Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC DOMINGO 15 10 2006 51 Entrevista con John Fahey, presidente de National Geographic, premio Príncipe de Asturias David Irving, historiador británico que niega el Holocausto, fue juzgado y condenado en Viena en febrero de 2006 EPA Alemania y Austria, ninguna broma con el pasado R. VILLAPADIERNA CORRESPONSAL BERLÍN. Negar la historia alemana es penalizable y hay escaso margen para la broma: está inscrito en la propia ley fundamental alemana. El marco jurídico asume el genocidio del pueblo judío, su internamiento en campos y exterminio, como un hecho histórico y, quien lo negara, minimizara o defendiera comete un delito perseguible de oficio. Hasta 1994, la negación del Holocausto sólo era denunciable por particulares que se sintiesen insultados, pero no suscitaba la inmediata actuación de la fiscalía del Estado. En la vecina Austria, donde recientemente fue detenido el historiador británico David Irving, el negacionismo del Holocausto acarrea penas de prisión de hasta 20 años. En privado, incluso, bromas y chistes sobre judíos encuentran un eco gélido y tampoco son bien recibidos aquéllos sobre otras razas. Un primer intento de realizar una simple comedia sobre Hitler ha sido acogido con controversia por forzar los límites de la gravedad del personaje. Asimismo actitudes xenófobas como, por ejemplo, la denigración de un pueblo, está castigada por el artículo 130 de la Constitución con 5 años de cárcel y multa. La justificación del régimen nacional- socialista o su defensa acarrea en Alemania una condena de La Legión desfila por Oviedo tras los sucesos de octubre de 1934 ABC Los revisionistas de la historia española sitúan el comienzo de la Guerra Civil en la Revolución de Asturias Revisar la Guerra Civil Española Por último, pasemos del negacionismo al revisionismo y aterricemos en España donde, a lo largo de los últimos años, un grupo de historiadores no académicos, entre los que destacan el antiguo militante del Grapo Pío Moa y el prolífico escritor y periodista César Vidal, se han dedicado a corregir la historia de la Guerra Civil. El núcleo fundamental de sus teorías señala que el conflicto no comen- zó el 18 de julio de 1936 con el alzamiento militar encabezado por los generales Sanjurgo, Mola y Franco, sino en octubre de 1934, cuando se produjo la Revolución de Asturias apoyada por socialistas, independentistas catalanes y anarquistas, sucesos que provocaron la proclamación del Estado Catalán y que no prosperaron en el resto de España. En realidad, estos historiadores buscan justificar el golpe y la dictadura argumentando que la guerra era inevitable dada la inminencia de una Revolución comunista y el deterioro de la convivencia, ideas defendidas oficialmente por el franquismo. En fin, los excesos de la llamada recuperación de la memoria histórica también limitan con otro revisionismo que enturbia la comprensión de nuestro pasado y podría afectar a la convivencia. 3 años. Desde el endurecimiento del 130, las concentraciones nostálgicas de extrema la derecha en memoriales y lugares de culto de la historia nazi pueden ser atajadas e ilegalizadas por el juez. La República Federal asume como prioridad de su política exterior la protección del Estado de Israel y está comprometida en la refundación en lo posible de la antigua comunidad hebrea de la preguerra. La rigurosa aplicación de leyes y las apenas nulas expcepciones producen casos no obstante extraños, como la condena en Stuttgart del vendedor por internet de camisetas antinazis Nix gut porque mostraban la cruz gamada, aunque fuese para denunciarla. La argumentación del fiscal general, Bernhard Häussler, perseguía hacer desaparecer del uso y la vida pública tales símbolos, considerados enemigos de la Constitución aunque fuesen modificados o ridiculizados y al margen de la intención original de su creador, a fin de evitar lo que considera una nueva proliferación de éstos, atendiendo al motivo que fuese, y sin encontrarse en relación con una condena evidente del nazismo a los ojos de visitantes extranjeros que reconocen antes el símbolo que el texto. La líder verde Claudia Roth, que ha llevado pins con tales símbolos tachados, se encuentra perpleja ante la posibilidad de ser encausada.