Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC DOMINGO 15 10 2006 Cultura XXV EDICIÓN DE LOS PREMIOS PRÍNCIPE DE ASTURIAS 55 JOHN FAHEY Presidente y consejero delegado de National Geographic Nuestra misión es que la gente cuide el planeta Ciudad prohibida consigue introducir las cámaras de National Geographic dentro de los muros más reservados del imperio chino en una colaboración especial con el canal CCTV John Fahey irradia cordialidad y sentido del humor, pero no esconde su preocupación por conseguir que la gente tenga más cuidado con el medio ambiente. Su meta no es influir en los gobiernos, sino en la población mundial F. M. B. La Rusia de los zares nos llega gracias a las imágenes tomadas en 1913 por Gilbert H. Grosvenor, primer fotógrafo de la revista NG y su director entre 1903 y 1954 trella. Estamos metidos en todo. Aunque no existe un plan de negocios claro, es mejor llegar antes que esperar a que el tren se escape comenta Robert Hernández. En el futuro tendrán gran importancia las descargas de material. Ya se pueden bajar cosas de nuestra web y consultarlas en los iPod. En dos meses en la tienda de iTunes ya colocamos cosas en la lista de las diez mejores en Estados Unidos Hernández destaca que también experimentan de constantemente. Lo último ha sido una serie radiofónica de cuentos de dos minutos sobre grandes expediciones. Tenemos más de 250 exploradores, fotógrafos y científicos en todo el mundo y podemos tener en directo muchísimo material. No estará tan bien terminado como otros productos, pero su interés es indudable NG lo vende casi todo. Sus mapas son piezas cotizadas. El más grande mide 1,8 por 2,4 metros y cuesta 99 dólares. Se actualiza dos veces al año, pese a lo cual es fácil advertir alguna imprecisión, como el emplazamiento de Pamplona, demasiado al norte. Con los topónimos también ocurre algo curioso. Escriben Spain y Seville, pero utilizan A Coruña. Las ciudades pequeñas las ponemos en su propia lengua explica David B. Miller, responsable de Cartografía. Admitimos esa pequeña contradicción. Es un reto permanente Los retos del futuro Su presidente, John Fahey, considera que la Sociedad ha superado todos sus retos pero Suissa analiza más en detalle las últimas barreras por traspasar. Hay dos motivos para no conseguir un proyecto reflexiona. O es demasiado caro o no sabemos cómo resolver sus dificultades. La nanotecnología es un buen ejemplo. Puede ser apasionante, pero no imagino cómo llevar eso a un programa de televisión. La física es difícil de comunicar, al igual que la investigación espacial. ¿Cómo explicar bien los agujeros negros? Quizá sean nuestros próximos retos WASHINGTON. ¿Cómo valora el premio Príncipe de Asturias? -Es para nosotros un honor recibirlo. Somos absolutamente conscientes del reconocimiento que supone. ¿Hasta qué punto son importantes los beneficios para una sociedad sin ánimo de lucro? -Son fundamentales. Sin ellos no podemos hacer lo que queremos: explorar, investigar, educar. Somos unos privilegiados, porque tenemos medios de comunicación que nos permiten compartir nuestras misiones y al mismo tiempo generar ingresos para afrontar nuevos retos. -Su mayor preocupación parece el medio ambiente. ¿Estamos en un momento crítico? -Trato de no ser demasiado negativo sobre el futuro, aunque es difícil. Hay muchas amenazas, entre ellas el ser humano. En el mundo desarrollado ya hemos visto en qué se traducen, pero el resto también crece y sus individuos quieren más coches, aprovechar sus oportunidades. No faltan evidencias que sugieren que estamos en un momento crítico, pero también siento que la gente empieza a reconocer el peligro de manera seria y a ser más responsable. -Quizás demasiado tarde. -Quizás, pero tenía que llegar en algún momento. China es un buen ejemplo. Son mil millones de nuevos consumidores y quieren electricidad y todo eso. Por otro lado, su Gobierno entiende el problema y busca soluciones energéticas, más allá de las fuentes tradicionales. Es un problema, pero la gente se da cuenta por fin de que está en sus manos hacer algo. -La Sociedad, a través de sus múltiples ramas, trata toda clase de asuntos: ciencia, historia, naturaleza, religión e incluso el mundo del crimen. ¿Dónde está el límite? -El tema de la mafia me incomoda (bromea) Nuestro territorio son las historias sobre el mundo, su geografía, la ciencia, su gente. No considero el crimen una parte importante, aunque reconozco que en nuestro canal de televisión lo tratamos de forma ocasional, pero creo que se verá menos en el futuro. Los programas también deben despertar interés. Tenemos que encontrar el equilibrio. ¿Hacia dónde se encamina NG? -Nuestra razón de ser hace veinte años probablemente no era la mis- John Fahey ma, por lo que nos planteamos cómo debería ser la Sociedad, respetando su historia, la visión de sus fundadores y sus tradiciones. La misión original era incrementar y difundir el conocimiento geográfico. Y sigue vigente, según definamos la palabra geográfico. Lo más importante hoy es lograr que la gente cuide del planeta. Nuestra nueva declaración de intenciones es inspirar a la humanidad para que lo proteja. No debemos hacernos más fuertes como organización ni presionar para que los Gobiernos cambien sus políticas, sino contar historias para que la gente, de algún modo, se ocupe del medio ambiente. ¿Es posible la neutralidad? -Es difícil hacer nuestro trabajo desde esa perspectiva, pero es fácil entender que NG intenta hacer cosas que, incluso intentando evitarlo, reflejan un punto de vista político. A veces nos supera, pero creemos que la ciencia nos guía. Nos basamos en los hechos hasta donde es posible. Y creo que funciona bien. Otras organizaciones ecologistas se enfrentan a los Gobiernos y están muy celosos, porque con su postura han perdido una oportunidad de hacer llegar su mensaje como hacemos nosotros. ¿Han tenido problemas con algún Gobierno? -No, creo que merecemos el respeto de la mayoría. Debo añadir que en alguna historia sobre algún asunto determinado en ocasiones escuchamos la queja de algún político. En Oriente Medio, por ejemplo, es imposible contentar a todos.