Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
6 Opinión LUNES 16 10 2006 ABC EL OBSERVATORIO EN FIN LA ACTITUD DE LOS AMIGOS LA EUROPA DE LAS ETNIAS sión de la publicación en España de la extraña e inquieL crisol de razas (melting pot) es un mito. La ditante La vida nueva. Éramos sólo cinco comensales, un versidad étnica en una comunidad aumenta la aforo propicio para confesiones no estereotipadas. En desconfianza en su interior: en sus individuos su país, acababa de ganar las elecciones el islamista Erentre sí y en las relaciones de éstos con la autoridad. Y, dogan, y mientras la candidatura de Turquía a la Unión lejos de aumentar la riqueza de intercambios, conduce Europea provocaba los primeros desgarros entre los soa un mayor aislamiento. En presencia de la diversicios mayores del club, Occidente reclamaba al Gobierdad, nos agachamos... Actuamos como tortugas. Y no no turco una participación en la invasión de Irak sólo es que desconfiemos de personas que no son que ya se preparaba. Las relaciones entre Eurocomo nosotros; no confiamos ni en la gente que pa y su población musulmana, que se multiplicaparece como nosotros He aquí el lenguaje de lo ría exponencialmente con el ingreso de Turquía, políticamente incorrecto apuntando al corazón ocuparon, pues, buena parte de la conversación. de las doctrinas irenistas en materia de inmigraPamuk, de formación laica y liberal pero orgución. Pero quien sostiene lo anterior no es la últilloso de sus raíces orientales, no contemplaba las ma estrella rutilante en el firmamento de la xenoreservas que se manifestaban contra el ingreso fobia europea, el partido flamenco belga Vlaams EDUARDO de Turquía en la UE como aprensiones por un Belang; ni los viejos conocidos Le Pen o Jörg HaiSAN MARTÍN eventual choque cultural o religioso, en el que no der. Se trata, por el contrario, de las conclusiocreía a pesar de las señales de alarma que comenzaban nes de una investigación dirigida por Robert Putnam, a emitir diversas comunidades musulmanas en algude la Universidad de Harvard. nos países de Europa. Para el flamante premio Nobel, Putnam, uno de los más influyentes científicos socialas razones de una posible exclusión de Turquía eran de les del mundo, ya denunció en el año 2000, en su polémicarácter económico e institucional. Si su país fuera fico Bowling alone, la atomización de la sociedad contemnalmente admitido en un fecha cercana a 2020, se conporánea y el riesgo de comunidades futuras mucho más vertiría en el país más poblado de la Unión y jugaría desintegradas. Desde entonces, ha sido invitado a explidesde el primer momento en su primera división. Aporcarse en lugares como Camp David, Downing Street o el taría, por otra parte, unos 25 millones de parados y una palacio de Buckingham. Tan sorprendido quedó con los renta diez veces inferior a la media europea. Ningún resultados de su última investigación que decidió aplamecanismo institucional, ni siquiera el previsto en la zar su publicación hasta desarrollar propuestas que moribunda Constitución europea, resistiría un embate compensen los efectos negativos de la diversidad sesemejante. gún confesaba la semana pasada al diario británico FiTrasladada esa argumentación a las relaciones intranancial Times. comunitarias, el problema no residiría tanto en las difeMe encontraba dando vueltas a la sorprendente pararencias étnicas o culturales de los componentes de una doja contenida en el estudio del profesor americano, y comunidad como en sus distintos niveles de renta o de las consecuencias en una Europa irremediablemente formación. Probablemente ni Putnam ni Pamuk tenmultirracial si sus teorías resultaran ciertas, cuando se gan toda la razón, pero, puestos a escoger, uno se quedaproducía la noticia de la concesión del Nobel de Literaría antes con los argumentos intuitivos del poeta que tura al escritor turco Orhan Pamuk. Tuve el privilegio con la sociometría sofisticada del estudioso. de compartir mesa con él en noviembre de 2002, con oca- A TRIBUYEN a Pío Cabanillas aquello de nose sabe quién, pero ganaremos y cuenta otro Pío (Baroja esta vez) la anécdota de aquel médico que respondió a las monjas que atendía- -y que tras el triunfo del Frente Popular preguntaban qué había pasado- -diciendo ya ven, hermanas, ayer pensaba que íbamos a ganar las derechas y esta mañana ha resultado que hemos ganado las izquierdas Este curioso modo de poner buena cara ante los acontecimientos va a resultar imposible con el famoso proceso Más bien al contrario. Si se frustra y ETA vuelve a las andadas- -aunque nunca ha estado quieta- malo. Si sigue como hasta ahora se dibuja, malo también, porGERMÁN que la estrategia se ha esYANKE tablecido para diseñar las condiciones en que ETA y Batasuna se encuentren cómodas (todo ello con una suerte de disimulos acumulados) y no para asegurar, sin terrorismo y violencia, las condiciones democráticas que los españoles se han dado a sí mismos. ¿Qué esperamos? Cesiones para mantener vivo el proceso atrabiliarias mesas al margen del diálogo institucional parlamentario, desigualdad entre los ciudadanos para compensar el alto el fuego aproximaciones a una concepción étnica de la política, aunque se maquille con la igualmente absurda y totalitaria voluntad mayoritaria del pueblo vasco legalizaciones sin exigir una actitud moralmente solvente ante la violencia, etcétera. El pasado sábado, con motivo del centenario de Hannah Arendt, la cadena franco- alemana Arte emitió algunas de las entrevistas concedidas por la pensadora al final de su vida. En una de ellas, rememorando el triunfo electoral de Hitler en Alemania, Arendt explicaba que el juicio sobre los nazis no cambió al ganar las elecciones- -ya sabía antes que eran los enemigos de la libertad- pero si evidencióun problemamoral: cuál era e iba a seguir siendo la actitud de los amigos. ¿Cederían? ¿Seguirían luchando contra el enemigo? ¿Callarían? Salvando las distancias (entre las que no está, por cierto, la pertenencia de unos y otros a las doctrinas totalitarias) el proceso aún triunfante, no convertirá en demócratas a los terroristas de ETA y sus partidarios. Lo sabemos, pase lo que pase, y lo vienen demostrando incluso en su versión más dialogante que no es otra cosa que una apariencia estratégica y que no implica modificación alguna de su vieja doctrina. El nuevo drama es que, por lo que sabemos, lo que en el mejor de los casos podemos esperar de algunos amigos, los que están ahora en el Gobierno, es que, ante las reclamaciones de Batasuna y ETA, den con fórmulas lo suficientemente ambiguas, es decir, que eviten el escándalo pero que no impidan la cesión. Lo que sabemos es que, más allá de la voluntad de arrumbar al PP, pretende así construir el futuro del País Vasco sobre pivotes entre los que está Batasuna, que nunca ha dejado de ser enemiga de la libertad. E -Iniciamos nuestra tertulia política. Aquí un contertulio que se proclama independiente, y acá otro al que, según los oyentes, también se le nota para quién barre.