Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
42 Madrid LUNES 16 10 2006 ABC En la Comunidad madrileña hay 1.300 alumnos invidentes. La integración es la mejor baza para su futuro Chorros de luz en el colegio TEXTO: MARÍA ISABEL SERRANO FOTO: IGNACIO GIL MADRID. David tiene 19 años, peina melena negra medio recogida y viste ropa deportiva. Tiene una alegría contagiosa. Irradia luz. Estudia segundo de Bachillerato en el colegio Los Naranjos de Fuenlabrada, localidad en la que vive. También lleva bastón. Es ciego desde los ocho años. En Madrid hay 1.300 estudiantes con semejantes problemas visuales. Cuando acabe Bachillerato quiero hacer Fisioterapia. Me gusta mucho. Soy consciente de que es una de las notas más altas en Selectividad. Espero tener buenas manos y aptitudes para ser fisioterapeuta nos dice David Vivó, mientras sube las escaleras del centro educativo camino de su aula. Ha terminado el recreo y, rodeado de compañeros que le ayudan, vuelve a la carga de las clases. Como son de los alumnos más mayores, les está permitido salir fuera del recinto del centro educativo. Lo han hecho. Algunos hasta se han fumado un cigarillo. Incluso hemos observado a una muchacha que estaba subrayando apuntes en el banco del parque cercano al colegio. Perdí la vista- -nos dice David- -por una enfermedad que me produjo desprendimiento de retina en ambos ojos. Primero fue uno, cuando tenía 4 años y el otro a los 8. Desde los ocho años no veo. Lo tengo totalmente superado. Hago una vida normal. Los estudios, bien. Más o menos Su hermano, Jorge, un año menor que él va al mismo colegio. Está un curso por detrás de David y, al decir de los profesores, está pendiente de su hermano invidente. El pequeño no puede estar sin el mayor y viceversa. Se adoran. Naranjos y, además, plenamente integrado entre el resto de los alumnos. La integración, como filosofía educativa, es lo mejor, lo más lógico y lo más básico para el desarrollo integral del discapacitado. En un colegio específico se sale con la idea de ciego, de que te casarás con otra persona ciega y que acabarás vendiendo el cupón. La integración escolar es la vida misma, la que tienes que vivir, la realidad pura y dura en la que un invidente se tiene que desenvolver. No se debe sobreproteger a un invidente pero sí procurarle la mayor autonomía asegura Juan Luis Collar, el profesor de apoyo de la ONCE con el que David cuenta, como mínimo, una vez por semana. Máxima autonomía Collar también disfruta hablando de su trabajo. Se le enciende la mirada. Es campechano y muy querido por la plantilla docente del centro de integración. Nuestro objetivo con los chicos ciegos es dotarles de la máxima autonomía para la vida cotidiana y en sus habilidades sociales añade. Cuando un centro educativo normal y corriente se apunta a la integración de alumnos con algún tipo de discapacidad, siempre se corren riesgos. La plantilla docente está, en principio, temerosa de acertar o no en el ámbito didáctico porque el personal, ese, casi nunca falla. La gente echa muchas ganas y mucho corazón y eso siempre es sinónimo de éxito señala Juan Luis Collar mientras nos muestra una maquinita donde se introducen los apuntes en texto normal y salen en Braille. Una maravilla de tecnología. En Los Naranjos David es hoy un alumno más. En realidad, lo fue desde el primer día. Al principio todos se afanaban en agradar, en atender, en no defraudar al compañero y alumno que no David, ayudado por un compañero, se dirige a su lugar en el aula Perdí la vista por una dolencia que produjo desprendimiento de retina en ambos ojos. No veo desde los 8 años ve. Y David, dándose perfecta cuenta de ello según cuentan, allanó el camino de todos los que le rodeaban dándoles a entender que su ceguera nunca le anularía aunque, eso sí, necesitaba, co- Desarrollo integral Los Naranjos es un centro concertado perteneciente a una cooperativa de profesores. Atiende alumnos desde los 3 a los 18 años. Es de integración escolar. Por eso David está aquí. Y no es el primer alumno con discapacidad que ha pasado por sus aulas. Su directora, Lola Herránz, psicóloga de profesión, asegura que es amiga de los retos. La integración lo es y muy duro, pero al final tiene su recompensa. Cuando ves que chicos como David pueden y salen adelante nos animamos mucho. Es un incentivo Antes de pasar a los Los Naranjos David Vivó estudió en el Centro de Recursos Educativos (CRE) Antonio Vicente Mosquete en Madrid, específico para alumnos invidentes o con una discapacidad visual importante, que acoge a niños y niñas ciegos de prácticamente toda España. Sin embargo, nuestro amigo David está feliz en Los mo necesita, una serie de materiales distintos a los de sus compañeros. David respeta mucho a Juan Luis Collar. Es su puente con la realidad. De hecho, el profe Collar se encarga de facilitarle a él y los profesores de Los Naranjos todo el material que el joven invidente necesita para su actividad escolar. Los textos en Braille, los apoyos didácticos, los disquetes... Es Juan Luis quien traduce al resto de los profesores los exámenes que David escribe para que se puedan evaluar y poner las calificaciones. Todo lo que ha- Más recursos para la atención personalizada Mejorar la atención educativa del alumnado con discapacidad visual escolarizado en los centros de la región es el principal objetivo del reciente convenio firmado entre la Consejería de Educación y la Organización Nacional de Ciegos (ONCE) A través de dicho convenio, ambas instituciones garantizan la atención especializada del alumnado, que abarcará la valoración, la orientación y el apoyo educativo a estos alumnos en todos los niveles educativos y etapas no universitarias, a sus familias y a los centros escolares a los que asistan. Se trata, según queda claro en la letra del convenio, de lograr la plena integración de los alumnos con discapacidad visual en un entorno educativo absolutamente normalizado. Desde la ONCE explican que para una persona ciega y deficiente visual, contar con una atención especializada desde el comienzo de su educación es fundamental para afianzar su posterior desarrollo personal y profesional. La escolarización de estos alumnos se llevará a cabo en centros ordinarios, y cuando las circunstancias lo justifiquen, se hará en un centro específico de Educación Especial, previo el correspondiente dictamen que realizará el Equipo de Orientación educativa y Psicopedagógica Específico de Discapacidad Visual. Tanto ONCE como la Consejería de Educación financiarán profesores especializados, psicólogos, pedagogos y profesionales del Centro de Recursos Educativos de la citada organización.