Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
26 DOMINGO 15 10 2006 ABC Internacional Mujeres musulmanas protestaban ayer en Blackburn (noroeste de Inglaterra) por las cortapisas legales y sociales al uso del velo islámico AFP British Airways suspende a una empleada por su negativa a quitarse un crucifijo Políticos y asociaciones defienden a la trabajadora, que estará 15 días sin empleo ni sueldo b Una maestra musulmana ha sido despedida en el Reino Unido por dar clases de lengua con la cara cubierta, por dificultar así el aprendizaje de los alumnos EMILI J. BLASCO. CORRESPONSAL LONDRES. La compañía aérea de bandera en el Reino Unido, British Airways, permite que sus empleadas musulmanas lleven el tradicional velo islámico, y que su personal masculino de origen sij luzca el típico turbante que caracteriza a esta comunidad originaria de la India, pero en cambio no admite que alguien de religión cristiana pueda llevar un pequeño crucifijo al cuello, porque ello contraviene las normas de la compañía sobre el respeto a las otras religiones. El caso del despido temporal de Nadia Weida, cristiana de rito copto, ha venido a avivar el debate que se mantiene en el Reino Unido sobre el velo islámico y sobre las normas que deben regir la sociedad del multiculturalismo. Weida, de 55 años, fue enviada a casa durante quince días, sin percepción de sueldo, por su negativa el mes pasado a quitarse la pequeña cruz que llevaba en una cadena colgada del cuello, o a ocultarlo bajo su ropa. No voy a esconder mi fe en Jesucristo. Aquí sólo a los cristianos se les prohíbe expresar su fe. Soy una leal empleada de British Airways, pero estoy por los derechos de todos los ciudadanos ha declarado al Daily Mail Nadia Weida, que lleva siete años en la compañía y trabaja en un mostrador de esta línea aérea en el aeropuerto londinense de Heathrow. Diversas asociaciones cristianas y varios diputados han salido en defensa de la empleada. Por su parte, un portavoz de British Airways ha confirmado la actual situación laboral de Weida, pero sin querer pronunciarse al respecto. En esta guerra de velos y de crucifijos, también resulta llamativo el caso de Fiona Bruce, una de las presentadoras más populares de los telediarios de la cadena BBC, que voluntariamente ha preferido no lucir una pequeña cruz ante las cámaras para evitar que se la controversia religiosa en el Reino Unido. La BBC, por su parte, ha aclarado que no ha impuesto al respecto norma alguna a sus periodistas. La idea de que los cristianos deben renunciar a las señas externas de su fe, mientras que los musulmanes tienen plena libertad para ello, queda rubricada por la noticia de que una nueva escuela islámica de Leicester afrontará la obligación de abrir el 10 por ciento de sus plazas a alumnos no musulmanes, con la exigencia de que también las estudiantes de otras confesiones religiones lleven el velo islámico. la dirección del centro, esto hacía difícil el aprendizaje de los alumnos que no podían seguir los movimientos de los labios para captar mejor la pronunciación. Una cuestión pedagógica Tanto esta escuela, vinculada a la Iglesia de Inglaterra, como las autoridades locales, de las que depende el centro escolar, han advertido de que la decisión de despedir a Azmi no tiene nada que ver con la religión, sino con la pedagogía. La escuela cuenta con 529 alumnos de entre 7 y 11 años, la mayoría de ellos procedentes de familias de origen indio y paquistaní y con serios problemas en el uso del inglés. También el Consejo Musulmán Británico y el diputado de la zona en que está radicada la escuela, el laborista musulmán Shahid Malik, consideran que la maestra debería quitarse el velo islámico de la cara cuando da clases con el fin de que su alumnado infantil pueda seguir mejor la pronunciación del idioma. Además de que la legislación no prohíbe que el profesorado lleve velo, Aishah Azmi aduce en su defensa que nin- Imponer un uniforme La directora del centro escolar ha justificado esta decisión señalando que se trata sólo de imponer un uniforme a las alumnas, como habitualmente hacen en relación a otras prendas muchos colegios del país. Por otra parte, los tribunales van a tener que decidir en las próximas semanas sobre el caso de Aishah Azmi, una profesora de 24 años de edad, que ha sido despedida por una escuela del norte de Inglaterra porque daba clases de lengua inglesa llevando un velo completo que le cubría la cara. Según