Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MARTES 17 10 2006 Nacional LA NEGOCIACIÓN ETA- GOBIERNO LAS CONVERSACIONES EN OSLO Y GINEBRA 15 El presidente del PSE ha comentado cómo Josu Ternera corría cerca del escondite donde se reunieron en secreto. La prueba del algodón de que el cabecilla de ETA no padece una enfermedad en fase terminal, pese a los rumores El footing de Ternera en Oslo y su afeitado matinal junto a Eguiguren TEXTO: D. MARTÍNEZ J. PAGOLA MADRID. Con el libro Los últimos españoles sin patria (y sin libertad) bajo el brazo acudió José Antonio Urrutikoetxea Bengoetxea, Josu Ternera a su primera cita clandestina con el presidente del PSE, Jesús Eguiguren. Al dirigente de los socialistas vascos le sorprendió que el cabecilla del aparato político exhibiera su último libro. No se trataba de ninguna contraseña. Era el mensaje de ETA de que asumía como hoja de ruta las tesis expuestas en el libro por Eguiguren para avanzar en un proceso de negociación, como ha publicado ABC. Esta primera cita tuvo lugar en junio de 2005 a las afueras de Ginebra, en un palacete del Centro Henry Dunat, un organismo no gubernamental que se dedica desde hace años a mediar en la resolución de conflictos Antes, cita en un caserío Este primer encuentro entre un cabecilla terrorista, reclamado por la Justicia por su relación con la matanza en la casa- cuartel de la Guardia Civil de Zaragoza- -murieron once personas, entre ellas cinco niñas- -y el enviado de un Gobierno democrático se vio facilitado por la tarjeta de recomendación que a Eguiguren le había entregado el portavoz de Batasuna, Arnaldo Otegi, con el que ya se había reunido anteriormente en un caserío de la localidad guipuzcoana de Elgóibar. Tras un segundo encuentro en Ginebra- -en el mes de julio del año pasado- Josu Ternera y Jesús Eguiguren trasladaron sus citas clandestinas a la ciudad de Oslo. También fue en una casa situada a las afueras de la capital de Noruega donde ambos recuperaron sus encuentros. Por razones de seguridad el cabecilla etarra y el presidente del PSE, que ya coincidieron años antes en el Parlamento vasco, tuvieron que cohabitar bajo el mismo techo el tiempo que duraron sus reuniones de Oslo. Los ojos, que todo lo ven, han podido constatar cómo Eguiguren relataba en su entorno con absoluta normalidad que incluso veía afeitarse por las mañanas a quien durante muchos años ordenó las mayores matanzas perpetradas por ETA. Gracias a los pasos de Eguiguren, se ha desmentido el rumor extendido hace dos años que apuntaba a que Ternera padecía un cáncer, incluso en fase terminal, y que este podía ser el mo- Arnaldo Otegi y Josu Ternera en una concurrida manifestación proetarra tivo que le empujaba a finiquitar ETA con una negociación. Pues bien, los ojos de Jesús Eguiguren han comprobado cómo durante su estancia en Oslo Josu Ternera salía bien de mañana a practicar footing por los alrededores de la casa en la que cohabitaban. Es más, al dirigente de los socialistas vascos le llamó poderosamente la atención el cuerpo atlético que lucía su interlocutor. El cabecilla de la banda terrorista iba siempre acompañado por su guardaespaldas un agente del servicio secreto noruego, cuyo Gobierno albergó los contactos. Fue Otegi quien facilitó al dirigente del PSE la tarjeta de recomendación para reunirse con Ternera En el escondite de la capital noruega, el socialista y el etarra compartieron incluso el cuarto de baño El PP acusa al PSOE de reunirse con asesinos mientras desprecia las iniciativas del Foro de Ermua J. L. L. MADRID. Representantes del Foro de Ermua presentaron ayer a los grupos parlamentarios de PP e IU en el Congreso de los Diputados la propuesta de iniciativa legislativa que permitará a los ciudadanos que abandonaron el País Vasco por presiones de ETA poder votar en las elecciones autonómicas y municipales de su Comunidad. La ronda de conversaciones continuará esta misma semana con Convergencia i Unió y Coalición Canaria. Sin embargo, lo que no han conseguido los representantes de ese colectivo es contactar con el Grupo Socialista. Y eso que llevan intentándolo des- de el pasado mes de mayo. Tras la reunión con el PP, Inmaculada Castilla de Cortázar, que participó en la ronda de contactos en representación del Foro de Ermua, aseguró que los socialistas han dado la callada por respuesta por lo que el colectivo decidió presentar su propuesta al resto de grupos parlamentarios. Esa circunstancia fue aprovechada por los representantes populares para arremeter contra el PSOE. El portavoz del Grupo Popular en la Cámara Baja, Eduardo Zaplana, acusó a los socialistas de reunirse con asesinos mientras desprecia las iniciativas del Foro de Ermua. Zaplana aseguró tras la en- trevista con los representantes de esta plataforma ciudadana que la propuesta es tremendamente lógica y comprensible desde el punto de vista político porque no es de recibo que ciudadanos que se han tenido que marchar de su tierra por estar amenazados, por miedo, por peligro, no tengan derecho a votar en las elecciones que afectan a su pueblo y a su Comunidad autónoma El PP hará de intermediario Los populares se comprometieron con el Foro de Ermua a estudiar la propuesta con todo el cariño del mundo Es más, expresaron su intención promover reuniones con otros grupos parlamentarios para tratar de llegar a un acuerdo y aunar posiciones respecto a este derecho legítimo de personas privadas de libertad y de poder ejercer el voto en su propia tierra Lamantablemente- -dijo Zaplana- el PSOE se niega a dialogar con ellos y eso genera una situación de tremenda complejidad, porque no deja de sorprender que se produzcan reuniones con los terroristas o con Batasuna y, sin embargo, se niegue el más elemental derecho de visita y de iniciativa a unas personas tan representativas como las del Foro de Ermua. Es sorprendente que el grupo mayoritario rechace escucharles, se niegue a recibirles y de alguna forma les desprecie, cuando, en contraposición con eso, se reúne con los asesinos En su iniciativa, el Foro de Ermua pretende corregir las alteraciones del censo electoral producidas a lo largo de treinta años por la actividad terrorista de ETA o la política excluyente del nacionalismo vasco en su conjunto A su entender, es necesario que la democracia tome medidas para que todos los que se han visto forzados a marcharse puedan participar activamente en la toma de decisiones políticas en el País Vasco