Constitución. Lo de la certeza resulta más impreciso cuando el diálogo ha de establecerse entre los representantes de un Estado centenario y los de una banda sustentada en cuatro mentores históricos y media docena de razones étnicas de imposible demostración. En cualquier caso es deseable que el proceso, como dice Zapatero, discurra Eso, se supone, equivale a una declaración presidencial de que no se han quebrado, ni entra en sus planes hacerlos quebrar, ninguno de los supuestos de dignidad, respeto o integridad que lucían en el punto de partida. Entra dentro del proceso, y ahí le duele, una dosis de miseria pragmática que debe aceptarse, por el bien común, en unos procedimientos de gestión y negociación política que, por actuales, tienen un sentido elástico de la ética tradicional. El objetivo final del proceso de paz puede ser asumido por todas las fuerzas democráticas presentes en el Congreso. De ahí que resulte extraño que, por meras razones de método y procedimiento, los dos únicos partidos nacionales, históricamente unidos en su afán de acabar con ETA, se den ahora la espalda. Dicen las malas lenguas que Zapatero no quiere compartir el éxito que espera de sus planteamientos y que Mariano Rajoy no desea que el líder socialista se lo anote. Insidias. El problema es el precio, y en eso un Estado democrático tiene que ser rígido en sus principios y rácano en sus concesiones. Otra cosa es, según practicó Baldomero Espartero en parecidas circunstancias, tener presentes los problemas de las personas y, sin salirse un milímetro de su ámbito, buscar las interpretaciones más benévolas de la Ley. Mejor sería hablar esto en sede parlamentaria que hacerlo en callejas y botillerías... E El Times nos pintó hace unos años pelando gamL presidente Rodríguez es un feminista tremenbas con reyes y toreros en los mesones del Madrid castido. Se lo gritan en los pasillos, al pasar, las bedezo. El Post nos pinta ahora como con barba a lo Sabio las de la ONU del padre de Kojo Annan: ¡Viva de Hortaleza y como con ganas de sentarnos en las rodinuestro justisiero Y Rodríguez sonríe. Que nadie le llas- sus ancas fieras de sol diría el poeta- -de la dé más vueltas: el zapaterismo, como el feminismo, no señora Fernández, que a nosotros nunca nos cantaría consiste sino en intentar que la gente sienta indiferenel Machos de Susana Estrada, pero que a la reportera cia o satisfacción ante lo que antes la hacía retroceder, y Molly Moore le ha contado algo más obsceno: repulsión y rabia donde antes sentía indiferen- -Tenemos un primer ministro que no sólo dicia o resignación. ce que es feminista, sino que actúa como un femiUno era de la opinión de que en el mando no nista. hay un carácter masculino y otro femenino- -la Es decir, que Rodríguez, el que sostiene que capacidad de ordenar hace iguales a las alBambi es el Rey de la Selva, y Sandra Harding, la mas- pero el feminismo quiere demostrar lo que defiende que los principios mecánicos de contrario. Newton constituyen un perfecto manual de vio- -Estoy llamando a las mujeres a un rol que aún tenemos que construir- -dijo un día la femi- IGNACIO RUIZ lación, son la misma cosa. Esto, que no es imporQUINTANO tante para la lucha por la igualdad- -seamos senista MacKinnon, y lo dijo, agárrense ustedes, rios: de los setenta y cinco cargos contratados por Rodrí en el nombre de una voz que, si no fuera silenciada, guez en La Moncloa sólo veinticinco son mujeres- puepodría decir algo que nunca ha sido oído de serlo para el proceso de paz. Lo nunca oído en la industria feminista es, por ejemEn realidad, González y Aznar no hicieron las paces plo, lo que la reportera Molly Moore ha revelado en el con los etarras por la misma razón que, según Madaria Washington Post la victoria de las mujeres en la Esga, no las hicieron Goya y Picasso con los colores: un paña macho ilustrada con un perfil- ¿con qué, si exceso de masculinidad, de genio. O un defecto de femino? -de la señora Fernández, la más segura candidata nidad, de talento, que es de lo que va sobrado Rodríguez. socialista a llevarse un revolcón de Gallardón en las Con Aznar y González no hubiéramos reparado nunca próximas elecciones municipales. en la escandalosa afeminación de la banda. La dieta de De dar crédito al Post el periódico que vive de haChaos, la de las quinientas calorías diarias, es una maberse cargado a Nixon (aquel machista malencarado riconada tremenda, pero, con la cultura feminista de que perdió con Kennedy por aparecer en TV con una Rodríguez a favor de obra, le abre de par en par las puerbarba como la del Sabio de Hortaleza, aparte el puñado tas a la calle, mientras al pobre Abimael Guzmán, que de votos distraídos por la Mafia) los españoles no sabíano renuncia, el hombre, a sus guisitos de chauchas ni a mos lo que era una mujer hasta que conocimos a la señosus arroces zambitos, ya le han confirmado en el Perú ra Fernández. ¡España macho! Hombre, si miramos a la perpetua. Todo indica, pues, que la foto que persigue dónde hemos llegado, a esta impresión de la reportera Rodríguez el icono emblemático del proceso de paz Molly Moore, quien, desde luego, por semejantes revela- -nuevo meme entre los progres- será la Tigresa, maciones no será silenciada como la rusa Anna Politkóvsrianne de la gran República Socialista Feminista del kaya, cabría contestar lo mismo que, según Maeztu, Macizo de Aizkorri. Morenica me era yo: dicen que sí, contestaba un tenorete napolitano al dar sus datos sodicen que no. Otros que por mí mueren dicen que no bre la ficha de la policía: Morenica me era yo, dicen que sí, dicen que no. -Maccio, ma non fanatico. -Desleal Enrique Múgica. Es Defensor del Pueblo gracias al Gobierno, y va y se pone a defender a los ciudadanos.