Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC DOMINGO 15 10 2006 Nacional 15 ELECCIONES CATALANAS LAS ESTRATEGIAS La bronca y el todos contra todos se adueñan de la primera campaña sin lenguaje victimista Duran Lleida se desmarca del DVD de Artur Mas y le pide que se centre en sus propias propuestas b Las agresiones al PP, la distribu- ción de un DVD contra el tripartito, la negativa de CiU a debatir en castellano y un peculiar sondeo de la Generalitat marcan la carrera hacia el 1- N MARÍA ANTONIA PRIETO BARCELONA. Nada hacía presagiar, hace sólo dos semanas, que la campaña que desembocará en las elecciones autonómicas del 1 de noviembre arrancaría en medio de un ambiente tan enrarecido, de la misma forma que nadie imaginaba, hace tres años, que CiU- -unas siglas que se dieron por finiquitadas tras el pacto del Tinell- -se convertiría en el centro de todas las iras, con permiso del PP, cuyos dirigentes han soportado estos días algo más que simbólicas embestidas electoralistas. La agresión que sufrieron en Martorell el secretario general de los populares, Ángel Acebes, y el candidato a la Generalitat, Josep Piqué, y la constatación de que las juventudes locales del PSC estaban detrás de la algarada, pudo hacer saltar por los aires la campaña del socialista Montilla. Sólo su rápida actuación- -aplaudida por Piqué- -al cesar al dirigente juvenil que organizó la protesta permitió destensar la situación, si bien es cierto que todos los partidos catalanes han intentado, a posteriori, que la agresión de Martorell se volviera en contra de los populares, al exigir el cese del secretario de Organización del PP que repelió el ataque de un manifestante. La reacción más sorprendente ha sido la del secretario general de CiU, Duran Lleida, quien ha llegado a llamar bobos e imbéciles a quienes insultan a los populares, arguyendo que el PP obtiene rentabilidad electoral de estos ataques. Artur Mas, que parte con ventaja en las encuestas, en la presentación de la candidatura de Convergencia i Unió infiel -se manifiesta de una forma especialmente cruda en Cataluña, donde miles de electores cambian su voto de convocatoria en convocatoria provocando curiosas traslaciones. Pensando en ese voto y en los 400.000 abstencionistas del cinturón industrial, los aparatos de los partidos han recurrido a viejas tácticas de guerra sucia. Abrió el fuego el candidato de los socialistas catalanes, José Montilla, quien tendió una trampa a su rival de CiU, Artur Mas, al ofrecerle dos cara a cara uno en catalán en TV 3, y otro en castellano en una cadena nacional. Artur Mas aún no ha sabido explicar por qué rechaza el debate en castellano. EFE El DVD de la polémica Claro que el millón de copias que desde hoy circulan por Cataluña del documental ConfidencialCat -un DVD distribuido por CiU que repasa los episodios más oscuros del tripartito- -ha equilibrado el duelo mediático. El precio a pagar, sin embargo, puede ser excesivamente elevado. Todos los partidos, incluida Unió, han condenado el Una experiencia inédita Aunque la campaña que arranca esta medianoche parece que irá por otros derroteros, durante los primeros días de precampaña los catalanes tuvieron la oportunidad de vivir una experiencia inédita. Por primera vez en 25 años, los políticos prometían gafas y audífonos gratis para los jubilados; dentistas y podólogos para todos; 1.000 euros a las familias por el nacimiento de cada hijo y 4.000 a partir del tercero; la posibilidad de desgravar acreditando el conocimiento de un tercer idioma y hasta la compra del 20 por ciento de la hipoteca a los menores de 35 años. La entrada en vigor del nuevo Estatuto de autonomía había invalidado el discurso victimista y reivindicativo y en Cataluña se instaló, durante algunos días, un ambiente de normalidad electoral. Hasta que los asesores de los candidatos detectaron que por ese camino nadie invadía terreno de nadie. El denominado voto transversal- -más comúnmente conocido como NOTAS AL MARGEN XAVIER PERICAY EL RELATIVISMO EN CAMPAÑA P UEDE que la campaña no empiece formalmente hasta esta medianoche, pero cualquiera que analice lo ocurrido en los últimos días en Cataluña estará sin duda de acuerdo en que llevamos ya recorrido un buen trecho. Primero fueron las agresiones a los dirigentes del Partido Popular por parte de los jóvenes socialistas; luego el DVD de Convergència i Unió sobre las corruptelas del tripartito. Si una campaña es ante todo confrontación- -sana confrontación, matizan algunos- tras el asedio de Martorell y la incursión de CiU en el cine documental, al estilo Michael Moore, ¿qué más puede pedirse? Y sobre todo teniendo en cuenta lo que han dado de sí, en el orden moral, uno y otro caso. Las secuelas, quiero decir. Cuando todavía nos estábamos reponiendo de la unanimidad con que la prensa catalana ha echado la culpa a las víctimas de cuanto aconteció en Martorell, aparece el famoso DVD y el propio Artur Mas, asustado tal vez por los efectos que un producto de este tipo puede producir en su propio electorado, afirma, sin sonrojo alguno, que el documental de marras no ofrece la verdad absoluta sino la visión de CIU Y remata: Es nuestra versión, pero sobre hechos reales Algunos a eso lo llaman relativismo moral aunque bastaría con llamarlo indecencia tono del documental y consideran que puede volverse en contra de los intereses de CiU. Piqué advirtió ayer a Mas que al paso que va, ridiculizando a las fuerzas políticas, se quedará solo para pactar Duran también se desmarcó de la iniciativa de su coalición al asegurar que la campaña de Mas debe centrarse en la explicación de las propuestas propias. La gente está esperando que alguien diga dónde tenemos que llevar este país concluyó Duran a modo de reprimenda al candidato. Y entre tanto, un sondeo de la Generalitat sitúa a Joan Saura (ICV) por delante de Montilla en valoración y revela que Maragall y Mas son los políticos más estimados. ¿Enésimo desquite de Maragall o maniobra para movilizar al electorado socialista?