Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
12 Nacional LA NEGOCIACIÓN GOBIERNO- ETA LOS PASOS DEL PROCESO LUNES 16 10 2006 ABC Gobierno y ETA siguen la hoja de ruta de Eguiguren para afrontar el proceso de paz El dirigente del PSE propone que la mesa de partidos debata sin límites la autodeterminación libro Los últimos españoles sin patria alude a la necesidad de abordar la negociación a través de dos mesas, como después recogió la oferta de Anoeta MADRID. El Ejecutivo de José Luis Rodríguez Zapatero y ETA aceptan como hoja de ruta para abordar el proceso de paz las tesis de Jesús Eguiguren recogidas en el epílogo Bases para un arreglo del libro Los últimos españoles sin patria (y sin libertad) que ya en 2003 proponía la constitución de dos mesas y una negociación sin limitaciones sobre la autodeterminación. En junio de 2005 el cabecilla etarra Josu Ternera y el presidente del PSE, Jesús Eguiguren, mantuvieron su primera reunión. Fue en Ginebra y a la cita acudió el terrorista con el libro del dirigente socialista bajo el brazo. El texto ya había estado sobre la mesa que el propio Eguiguren y el portavoz de Batasuna Arnaldo Otegi habían compartido antes en un caserío de la localidad guipuzcoana de Elgoibar. Las cuatro reuniones que, como mínimo, celebraron Ternera y Eguiguren a lo largo de 2005, en Ginebra y Oslo, han servido para que el Gobierno y ETA fueran diseñando el proceso de b En su paz que pasaba por el anuncio por parte de la banda de un alto el fuego permanente Algunas de las propuestas que hay en el libro ya están siendo planteadas en las fases preliminares del proceso. Incluso sus tesis aparecen reflejadas en la oferta de Anoeta que Batasuna presentó en 2004, así como en el plan Ibarretxe. Más aún, la alusión a un final permanente del uso de la violencia que aparece en el libro recuerda al alto el fuego permanente declarado por ETA el 22 de marzo. La hoja de ruta de Eguiguren ya avanzaba sobre la necesidad de que la negociación se desdoblara en dos foros: uno entre partidos para abordar la unidad territorial del País Vasco y Navarra y su autodeterminación, y otro entre el Gobierno y ETA para hablar de armas por presos Respecto a la mesa de partidos, Eguiguren precisa que es condición básica la ausencia de violencia En este foro multipartidista, del que se ha desmarcado el PP, las formaciones que lo integren podrán realizar los legítimos planteamientos que libremente consideren sin otras limitaciones. Además, los posibles acuerdos que se alcancen deberán ser asumidos por todos, con el compromiso de su defensa y las garantías de su aplicación Paralelamente a este foro, Eguigu- Patxi López, con Jesús Eguiguren, en un pleno del Parlamento vasco TELEPRESS Josu Ternera y Jesús Eguiguren se reunieron en al menos cuatro ocasiones a lo largo de 2005, en Ginebra y Oslo ren proponía poner en marcha la mesa en la que ETA y el Gobierno deberían hablar de la desaparición definitiva del terrorismo, y de hallar una salida para los presos y huidos etarras. Autodeterminación camuflada Según Eguiguren, la clave de la mesa de partidos es el debate sobre la autodeterminación. Para ello, avanza que los acuerdos que adopte este foro no podrán ser sometidos a limitaciones preestablecidas Por ello, es inevitable fijar distintas etapas. En su opinión, pueden abarcar desde el mantenimiento sin modificaciones del status quo actual, a la reforma y alteración de los marcos dentro de los procedimientos ordinarios, hasta el caso extremo de incluir el recurso a métodos de carácter extraordinario como los representados por una consulta que puede afectar al propio vínculo con el Estado Eguiguren utiliza toda esta terminología para camuflar la palabra autodeterminación. En su epílogo, incluso define cómo debería ser el reconocimiento, la regulación y el ejercicio de la autodeterminación, en caso de ser aprobada por la mesa de partidos. Sobre el reconocimiento de la autodeterminación, dado que afecta al conjunto del Estado, necesitará la previa concertación El socialista señala los diversos mecanismos para hacerla viable. En este sentido, subraya que pueden ir desde la admisión de facto del principio a la inclu (Pasa a la página 14) BASES PARA UN ARREGLO 1. Objetivos La forma de superar la situación de tragedia y sufrimiento que padece la sociedad vasca es el consenso de las distintas tradiciones políticas que integran el pluralismo vasco. 2. Violencia El objetivo de un futuro acordado y pacífico implica necesariamente un final permanente del uso de la violencia o del apoyo a ella. 3. Referéndum El derecho a decidir nuestro futuro, libre y democráticamente deberá ejercerse, por tanto, con el acuerdo y consentimiento de todos los componentes de nuestra sociedad, respetando los métodos democráticos, las reglas de juego y los derechos y libertades del ciudadano. 4. Mesa de partidos El diálogo multipartidista estará basado en los principios de consenso y respeto al pluralismo político que inspiran todo el proceso. Sin otras condiciones y límites, los distintos partidos podrán realizar los legítimos planteamientos que libremente consideren. Para adaptar los acuerdos a la legislación o competencias del Estado, se procederá al pacto y a la concertación entre las instituciones afectadas para adecuar o introducir las modificaciones necesarias que hagan compatibles la legislación general y los nuevos acuerdos. La aplicación de los acuerdos y decisiones políticas adoptadas a lo largo de todo el proceso se deberá llevar a cabo siguiendo los procedimientos previstos en el Estatuto de Guernica, la ley de Reintegración y Amejoramiento del Fuero de Navarra y la Constitución Española de 1978. Si la trascendencia del acuerdo o acuerdos lo hace necesario, se procederá a su ratificación mediante referéndum, que si afecta a cuestiones esenciales del sistema político, deberá tener un resultado positivo en cada uno de los ámbitos territoriales a que afecte. Autodeterminación. Los acuerdos no podrán ser sometidos a limitaciones preestablecidas. Por tanto, es inevitable establecer distintas fases. Desde el mantenimiento sin modificaciones del status quo a la reforma y alteración de los marcos dentro de los procedimientos ordinarios, hasta el caso extremo de incluir el recurso a métodos de carácter extraordinario como los representados por una consulta que puede afectar al propio vínculo con el Estado. El reconocimiento de la autodeterminación, en la medida que afecta al conjunto del Estado, necesitaría la previa concertación. Hay diversos mecanismos: desde la admisión de facto del principio a la inclusión legislativa o constitucional, o el recuso a las particularidades contenidas por la propia Constitución con respecto a los territorios forales en su Disposición Adicional y sus Disposiciones Derogatorias. Ello facilitaría el proceso, evitando complejos mecanismos de reforma constitucional. El ejercicio de la autodeterminación en ningún caso podrá llevarse a cabo de forma inmediata. Tendrá que ser poste- rior a la culminación de todo el proceso de paz, incluyendo el tiempo necesario para que se hayan curado las heridas. 5. Mesa Gobierno- ETA Paralelamente al proceso de diálogo, deberán ponerse en marcha los mecanismo necesarios para avanzar en las cuestiones de desaparición de cualquier organización armada, tratamiento de las personas en prisión o con causas judiciales pendientes. El acercamiento y agrupamiento de los presos es una cuestión a aplicar prácticamente desde el inicio. Se aprobaría, en el caso de que fuese necesario, una normativa legal para hacer posible estas medidas sobre condenado o con causas judiciales sin burla de ley ni ofensa a las víctimas. 6. Superar bloqueos La pasividad o el desacierto sobre desarme y presos puede bloquear el proceso. Los poderes del Estado y la organización afectada ETA deberán establecer los interlocutores adecuados.