Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
34 Internacional SÁBADO 14 10 2006 ABC BUENOS AIRES. Tras una larga reclamación judicial, Marta Holgado, que asegura ser la hija de Juan Domingo Perón, logró que se concretara ayer la extracción de material genético del cadáver momificado del fundador del que fue tres veces presidente de Argentina. La mujer quiere que un examen de ADN demuestre su filiación, a lo que se opone la viuda del caudillo y ex presidenta de la Argentina, María Estela Martínez de Perón. A primera hora de ayer, y en medio de un operativo de seguridad perturbado por una intensa lluvia y un episodio con una llave algo desopilante, los peritos forenses abrieron el féretro del fundador del justicialismo, a cuyo cuerpo ya le cortaron las manos en 1987 en un episodio jamás esclarecido. Los dos miembros tampoco aparecieron. Un litigio judicial a instancias de una mujer que dice ser su hija obligó a reabrir el féretro del ex presidente de Argentina. Al cuerpo del caudillo ya le cortaron las manos en 1987 El general Perón no descansa en paz NATASHA NIEBIESKIKWIAT SERVICIO ESPECIAL Autorización para el traslado La actuación de los peritos tuvo lugar ayer en el gran cementerio porteño de La Chacarita, donde los tan solicitados restos permanecerán sólo hasta el martes, ya que la justicia de este país también ha autorizado el traslado del cadáver de El General a la quinta 17 de Octubre, en el partido bonaerense de San Vicente. La propiedad fue el lugar de descanso para Perón y Evita, y hoy es un museo. El acto de traslado contará con la participación del presidente Néstor Kirchner y numerosos dirigentes peronistas afines al Gobierno. Están invitados rivales de Kirchner en el justicialismo como los ex presidentes Carlos Menem y Eduardo Duhalde. También, referentes de la oposición como el mandatario radical Raúl Alfonsín. Pero ninguno ha confirmado su presencia. Ese día se festejará un nuevo aniversario del 17 de octubre de 1945, cuando una tremenda movilización popular reclamó la liberación de Perón, que por entonces estaba preso en Martín García, una isla cercana a Buenos Aires. El que se convertiría en el gran líder del movimiento obrero fue elegido presidente en 1946, releegido en 1952 y derrocado por un cruento golpe militar en 1955. Después de su largo exilio en España, volvió al país para asumir el poder en 1973, ya muy enfermo. Murió a mediados de 1974. Su traslado ahora a la quinta de San Vicente fue posible por la decisión de la jueza civil Mirta Ilundain. La magistrada levantó una prohibición impuesta a raíz del juicio de filiación que, por su lado, había iniciado Holgado, de 72 años. Desde hace trece años esta mujer batalla para que le reconozcan que es la hija de Perón y de María Demarchi, cuando el caudillo vivía con María Tizón, la primera de las tres esposas que tuvo. Cuenta con algunos testimonios de allegados a Perón que dicen conocer una versión de que él tuvo una hija. A su vez, fue también la jueza Ilundain quien ordenó que se le extrajeran las muestras del cuerpo en el cementerio de La Chacarita para realizar estudios genéticos que determinen si Holgado es o no su hija biológica. Una llave que no abre Los obstáculos se destrabaron después de una audiencia celebrada por los abogados de Holgado y los de la viuda de Perón, quien se opone a la realización del ADN. El operativo de ayer, en el que estuvo el ministro del Interior, Aníbal Fernández, se retrasó al menos dos horas porque una de las 12 llaves del vidrio que contiene al féretro no funcionaba bien. Hubo que llamar entonces a un cerrajero. El material genético extraído de los restos hoy irreconocibles de Perón- -muestras del fémur y del omóplato- -se dividirá en tres: una parte irá a la morgue judicial, mientras que los otros dos serán remitidos a Holgado y a María Estela Martínez de Perón. Según informó ayer el abogado de Holgado, Gustavo Penacino, las partes en esta batalla judicial harán sus propios análisis genéticos de las muestras. Los resultados se demorarán al menos 45 días, agregó. Los abogados acordaron la obtención de datos genéticos de los tejidos óseos en el caso de Perón y de un hisopado bucal o extracción de sangre en el de Holgado. No hubo sin embargo a acuerdo para realizar el necesario y posterior análisis de ADN. Las partes no lo hicieron ya que está pendiente de resolver un recurso presentado ante la Corte Suprema de Justicia por los abogados de la ex presidenta Martínez de Perón, Atilio Neira y Humberto Linares Fontaine, para impedir el estudio. Fueron precisamente las numerosos apelaciones presentadas por los representantes legales de la ex presidenta los que impidieron hasta el momento hacer el estudio genético sobre los restos de Perón para determinar lo afirmado por Holgado. Obviamente, de comprobarse esa filiación, la mujer tendría derecho a llevar el apellido Perón y a heredar sus bienes.