Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
40 Madrid DOMINGO 15 10 2006 ABC MADRID UNA Y MEDIA RIQUEZA JESÚS HIGUERAS ESTEBAN La solidaridad de los universitarios madrileños se decanta por el medio ambiente y la protección de las especies en extinción. Sin embargo, no valoran la ejemplaridad, la austeridad o todo aquello que conlleve compromiso personal, según el Observatorio Juvenil 2006 odos nos conmovemos ante esta escena del joven rico que desea llegar más lejos en la vida y estar cerca del Señor. Maestro ¿qué tengo que hacer para heredar la vida eterna? Y así Jesús ve que es un joven que desde pequeño cumple los mandatos, pero le falta algo más. Le falta vender lo que tiene, darle el dinero a los pobres y seguirle. Ante estas palabras, el joven se marchó triste, porque era muy rico y Jesús da esa enseñanza válida para todos los siglos, que no son las riquezas, la cantidad de bienes materiales que tenemos, sino que la riqueza consiste en poner la confianza en el dinero, es decir, en las cosas materiales. No es más pobre el que menos tiene, sino que es más pobre el que sabe que todo es un regalo de Dios y que nuestra seguridad, bienestar y felicidad, no dependen de las cosas materiales que nos rodean, ni siquiera de las circunstancias de la vida, sino que nuestra felicidad es un manantial que brota del corazón cuando uno sabe lo que tiene que hacer en la vida. El hombre no es feliz por lo que tiene, es feliz por lo que da y a veces no tendremos muchas cosas materiales que dar, pero nuestro corazón está lleno de riquezas espirituales que tenemos que saber descubrirlas y querer entregarlas. El pobre en el espíritu es aquél que lo da todo, porque sabe que todo lo ha recibido y este es el secreto de la felicidad. El joven se marchó triste porque no quería dar sus bienes, ni los materiales ni los espirituales, él solo quería recibir. Buscaba su propia perfección y se olvidaba de la perfección de los demás. El que no sabe ser feliz hoy con lo que es o lo que tiene, no lo va a ser mañana con lo que espera tener o lo que espera ser, porque la felicidad no es cuestión de tiempo ni de circunstancias, seré feliz cuando me case o tenga hijos o cuando tenga más dinero y eso no es verdad. Tú puedes ser feliz hoy si sabes que has gastado tu vida en el amor, si sabes que te estás entregando a los demás, si sabes que estás enriqueciendo el corazón de los hombres, porque tú recibes esa riqueza del único que es rico, que es Dios. En el fondo de muchas tristezas que tenemos a veces los hombres, hay mucha búsqueda de nosotros mismos y poca búsqueda de los demás. La mejor receta para evitar las tristezas del corazón, es estar pendientes de los otros, salir a su encuentro y darle lo poco o lo mucho que somos y que tenemos, no tanto en lo material, sino sobre todo en el sentido más bonito del corazón humano. Aprendamos todos la lección y pidámosle al Señor Jesús que no nos pase como a este joven, que queremos ser buenos, sí, pero a nuestro estilo y con nuestras condiciones. Que queramos vender todo lo que tengamos y dárselo a los pobres, para tener un tesoro en el Cielo. T La solidaridad de los universitarios madrileños se tiñe de verde TEXTO: M. ASENJO FOTO: DANIEL G. LÓPEZ MADRID. La naturaleza se degrada y la flora y fauna ven destruido su hábitat natural por la explotación abusiva del hombre. Tal vez este fenómeno explique la respuesta de los universitarios madrileños sobre sus preferencias de voluntariado. Así, el 26,6 fija en el medio ambiente y los animales en extinción su compromiso solidario. Son conclusiones del Observatorio Juvenil 2006, un estudio realizado con 1.542 encuestas que ha coordinado la ONG Cooperación Internacional bajo la dirección del catedrático de la Universidad San Pablo- CEU, Antonio Franco, y en la que han colaborado diversos organismos. Como no podía ser menos, en un lugar destacado de la solidaridad universitaria se sitúa la enseñanza, tarea preferida por el 21,5 A mayor distancia- -probablemente porque exige más compromiso y más esfuerzo, valores poco apreciados en las encuestas- -aparece la atención a discapacitados psíquicos y físicos (15,3 y la colaboración en trabajos sanitarios (13,1 Las razones de su dedicación al voluntariado también son diversas. Un 62,8 considera que es un instrumento indispensable para atender grupos sociales plenamente desatendidos, un 48,5 %lo ve como una acción motivada por un valor ético, un 22 como un instrumento indispensable para construir un mundo más solidario y un 21,3 %lo interpreta como un medio para mejorar la sociedad. Los motivos que mueven a los jóvenes a realizar trabajos altruistas han variado con relación al anterior estudio. Este año considerar el voluntariado como una labor importante y útil ha sustituido al compromiso social, argumento más empleado en 2005. En relación con las áreas que reclaman ayuda más urgente, los universitarios coinciden con el sentir popular: África llama a cinco de cada diez. A mayor distancia (poco más del 13 aparece el cono sur del continente americano. Sólo uno de cada diez se decanta por Europa occidental. La limpieza de las costas tras el Prestige fue un ejemplo de voluntariado juvenil Los valores con los que los jóvenes se sienten más identificados son el respeto, la honradez y la sinceridad la confidencialidad y la dedicación a los demás son valores poco significativos. Y la ejemplaridad es el más prescindible: sólo el 2,8 %l a estima. Los valores personales con los que los jóvenes se sienten identificados, además de la honradez y la sinceridad, son la libertad (14 y la responsabilidad (13,6 Entre los menos apreciados aparecen la austeridad (0,9 y la imparcialidad (2,9 lo que, en opinión de los responsables del estudio, constata que los jóvenes tienen preferencia hacia los valores que no suponen actuación personal, sino mera actitud de comportamiento El Observatorio no destaca que exista asociación entre el sexo de los jóvenes encuestados y su elección de los valores como accesibilidad, confidencialidad, dedicación a los demás y solidaridad. Por el contrario, sí existe cierto grado de asociación en no discriminación (un 7,6 más de mujeres) en el respeto al medio ambiente (un 4,1 más de hombres) y el respeto a los demás (un 5,4 más de mujeres) Esta asociación es mucho más clara al valorar la credibilidad y la ejemplaridad puesto que son características más apreciadas por hombres que por mujeres. También es evidente la existencia de asociación en la tolerancia, que es más preferido por las mujeres como valor social del ser humano. Los jóvenes se muestran conformes con el tiempo libre del que disponen, aunque argumentan su falta para no realizar labores de voluntariado. Un 17 expresa la necesidad de más horas para sí mismos. La percepción de sus relaciones con los compañeros es bastante buena en general, aunque un 14 muestra cierto descontento con el comportamiento de aquellos. En general, se detecta satisfacción por las relaciones de los jóvenes con sus familias y muy especialmente en la conducta de la familia hacia ellos. Alcohol y estupefacientes Este año, el Observatorio juvenil incorpora un apartado sobre el alcohol y los estupefacientes, que ratifican otros estudios similares realizados en la población juvenil. Así, un 42,7 de los encuestados asegura consumir alcohol los fines de semana, un 39,7 dice hacerlo esporádicamente, mientras que un 11,4 manifiesta no tomarlo nunca. Por contra, un 3,7 consume bebidas alcohólicas la mayoría de los días. El 12,9 reconoce el consumo de estupefacientes. De éstos, un 3 %lo s toma diariamente, un 2,1 la mayoría de los días un 2,5 los fines de semana y un 6,4 esporádicamente Respeto a los demás El Observatorio Juvenil 2006 también recoge los valores sociales y personales significativos para los universitarios madrileños. El 20,9 considera el respeto a los demás como imprescindible en el comportamiento humano; el 19,8 %o pta por la honradez, mientras que el 18,4 destaca la sinceridad. La tolerancia, la accesibilidad y la no discriminación también aparecen reflejados en esas valoraciones. Por el contrario, y en contraste, con las preferencias solidarias confesadas por los universitarios, la credibilidad,