Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC SÁBADO 14 10 2006 Nacional 17 Kirchner concede el plácet para nombrar a Estrella embajador en Argentina L. A. MADRID. El Gobierno argentino ha concedido el plácet para que el diputado del PSOE Rafael Estrella pueda ser nombrado embajador de España en Buenos Aires. Como adelantó ABC, Estrella sustituirá a finales de año a Carmelo Angulo, actual embajador en Argentina, cuyo relevo pidió el presidente Néstor Kirchner al jefe del Ejecutivo español, José Luis Rodríguez Zapatero. La disponibilidad de Zapatero a aceptar la reclamación de Kirchner ha sido respondida por éste con la concesión inmediata del plácet para el nuevo embajador. El Gobierno español lo pidió el pasado día 3 y en menos de diez días ha tenido la respuesta afirmativa, haciéndolo público, además, en un comunicado de la Cancillería, algo bastante inusual. A pesar de todo, lo más probable es que el nombramiento de Estrella no se produzca hasta pasadas unas semanas, de forma que pueda incorporarse a su puesto a finales de año o comienzos del próximo. Rafael Estrella es actualmente portavoz del Grupo Parlamentario Socialista en la Comisión de Asuntos Exteriores del Congreso y se convertirá en el séptimo embajador político del Gobierno de Zapatero. Este elevado número de embajadores no miembros de la Carrera Diplomática ha provocado que el dirigente del PP Gustavo de Arístegui haya pedido explicaciones al ministro de Asuntos Exteriores. El ministro de Defensa saluda a un oficial español poco después de aterrizar en Beirut AP E El Líbano garantiza a Alonso la seguridad en la zona del despliegue español El ministro de Defensa visita hoy a las tropas en Taibe y Marjayoun b En un aciago viernes 13 el ministro de Defensa sólo logró cumplir su agenda tras tener que cambiar de avión por una avería y sortear un colosal atasco en Beirut LAURA L. CARO ENVIADA ESPECIAL BEIRUT. El ministro de Defensa, José Antonio Alonso, recibió ayer en Beirut el compromiso del primer ministro libanés, Fouad Siniora, de que el Gobierno no tolerará la presencia de personas, órganos o entidades armadas en la zona sur del país donde se ha desplegado la Fuerza Interina de la ONU, (Finul) en la que se integra un contingente español compuesto en la actualidad por 600 soldados. Alonso obtenía las garantías del Gobierno absolutamente explícitas en este sentido, en el que es su primer viaje oficial al Líbano, una viaje que hoy continuará con una visita a las bases españolas en Marjayoun y Taibe y que ayer, quizás por aquello de que era viernes 13, comenzó en la base aérea de Torrejón (Madrid) con un retraso de más de una hora debido a un fallo técnico en el motor del avión de las Fuerzas Armadas que debía trasladar a la delegación y que obligó a cambiar de aparato. Y no fue la única incidencia del día. El titular de Defensa acudía a su encuentro con el premier libanés en el edificio central del Gobierno, el Gran Serrallo, donde al término de la reunión estaba prevista una breve comparecencia de Siniora que no se produ- jo por los problemas de tiempo y la necesidad de llegar a la siguiente cita, la de Alonso con su homólogo libanés, Elías Murr, que recibió al ministro español en su propia residencia, situada a más de ocho kilómetros del centro de la ciudad, y a la que se accedía a través de una carretera colapsada de vehículos que salían en caravana por el fin de semana y que volvieron a demorar los planes previstos. Pasadas las ocho de la tarde, noche cerrada ya y cuando el programa mandaba haber terminado todos los actos oficiales del día, ambos comparecían en los jardines de la casa del ministro libanés exactamente sobre una plataforma situada sobre un pilón lleno de agua, dentro del que terminaron cayendo varios miembros de los medios de comunicación y de la delegación española ante la avalancha de cámaras y de micrófonos muchos de ellos de tele- En una accidentada visita, Alonso ofreció al Gobierno libanés ayuda en equipamiento y formación de oficiales Insistió el ministro en que el Líbano ha dado órdenes a su Ejército de no tolerar ataques a las Fuerzas de la ONU visiones locales, que hicieron una cobertura frenética de la visita- -cuando intentaban atrapar testimonios. Y en tan rocambolesco escenario, por fin, José Antonio Alonso tuvo ya ocasión de reiterar el compromiso de España con el legítimo Gobierno del Líbano y con la vocación del Ejecutivo del país de extender su autoridad al sur de su territorio, lugar de los combates entre Hizbulá e Israel del pasado verano y tradicional feudo de las milicias del Partido de Dios. Insistió el ministro en la necesidad de intercambiar información sobre la situación y la evolución operativa y política de mantener el cese del fuego y de coordinar oficiales de enlace entre el Ejército español y el libanés para cumplir un objetivo en el que mostró toda su confianza: Que la misión salga bien y que no se va a reproducir la tragedia de la guerra vivida entre julio y agosto. Asimismo, ofreció cualquier ayuda desde el punto de vista del equipamiento o la formación de oficiales para reforzar a las Fuerzas Armadas libanesas. Ante la atenta mirada de su colega Elías Murr que mantenía su mano izquierda vendada, consecuencia de las últimas operaciones que ha sufrido tras el atentado de que fue objeto el pasado año- -José Antonio Alonso recalcó esa garantía del Gobierno libanés: Han sido absolutamente explícitos reiteró- El Ejército tiene órdenes de no tolerar ningún comportamiento indeseable contra las Fuerzas Internacionales desplegadas entre el río Litani y la Línea Azul