Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
24 Nacional COMUNIDADES LUNES 16 10 2006 ABC Los gestos en política hídrica facilitan el acercamiento Además de los encuentros que se están produciendo entre los dirigentes de PP y PAR, se están dando una serie de gestos públicos que contribuyen a la aproximación entre los dos partidos y, sin duda, los movimientos en política hidráulica están teniendo gran importancia. El PP aragonés ha matizado notablemente su postura sobre el trasvase y, de su apoyo sin fisuras a la línea oficial de Génova, ha pasado a defender que no se puede llevar a cabo una obra de este tipo sin contar con las Comunidades afectadas, lo que le ha llevado a enfrentarse con sus colegas levantinos. Asimismo, los populares se han sumado a los acuedos en el seno de la Comisión del Agua de Aragón, donde se ha debatido el futuro de las obras hidráulicas más polémicas. Por su parte, el PAR ha apoyado la exigencia del PP de incluir en el Estatuto la reserva estratégica de 6.550 hectómetros cúbicos. Precisamente, en unas declaraciones efectuadas en su visita a Zaragoza, Rajoy apoyó la propuesta de reforma del Estatuto aragonés, incluido su contenido en materia hidráulica. El presidente del PAR, José Ángel Biel, saluda a Mariano Rajoy el pasado día 11 en Zaragoza, en presencia de los líderes del PP en Aragón, Gustavo Alcalde, y en la provincia, Domingo Buesa FABIÁN SIMÓN El líder del PAR allanó, en una reunión con Acebes, el camino a posibles pactos con los populares en Aragón Biel tiende puentes con los dirigentes populares ante las municipales de 2007 b Entre los contactos también ha habido una reunión con el presidente valenciano, Francisco Camps, de gran simbolismo por el enfrentamiento por el agua MANUEL TRILLO ZARAGOZA. El PP y el PAR están allanando el camino ante la posibilidad de posibles pactos postelectorales a partir de mayo de 2007. En esa labor, se está implicando directamente el presidente de los aragonesistas y actual vicepresidente del Gobierno autonómico, José Ángel Biel, quien en los últimos meses ha mantenido encuentros a alto nivel con la dirección del PP. Entre estos contactos se incluye un almuerzo celebrado en Madrid antes del verano con el secretario general del PP, Ángel Acebes, para restablecer los puentes que quedaron dinamitados entre los dos partidos con el cambio de alianza en el Gobierno de Aragón en 1999 y que propició la subida al poder del socialista Marcelino Iglesias, con quien el PAR sigue hoy gobernando. En concreto, el encuentro con Acebes se celebró coincidiendo con la sesión de la Comisión Mixta de Transferencias del pasado 15 de junio. El de Acebes no ha sido el único encuentro relevante de Biel con líderes populares en los últimos meses. Según las fuentes consultadas por ABC, también se ha visto con el presidente de la Comunidad Valenciana, Francisco Camps, una entrevista de gran impor- tancia simbólica por el enfrentamiento entre Aragón y Levante a propósito del hoy aparcado proyecto de trasvase del Ebro y del que el líder aragonesista es uno de sus más firmes opositores. Saludo a Rajoy Además, Biel tuvo oportunidad el pasado miércoles de saludar brevemente al presidente nacional del PP, Mariano Rajoy, quien se había acercado a Zaragoza en una visita privada con motivo de las fiestas de la Virgen del Pilar. El acercamiento entre el PP y el PAR pretende preparar el terreno ante la posibilidad de compartir el gobierno en una serie de instituciones clave en la Comunidad aragonesa. Aunque en la actualidad, tanto fuentes populares como aragonesistas ven muy difícil sustituir la alianza PSOE- PAR en el Gobier- no autonómico, sí se ve más factible que pudieran sumar sus fuerzas para gobernar en el Ayuntamiento de Zaragoza, la Diputación de esta provincia, y otros municipios destacados. Las relaciones entre el PP y el PAR quedaron muy deterioradas tras la negativa de los aragonesistas a pactar con el PP en 1999, a pesar de que los populares obtuvieron la mayoría de los votos, y propiciar en cambio el regreso del PSOE al edificio Pignatelli. La razón del cambio de alianza fue el intento del PP de fagocitar al PAR en una fórmula similar a la de Navarra. Ahora, el PAR se proclama un partido de centro y el único que puede servir como llave de gobierno para unos y otros en las distintas instituciones. La batalla por Zaragoza La principal batalla se dará en el Consistorio de la capital aragonesa, hasta el punto de que el propio Biel anunciará oficialmente en los próximos días su candidatura a la Alcaldía, según se da por hecho ya en su partido. En la actualidad, de los 31 concejales de Zaragoza, el PSOE cuenta con 12 y la Chunta Aragonesista, con quien comparte el gobierno municipal, seis. El PP tiene 11 y el PAR, dos. Según los cálculos que maneja el PAR, para que este partido pudiera gobernar con el PP e imponer el acceso a la Alcaldía de Biel en detrimento de Domingo Buesa, sería necesario que los aragonesistas obtuvieran cuatro ediles y los populares 12, de manera que entre ambos alcanzasen, con 16 actas, la mayoría absoluta. Las relación se deterioró tras negarse el PAR a pactar con el PP en 1999 y propiciar el regreso del PSOE al Gobierno regional Las encuestas dan ganador a los populares en Zaragoza, pero aun contando con los ediles aragonesistas no desbancarían a Belloch La sintonía entre ambas formaciones en el Ayuntamiento de Zaragoza ha sido clara. En la línea de la anterior legislatura, en la que el PP tenía la Alcaldía, han ido de la mano en la mayoría de los grandes asuntos de la política municipal, desde la presentación de recursos contra la reconstrucción del estadio de La Romareda a las críticas por la subida de impuestos. Según una encuesta publicada en la prensa local esta misma semana, los votantes darían la victoria al PP en las próximas elecciones locales en Zaragoza, si bien la suma de sus concejales con los del PAR aún sería insuficiente para desbancar a la coalición PSOECHA que mantiene al socialista Juan Alberto Belloch como alcalde. La segura irrupción de Biel en la precampaña para los comicios municipales supone la introducción de un elemento novedoso que puede focalizar la batalla, en buena medida, en un duelo cuerpo a cuerpo entre Belloch y el presidente del PAR. Incluso, circula entre los populares la idea de que también a ellos les podría beneficiar la entrada en escena de Biel, ya que puede contribuir a movilizar a los votantes alineados con un espectro de centro- derecha. No obstante, en el PAR son conscientes de que deberán explicar muy bien a los electores la doble candidatura de Biel al Ayuntamiento y al Gobierno de Aragón, de la que no pretende apearse. El mensaje sería que esta fórmula zanjaría la guerra que desde hace décadas enfrenta al Ejecutivo autonómico y al Consistorio de la capital aragonesa.