Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
16 Nacional SÁBADO 14 10 2006 ABC APARIENCIA DE LEGALIDAD S IN disolución de ETA, sin entrega de armas, sin final de la violencia, de la persecución, del chantaje y de la extorsión, sin arrepentimiento, sin petición de perdón, Zapatero pretende legalizar a una parte de de la banda terrorista. A Batasuna. Es el mecanismo con el que planea hacerle concesiones políticas en la mesa de partidos que podrían pasar por legales, democráticas y legítimas. Este es el eje central del diseño gubernamental de lo que llaman proceso de paz. Pero se sostiene en una contradicción insostenible e insuperable. La de la distinción social y legal entre ETA y Batasuna. A estas alturas, es imposible sostener esa ficción. Pero no tanto porEDURNE que ETA se niegue a la esURIARTE cenificación teatral correspondiente sino porque hay demasiada evidencia policial, judicial y social acumulada sobre la dependencia de Batasuna de la cúpula etarra. Y porque hay una ley de partidos en la que no hay ninguna manera de encajar un sucedáneo de Batasuna, ni con los más imaginativos formalismos de condenas genéricas a la violencia. La pretensión de Zapatero de que un cambio de nombre impida la acción judicial contra el brazo político por los delitos anteriores a ese cambio da una idea de lo lejos que está dispuesto a ir el presidente en la construcción de una legalidad artificial alrededor de la banda terrorista. Pero ni toda su voluntad es suficiente para desmontar las evidencias acumuladas en tres décadas de trabajo policial y judicial. El auto por el que Garzón suspendía las actividades de Batasuna en agosto de 2002 concluía que Batasuna, o Herri Batasuna o Euskal Herritarrok, forman parte de un entramado terrorista en el que ETA ejerce tanto la dirección máxima como la violencia terrorista mientras que estos grupos prestan ayuda logística y operativa y colaboran en aterrorizar a ciudadanos e instituciones. Entonces y ahora aún más, hay algunos que pretenden saltarse este auto con alusiones a la doctrina Garzón dando a entender que la vinculación ETA- Batasuna es un capricho de Garzón, una mera interpretación. Pero resulta que aquel auto estaba sostenido en un sinfín de pruebas contundentes, abrumadoras y concluyentes sobre la dependencia de Batasuna de la cúpula de ETA, todas las acumuladas por los cuerpos policiales en años de investigación. Y resulta también que todo ese trabajo fue avalado después por una sentencia del Supremo que ilegalizó Batasuna en marzo de 2003. Como hay muchos dispuestos a cerrar los ojos a hechos gravísimos que ya han sido probados por los tribunales, nos queda, al menos, la ley de partidos. Ni siquiera Zapatero se atreve a derogarla porque es imprescindible para la construcción de legalidad alrededor de la mesa de partidos. Y ni con todo su voluntarismo o indicaciones como las del jueves es posible que, sin una disolución previa de ETA, Batasuna o sus sostenedores puedan saltarse el artículo 8 de esa ley con un mero cambio de nombre y una condena genérica de la violencia. María Teresa Fernández de la Vega, en su comparecencia de ayer tras la reunión del Consejo de Ministros El plante de Bono desplaza a De la Vega la presión para que sea candidata en Madrid La vicepresidenta dice que no debo pronunciarme sobre si quiere serlo la Vega es, junto con los descartados Bono y Solana, la única opción que en las encuestas del PSOE aventaja claramente a Ruiz- Gallardón G. LÓPEZ ALBA MADRID. El plante de José Bono- -y el descarte anterior de Javier Solana- -ha desplazado sobre la vicepresidenta primera del Gobierno, María Teresa Fernández de la Vega, toda la presión para que asuma la candidatura del PSOE a la alcaldía de Madrid. De la Vega es, junto con Bono y Solana, el único de los posibles candidatos que en las encuestas realizadas por el PSOE aventaja claramente a Alberto Ruiz- Gallardón en valoración de los madrileños y ha sido reclamada insistentemente desde la organización del partido en Madrid. La presión sobre De la Vega se ha visto acentuada desde que José Luis Rodríguez Zapatero comentara el jueves que no descarto a nadie ni siquiera del Gobierno. En momentos anteriores al episodio Bono el propio Zapatero había transmitido personalmente al secretario general de Madrid, Rafael Simancas, que se olvidara de ella. b Fernández De no se descarta que Zapatero haya optado por elevar la puja Y, para eso, la única ficha con peso suficiente es De la Vega. La vicepresidenta primera cumple el requisito de tener un perfil ganador pero incumple la segunda condición puesta públicamente por Zapatero: que quiera serlo. Desde que emergió el debate sobre la candidatura madrileña, De la Vega ha comentado en privado, en diversas ocasiones, que no desea asumir esa tarea. Sin embargo, ha evitado hasta ahora descartarse públicamente, con el argumento de que no se me ha planteado Argumentos a favor y en contra No obstante, ayer, durante su comparecencia habitual tras el Consejo de Ministros, se le preguntó directamente: ¿Quiere usted ser candidata a la alcaldía de Madrid? Su respuesta fue elusiva: Comprendan que estoy aquí en mi calidad de vicepresidenta primera, de ministra de la Presidencia y de portavoz del Gobierno. Por respeto a los ciudadanos, al Gobierno y al PSOE, entenderán que desde aquí no debo pronunciarme Una vez que abandonó la mesa institucional, aseguró a los periodistas que el no debo pronunciarme no entraña ninguna reserva preventiva. Pero, una vez dicha la frase, ya no pudo evitar que se acentuara la presión sobre ella, que sigue siendo la más deseada por los socialistas madrileños, máxime cuando se da por seguro que, a diferencia de Bono, no dará un no por respuesta a una petición directa del presidente del Gobierno. Los partidarios de su candidatura argumentan que, en la situación a la que se ha llegado, sólo su candidatura permitiría mantener un perfil ganador Y añaden que conquistar el Ayuntamiento y la Comunidad de Madrid supondría desarbolar al PP para varias legislaturas al sacar de la carrera para suceder a Mariano Rajoy a dos de los principales aspirantes, Alberto Ruiz- Gallardón y Esperanza Aguirre. Los muchos que juzgan un disparate su candidatura, argumentan que supondría prescindir del armazón del Gobierno y que transmitiría, cuando afronta un momento clave de la legislatura, la imagen de un Gabinete en desguace La opción de elevar la puja Sin embargo, la negativa formal de Bono y la forma en que se ha producido, han cambiado por completo el escenario y en fuentes socialistas Los partidarios de su opción subrayan que tiene perfil ganador y que no dirá que no a Zapatero Petición de disculpas De la Vega asumió ayer la responsabilidad de pedir excusas: Quisiera pedir a los ciudadanos de Madrid disculpas porque en los últimos días ha habido demasiada confusión con la candidatura