Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
50 MARTES 17 10 2006 ABC Sociedad Sigue la polémica de los crucifijos al pedirse su retirada de un colegio público de Valladolid Varias familias creen que se vulnera el carácter aconfesional del Estado y no se respeta a los creyentes de otras religiones y a los agnósticos b La Consejería de Educación re- cuerda, como hace un año con otro centro escolar, que la decisión sobre esta cuestión depende del Consejo Escolar del colegio FÉLIX IGLESIAS VALLADOLID. La polémica por la presencia de símbolos religiosos en los centros públicos de enseñanza ha vuelto alterar el quehacer cotidiano de un colegio de Valladolid después de que hace un año unos padres solicitasen la retirada de los crucifijos del colegio público Macías Picavea de la capital castellana y leonesa. Esta vez, el mismo colectivo, la Asociación Cultural Escuela Laica de Valladolid (ACEL) ha denunciado la existencia de algunos crucifijos en el colegio Isabel la Católica. En un comunicado hecho público ayer, este colectivo precisó que varios padres y madres de alumnos han solicitado la retirada de los símbolos religiosos, principalmente crucifijos, presentes en las aulas del centro, por considerar que suponen una discriminación por motivos religiosos y vulnerar derechos como el de separación de Iglesia- Estado, obligación de neutralidad ideológica de la administración, etc Desde la Consejería de Educación de la Junta de Castilla y León, el director general de Coordinación, Inspección y Programas Educativos, Fernando Sánchez- Pascuala, al igual que hace un año, aseguró ayer a este periódico que la decisión y competencia sobre la permanencia o presencia de símbolos religiosos en los colegios le corresponde a los consejos escolares, integrados en parte por los progenitores de los alumnos y la dirección del mismo. En el caso del Macías Picavea, el Consejo Escolar optó por mantener los crucifijos, lo que llevó a ACEL a presentar en mayo una demanda contencioso administrativa contra la Consejería de Educación por, supuestamente, inhibirse de sus obligaciones. Sánchez- Pascuala reiteró de nuevo que respetamos al máximo la autonomía de los centros a la vez que recordó que el 85 de las familias matriculan a sus hijos en las clases de Religión. el actual supone que estemos en contra de los símbolos religiosos, sean de la confesión que sean, pero sí de que presidan una actividad docente que no tenga nada que ver con la religión Pastor reiteró que estos símbolos sí tienen cabida en un aula dedicada exclusivamente a las clases de religión o sólo en el horario de esta asignatura, que para nosotros, por otra parte, no creemos deba impartirse en los colegios públicos El representante del departamento de Educación del Gobierno regional precisó que la Consejería nunca ha suministrado símbolos religiosos como equipamiento. Sánchez- Pascuala subrayó que en el caso presente, el crucifijo más que un equipamiento escolar es un símbolo cultural. Preguntado por la presencia de estos crucifijos en el colegio Isabel la Católica y no en otros centros públicos de enseñanza, el director general de Coordinación, Inspección y Programas Educativos indicó que tanto este colegio como el Macías Picavea cuentan con material escolar de hace varias décadas, cuando era habitual que los crucifijos presidiesen las aulas. Reformas para retirar crucifijos ABC intentó acceder al colegio Isabel la Católica para fotografiar alguna de las aulas que aún conservan en sus paredes un crucifijo, pero no recibió el permiso de las autoridades educativas. Sin embargo, fuentes del centro escolar confirmaron que son minoría las clases del Isabel la Católica con el símbolo de la Religión Católica. Es más, muchos de ellos han desaparecido en el transcurso de los cursos porque los profesores los han retirado o simplemente se ha realizado alguna reforma como pintar el aula sin que se haya vuelto a reponer el crucifijo. En estos casos nunca se generó polémica o petición de restitución. Una integrante de la Ampa del Isabel la Católica, que prefirió guardar anonimato, mostró su perplejidad por la noticia. No sabemos absolutamente nada. Nos hemos enterado por los periodistas, pero nadie nos ha dicho nada Esta madre ni siquiera conocía que el pasado martes, dos familias, apoyadas por ACEL, remitieron al Consejo Escolar un escrito solicitando la retirada de símbolos religiosos, y tampoco que ayer mismo el portavoz de ACEL hacía llegar a la directora del centro, Carmen Domínguez, el mismo escrito para que fuese incluído en el orden del día de la próxima reunión del Consejo Escolar, aún sin fecha. La mencionada integrante del Ampa del colegio precisó que este asunto nunca ha sido motivo del más mínimo debate entre los padres del colegio. Aquí hay familias religiosas y otras que no lo son y la convivencia es absolutamen- Las autoridades educativas recuerdan que el 85 de las familias eligen la asignatura de Religión Los contrarios de la simbología confesional si la acepta en las aulas dedicadas a actividades religiosas Fachada principal del colegio Isabel la Católica de Valladolid te normal indicó, a la vez que añadía que no creo que esta solicitud altere la normal convivencia entre los padres Por el momento, el Ampa no ha adoptado ninguna postura al respecto por el simple y clave hecho de que nadie les ha comunicado oficialmente la petición. A nosotros nos interesan otras cosas que de verdad mejoran la vida del colegio, como es el comedor que finalmente hemos conseguido es- Pendientes de la Consejería de Educación Los partidarios de retirar los símbolos religiosos de los centros escolares públicos y los que consideran que su presencia no causa conflictos coinciden en que esta situación debería solventarla la Administración educativa, en este caso la Consejería de Educación de la Junta de Castilla y León. Tanto la integrante de la Ampa del colegio Isabel la Católica como Joaquín Castrillón, uno de los dos padres del colegio Isabel la Católica firmantes del escrito a favor de la retirada convienen en que no se entiende que tenga que ser el Consejo Escolar el que resuelva esta papeleta Es más, demandan una legislación clara sobre esta cuestión, que para unos debería coincidir con el carácter aconfesional del Estado español, mientras que otros no tienen una opinión definida al no haber dado mayor importancia a que un crucifijo presida una aula o una dependencia de un colegio público. En opinión de Castrillón, esta postura de la Consejería de Educación viene motivada por una resolución del Procurador del Común de Castilla y León (homólogo del Defensor del Pueblo) que resolvió que con que un único padre demandase la retirada de un imagen con connotaciones religiosas de una clase el colegio debería procederse a su retirada. Ante esta resolución, que no es vinculante para el Gobierno regional, éste optó por pasar la patata caliente a los consejos escolares, que deberían ocuparse de otras cosas y no de suplir la falta de normativa lamentó Castrillón. Sí en aulas exclusivas Frente a esta postura, el portavoz de ACEL, Fernando Pastor, quiso dejar claro que ni el caso de hace un año ni