Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC DOMINGO 15 10 2006 Economía 77 MERCADOS Suspender la cotización, arma de la CNMV contra la información privilegiada El supervisor consigue así liberar información valiosa para el mercado b Un estudio realizado por un sub- director de la CNMV afirma que en materia de suspensiones la actuación del supervisor puede mejorar en determinados aspectos ABC MADRID. Cómo detectar la información privilegiada y cómo evitarla ha traído, y sigue trayendo de cabeza, a los reguladores y supervisores de los mercados de valores de todo el mundo. La subida o caída de precio de forma desproporcionada o el brusco aumento de la contratación de un valor suelen ser indicios de que alguien tiene información privilegiada y que además se está aprovechando de ella para enriquecerse. Una de las armas que tienen los supervisores para combatir la información privilegiada, además de la posterior sanción en el difícil caso de que se pueda demostrar, es, al primer indicio, suspender la cotización por el tiempo suficiente para que esa información pueda ser difundida y llegue a todos los rincones del mercado. En este sentido, Elías López Blanco, subdirector de estudios de la CNMV, ha realizado un estudio para valorar la eficacia de las suspensiones temporales de cotización en la difusión de información relevante Para ello, López Blanco ha utilizado los datos de los valores cotizados en el Sistema de Interconexión Bursátil (SIBE) durante el período 2000- 2005. El estudio analiza el comportamiento de los precios de cierre y los volúmenes negociados en torno al periodo de suspensión. Los resultados de la comparación de las estadísticas avalan que las suspensiones liberan información valiosa para el mercado y que los precios recuperan rápidamente su comportamiento normal tras el levantamiento de la suspensión, mientras que los volúmenes lo hacen de manera más lenta. El análisis del comportamiento de los precios en las sesiones precedentes a la suspensión sólo proporciona indicios de anticipación de las noticias en el ámbito de las suspensiones relacionadas con el lanzamiento de opas. siempre y cuando no se trate de opas de exclusión. Esos indicios se suelen concentrar en las dos sesiones previas a la suspensión. Por el contrario, el análisis de los volúmenes negociados permite adelantar, con mayor generalidad y anticipación, niveles de contratación que sean anormalmente elevados en el comportamiento habitual de un valor. En cuanto a la duración, el estudio resalta el esfuerzo de la CNMV para reducir el tiempo que está suspendido un valor. Entre las conclusiones, el experto de la CNMV señala que la información liberada con la suspensión es relevante para el mercado y se incorpora con rapidez a los precios Donde más se aprecia es en la primera sesión tras el levantamiento de la suspensión, en la que los precios varían significativamente en uno u otro sentido dependiendo del signo de la noticia. Las noticias positivas suelen generar reacciones superiores tanto en precios como en volúmenes que las negativas. La reacción más intensa se produce cuando se lanza una opa. Los resultados del estudio destacan la eficacia de las suspensiones de negociación, que se han apoyado en la existencia de información pendiente de difusión valiosa para el mercado. Pero el autor también se muestra crítico con la CNMV y afirma que en materia de suspensiones la actuación del supervisor puede mejorar en determinados aspectos. Uno de ellos es el retraso que se produce en las suspensiones en anuncios de lanzamientos de opas. No parece razonable que la suspen- sión se demore hasta dos sesiones desde los primeros indicios Para solucionar o paliar ese problema el estudio apunta, como requisito necesario para actuar con celeridad, el poder disponer de herramientas estadísticas adecuadas para detectar precios o volúmenes inusuales. El establecimiento de límites a la duración del periodo de suspensión es otra de las mejoras que propone el estudio. El establecimiento de límites legales impondría una mayor disciplina al organismo regulador que la mera formulación de previsiones, como hace la CNMV desde hace algún tiempo, y también reduciría la incertidumbre que existe actualmente. Finalmente, propone que se establezca un criterio uniforme y público sobre la duración de las suspensiones una vez que se hace pública la información que la origina. Manuel Conthe, presidente de la CNMV FRANCISCO SECO ENRIQUE SERBETO EL INVIERNO QUE VIENE DE RUSIA C ómo se nota que se acerca el invierno. La discusión sobre los suministros de gas ha vuelto a toda potencia y esta semana que viene, los Veinticinco celebran un Consejo Europeo en Finlandia y han invitado a cenar al presidente ruso, Vladimir Putin para asegurarse que este año no le cortará la calefacción a los ucranianos ni nos dejará sin gas a nosotros. Hay una gran diferencia con la situación del año pasado, y es el acuerdo que ha firmado Putin con la canciller Merkel para hacer de Alemania una especie de almacén mayorista de distribución de gas, pero eso está lejos de satisfacer al dirigente ruso. Lo que Putin quiere es que le dejen entrar en el capital de las empresas que distribuyen el gas que él produce, como el agricultor que se indigna al ver el precio de sus tomates en el supermercado y que se da cuenta que el mejor margen se lo han quedado los intermediarios. Además de productor, Putin quiere ser intermediario, porque así controlaría no solo el gas que Rusia nos envía de Siberia, sino cualquier otro que entre en el mercado europeo y se ganaría unos duros hasta con el de la competencia. Ya que no podrá ser nunca miembro de la Unión, Rusia está decidida a ser la gobernanta energética de Europa y Putin quiere ejercer ese papel a toda costa. La alianza que sellaron discretamente este mes de agosto la rusa Gazprom con la argelina Sonatrach es la pinza que le faltaba al Kremlin para subir un escalón más en la pirámide del control energético. Un tercio Gazprom, otro tercio Sonatrach, el sesen- ta por ciento del gas que necesita Europa pasa por esta coalición de productores de la que no sabemos nada. Da miedo pensar que se les ocurra ahora formar un tripartito con Irán, otro de los grandes productores mundiales. Hace un año, cuando Putin amenazaba con buscarse clientes en Asia si no podía invertir sus beneficios en compañías energéticas europeas, un portavoz de la Comisión le respondió más o menos: ¡que pruebe. También nosotros podemos buscar otros suministradores! Pues bien, según donde vayamos a buscarlos, nos encontraremos también a Putin. ¡Sorpresa! Después de los últimos acontecimientos crece la inquietud ante la deriva que está siguiendo esta Rusia gobernada según los métodos que su presidente aprendió en sus años de agente del KGB. El panorama no es bueno para los rusos ni para los europeos. Dicen que en las últimas semanas en Rusia se ha producido una misteriosa compra masiva de euros, cuya cifra me resisto a citar por no parecer insensato. ¿Ustedes creen que podemos esperar tranquilos el invierno?