Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
62 Espectáculos VIERNES 13 10 2006 ABC VIERNES DE ESTRENO Premios del Cine Europeo Se le entregará el 18 de octubre Roman Polanski, galardonado por el conjunto de su carrera Roman Polanski recibirá en Varsovia el próximo 2 de diciembre un premio especial por el conjunto de su carrera, que le concede la Academia del Cine Europeo. En la misma gala se premiará también al productor británico Jeremy Thomas por su contribución especial al cine mundial. Thomas ha trabajado con David Cronenberg, Bernardo Bertolucci, David Mackenzie, y Wim Wenders, entre otros. Geraldine Chaplin, Medalla de Oro de la Academia de Cine Geraldine Chaplin recibirá el próximo 18 de octubre la Medalla de Oro de la Academia de Cine, un galardón honorífico a personalidades que durante décadas han contribuido a la mejora industrial o artística de nuestro cine. En una entrevista a la revista Academia Chaplin reflexiona sobre su carrera y habla de la situación actual del cine. Creo que todavía se puede cambiar el mundo con el cine Crank Muerto al llegar, versión cafre EE. UU. 2006. 87 m. Director: M. Neveldine B. Taylor Intérpretes: J. Statham, A. Smart JOSÉ MANUEL CUÉLLAR E n 1988 Annabel Janken y Rocky Morton hicieron una película de curiosa factura: Muerto al llegar con Dennis Quaid. Pasó algo desapercibida para engrosar esa extraña lista de películas de culto que nadie ha visto pero que de la que casi todos hablan bien. Se trataba de un profesor de Universidad envenenado por mor de un asunto literario. Se le acababa el tiempo y tenía que descubrir al culpable. En esta Crank la temática es la misma: un envenenado con el tiempo justo (no puede pararse y ha de generar adrenalina continuamente) para solucionar asuntos pendientes con hampa varia. Empero, hay una diferencia crucial: la versión de Quaid tenía cierta elegancia, un tono decadente y suave que le prestaba un suave manto de distinción. Pero en ésta que nos ocupa, ni elegancia ni manto, suave o de lija; sólo un escape de adrenalina brutal y salvaje, todo a trescientos por hora y sin un reposo para tomar aire. Película, pues, palomitera en la que el mamporro y la brutalidad predomina sobre el resto del trabajo. Así, y para empezar a tomar aire, a soltarlo o a que se te atragante, Statham, que se está especializando en ir de Bruce Willis 2 por la vida, con jungla o sin ella, le pega un machetazo a un tiparraco y, hala, una mano menos con la que contar corderitos. Y a partir de ahí, guantazo va, guantazo viene, todo a mil por hora, incluso el vis a vis sexual que el tipo duro se tiene con su chica a la vista de todos y para soltar un poco más de neuronas salvajes. En suma, espectáculo de consumo sin más, pues ni la trama es original, aunque esta haya sido rodada con todos los mecanismos modernos que permiten deglutirla sin vomitar el contenido o, al menos, sin vomitarlo entero. Juan Luis Galiardo, caracterizado como Fidel Castro en Dios o demonio (I love Miami) EFE Se estrena Dios o demonio ópera prima de Alejandro González Padilla, que aborda un hipotético viaje del líder cubano a la pequeña Cuba El filme, que no se verá en la isla, está protagonizado por el actor español Juan Luis Galiardo Fidel Castro, balsero en Miami TEXTO: MANUEL MARTÍNEZ CASCANTE CORRESPONSAL CIUDAD DE MÉXICO. Fidel Castro salva la vida tras un atentado en alta mar y consigue alcanzar las costas de Miami a bordo de una balsa. Una vez en Florida, y con el rostro apenas desfigurado, el líder revolucionario encuentra trabajo como camarero en un pequeño restaurante, propiedad de una familia de exiliados cubanos. Mientras, en La Habana, el régimen anuncia que el comandante se encuentra enfermo y su hermano Raúl se hace cargo- -aunque sólo testimonialmente- -de la Presidencia del país... ¿Ficción o realidad? En principio, ficción: la utilizada por Alejandro González Padilla para su ópera prima Dios o demonio (I love Miami) que hoy se estrena en México y tiene previsto llegar a España en fechas próximas. A partir de tan brillante anécdota, González (director que proviene del mundo de la publicidad) construye una historia amable en la que el dictador, despojado de su uniforme verde olivo, es sólo un anciano achacoso con sus arranques de mal genio y, también, de ternura. Como señala el propio cineasta, humanizar a Fidel es una manera de desmitificarlo Alrededor del personaje se hilan y entrecruzan una serie de historias humanas aliñadas con chistes sobre las penurias que sufre el pueblo cubano y una trama política pergeñada por lo que los castristas consideran la gusanera Para encarnar a un personaje tan excesivo como Castro, nadie mejor que un histrión y, con frecuencia, genial actor como el español Juan Luis Galiardo. Tan metido estaba en su papel que, al punto de ser maquillado como Fidel Castro, Galiardo se aventuró a dar un paseo por las calles de Miami para conocer la reacción de la gente, en su mayoría de origen cubano. Tuvo que regresar al set a la carrera, después de que varias personas de origen cubano lo insultaran y estuvieran a un paso de correrlo a gorrazos. Quizás, lo mejor que se puede decir de la película es que no gustará ni al Gobierno de Cuba ni entre los más radicales anticastristas del exilio. Alina Fernández, la hija rebelde del dictador que huyó de la isla caribeña hace trece años y ha colaborado en el rodaje de la cinta, asegura que su padre se reiría, porque tiene buen sentido del humor Para verla, Castro deberá descargarla de internet, pues en la mayor de las Antillas seguro que no será estrenada.