Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
44 Madrid MARTES 17 10 2006 ABC La Expulsión del Templo está considerada como una de las obras maestras del pintor era la mano del padre Y no se equivocó. Debajo de los barnices que tenía acumulados, apareció la firma del genial pintor. Era un auténtico greco. La Expulsión del Templo ha estado muchos años guardado y escondido en San Ginés. Su exposición al público no era aconsejable sin contar con unas adecuadas medidas de seguridad y blindaje. Ahora las tiene todas, según manda el convenio de protección artística de Ginebra. Si alguien lo manipula- -aseguraba ayer José Luis Montes- en la torre de la iglesia se disparan unas chispas rojas que alertan a la policía De la última etapa El párroco de San Ginés, José Luis Montes, explicaba ayer a los feligreses las características de La Expulsión del Templo El cuadro, además, cuenta con una vitrina climática que lo proteje de los cambios de temperatura y humedad y con un sofisticado sistema de alarma. El párroco de San Ginés, que además es el delegado episcopal para el Patrimonio Cultural de la Archidiócesis de Madrid, se deshacía en elogios hacia esta obra. Pertenece- -dijo Montes- -a la última etapa de la vida del pintor. Es pequeño, algo poco habitual en El Greco, pero refleja una pigmentación decidida, muy cromática. Se podría decir que es como el testamento artístico del pintor. Yo lo considero una de sus obras estrella Los madrileños y los turistas podrán contemplar esta obra todos los lunes entre las doce y media de la mañana y la una de la tarde. Sólo sale de San Ginés para alguna exposición muy puntual, escoltado por Policía, en helicóptero y con un seguro de doce millones de euros. Desde ayer, el greco de San Ginés ya se exhibe al público. Será todos los lunes, durante media hora. La Expulsión del Templo está protegido por sofisticados sistemas de seguridad ¡Qué maravilla de greco! TEXTO: MARÍA ISABEL SERRANO FOTO: FRANCISCO SECO MADRID. Merche está en la parroquia de San Ginés con su esposo. Han venido desde Huesca a Madrid para ver a su hija y, también, para admirar La Expulsión del Templo obra de El Greco, que ayer, por primera vez, se exponía al público en el citado templo madrileño. Estábamos al tanto porque lo habíamos leído en ABC comen- ta la señora. Con una precisión británica, justo a las doce y media de la mañana, el párroco de San Ginés, José Luis Montes, descubría el panel de madera de nogal que protege una de las joyas pictóricas de Domenikos Theotokopoulos. ¡Qué maravilla exclamaba Merche. Lo mismo pensaba el casi centenar de feligreses y curiosos que se habían dado cita en la iglesia para ser los primeros en disfrutar de una de las últimas obras firmadas por El Greco. Durante mucho tiempo- -explicaba Montes- -los expertos decían que no era original de El Greco. Que podría ser de su hijo, Víctor Manuel, o de algún discípulo. Yo siempre pensé que