Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
10 La Entrevista DOMINGO 15 10 2006 ABC ALEXANDR SOLZHENITSYN Novelista y ensayista ruso autor de Archipiélago Gulag y premio Nobel de Literatura en 1970 Mi modelo para Rusia no es el sistema occidental de partidos, que sólo buscan subir al poder El escritor ruso confiesa en esta entrevista que el Gulag tuvo un gran efecto en sus opiniones a lo largo de los años. Además, cree que si la Revolución Rusa no hubiera existido, una revolución similar habría agitado el mundo como una continuación de la Revolución Francesa TEXTO: DANIEL KEHLMANN Recurrió a la prensa clandestina y extranjera para distribuir sus obras, y en 1970 le fue concedido el premio Nobel por sus esfuerzos. Cuando parte de Archipiélago Gulag -su historia y memoria clásica de los campos que introdujo el término Gulag en Occidente (significa Dirección General de los Campos de Trabajo -fue publicada en Francia en 1973, Solzhenitsyn fue expulsado de la URSS poco después. Él y su esposa, Natalia, se instalaron en la pequeña ciudad de Cavendish, en Vermont (EE. UU. Durante su exilio se hizo célebre por su reclusión, centrado monásticamente en su trabajo, y rara vez concedió entrevistas a los medios de comunicación y los admiradores que le veneraban. Las relaciones de Solzhenitsyn con el Gobierno mejoraron después de que el presidente soviético Mijail Gorbachov presentara la política de apertura, o glasnost y de que la Unión Soviética acabara desmoronándose. En mayo de 1994, él y su mujer regresaron a su país para siempre. Pero el presidente ruso Boris Yeltsin, que esperaba contar con el apoyo de Solzhenitsyn, no tardó en descubrir que el escritor no era menos desdeñoso con su Gobierno de lo que lo había sido con el régimen comunista. En sus apariciones televisivas y obras de no ficción, Solzhenitsyn denunció el desenfreno de los capitalistas rusos de nuevo cuño, alentó la reforma de los organismos judiciales, y puso de manifiesto que los sistemas sanitario y social rusos se estaban viniendo abajo. Se dice que también le decepcionaba que los jóvenes rusos no leyeran sus trabajos, aunque una de sus primeras novelas, El primer círculo fue adaptada para una popular serie de televisión. En esta entrevista en exclusiva con Daniel Kehlmann, autor de grandes éxitos y columnista de la revista política alemana Cicero Solzhenitsyn habla sobre el efecto que tuvo el Gulag en sus escritos y qué le depara el futuro a Rusia. -Una y otra vez, usted ha expresado algo que resulta paradójico: su alivio por haber sido enviado al Gulag, por que su destino le viniera EUROPA La política de las potencias occidentales, incluso después de la fragmentación de la URSS, apenas ha modificado su ferocidad hacia Rusia RUSIA Los ladrones con menos principios se enriquecieron gracias al saqueo sin trabas de las propiedades de la nación UNIÓN SOVIÉTICA El apoyo generalizado a la dictadura comunista a partir de los años treinta entre los pensadores occidentales es una señal y una consecuencia del declive del humanismo laico; ahora lo estamos padeciendo, y seguiremos haciéndolo LA HERENCIA DE OCCIDENTE Preferiría ver una futura democracia rusa que una traducción heredada de Occidente impuesto, por así decirlo. Ha escrito que le aterra la idea de qué tipo de escritor habría sido sin el Gulag. ¿Qué clase de escritor habría sido? -En primer lugar, permítame decir algo sobre el papel decisivo que desempeñó el Gulag en mi vida de escritor. Ya en 1936, a mis 18 años, en realidad quería describir y comentar con detalle la historia de la Revolución Rusa de 1917 (que acabó con el gobierno autocrático del zar Nicolás II; los bolcheviques pronto se hicieron con el poder) Sólo por esta razón básica, no pude convertirme en un autor soviético leal. Pero la suerte que corrí en el Gulag tuvo un gran efecto en mis opiniones y mis creencias a lo largo de los años. Me aportó una clara visión de todo lo que era el bolchevismo, el comunismo soviético, y en última instancia me dio la posibilidad de penetrar muy profundamente en las condiciones de nuestra existencia. -En más de una ocasión ha escrito que la terrible experiencia del siglo XX fue algo que Rusia en cierto sentido tuvo que sufrir como representante de la humanidad. Por otro lado, en su novela La rueda roja aborda una y otra vez lo evitable de la catástrofe y la facilidad con que la historia podría haber seguido un rumbo totalmente distinto. ¿Realmente cree que este enorme sufrimiento tenía algo de necesario, o que bien pudo ser completamente descabellado? -Con respecto a la historia del mundo en su conjunto, considero que si la Revolución Rusa no se hubiera producido, una revolución similar habría agitado al mundo inevitablemente, como una continuación de la Revolución Francesa del siglo XVIII (que desencadenó revoluciones en otras muchas naciones europeas) Porque el conjunto de la humanidad había de pagar forzosamente por la pérdida del sentido de limitación autoimpuesta, De conciencia de la nación a la caída en desgracia en el PC A lo largo de una vida luchando contra la censura y manifestándose en contra de los regímenes opresivos y corruptos, la talla de este premio Nobel ha decaído y crecido con el auge y las caídas de la Unión Soviética y los caprichos del talante ciudadano. Ahora, con 87 años, parece irónico, pero de joven Solzhenitsyn era un marxista ferviente, según su biógrafo Michael Scammell. Aunque sirvió como oficial en el Ejército Rojo durante la Segunda Guerra Mundial, en 1945 fue acusado de críticar a Stalin. Su condena de ocho años de prisión, seguida de un periodo de exilio interno, no sólo le cambió la vida a él, sino que también varió el rumbo de la sociedad soviética. Fue condenado al Gulag, la extensa red de campos de trabajo forzados de la URSS en la que perecieron decenas de millones de personas durante el estalinismo. Alexandr Solzhenitsyn sobrevivió para convertirse en un franco detractor del comunismo, y para crear unas obras que darían notoriedad al sistema del Gulag en el mundo. En 1962, la publicación de su primera novela, Un día en la vida de Iván Denisovich que describía la vida en los campos de trabajo, le valió elogios en su país y reconocimiento como un importante escritor. A medida que Solzhenitsyn seguía publicando relatos críticos de la vida en la Unión Soviética y que se daba a conocer como la conciencia de la nación cayó en desgracia en el Partido Comunista.