Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC VIERNES 13 10 2006 Espectáculos 59 El laberinto del Fauno Un mágico viaje La película está situada en 1944 y cuenta el viaje de Ofelia (Ivana Baquero) una niña de 13 años, que junto a su madre, Carmen (Ariadna Gil) convaleciente a causa de un avanzado estado de gestación, se traslada hasta un pequeño pueblo en el que se encuentra destacado Vidal (Sergi López) un cruel capitán del ejército franquista, nuevo marido de Carmen. En el pueblo les aguardan Mercedes (Maribel Verdú) una joven al frente del servicio, y el doctor (Alex Angulo) Una noche Ofelia descubre las ruinas de un laberinto donde se encuentra con un fauno (Doug Jones) una extraña criatura que le hace una increíble revelación: Ofelia es en realidad una princesa a la que los suyos llevan mucho tiempo esperando. Para poder regresar a su reino, la niña deberá enfrentarse a tres pruebas antes de la luna llena. La posguerra y el espejo roto México España Director: Guillermo del Toro Intérpretes: Sergi López, Ivana Baquero, Maribel Verdú E. RODRÍGUEZ MARCHANTE E Guillermo del Toro junto a la niña Ivana Baquero, durante la presentación de la película del director mexicano en Madrid ne nuestras películas. Es difícil, pero es lo que hay que vencer. Nosotros tenemos que aliarnos La próxima película que va a dirigir Guillermo del Toro es la segunda parte de la exitosa Hellboy La empezaremos a rodar entre abril y mayo del año que viene. La filmación transcurrirá en Budapest y Londres. Es una paradoja maravillosa, infinitamente más grande que la primera a nivel de escala, pero prácticamente con el mismo presupuesto (ríe) Habrá que hacer malabares, pero los haremos. Se parece un poco al Fauno cómo el mundo real destruye el imaginario, la vida misma aniquila la fantasía Ahora, aunque no muestra aceleración alguna, tiene sobre sí no sólo la promoción en Estados Unidos- -ayer se presentó en el Festival de Nueva York, que se ha clausurado con esta película- -y en otros países europeos. Después de Nueva York iré a Inglaterra, donde se estrenará en noviembre; y pasaré también por Francia repasa y dice a la vez. Pero lo que tiene como verdadero reto es la vuelta a Estados Unidos con el fin de conseguir votos para la candidatura de El laberinto del fauno en los próximos Oscar, ya que la película ha sido elegida por México para pelear por el premio al mejor filme en lengua no inglesa. Pedro Almodóvar le lleva ventaja en este sentido, ya que lleva más de un mes en esas tierras. Siempre hay que ver lo que ha hecho Pedro como un logro a seguir importantísimo. Es un tío que sabe cómo hacer su cine y que sea internacional Luego cita a Alejandro Amenábar: Me gusta mucho su cine, como el de Fernando Trueba o el de Álex de la Iglesia S una aspiración eterna del arte: atravesar sin romper la membrana que separa la realidad de la ficción. Lo de Alicia sin hacer añicos el espejo. Guillermo del Toro es un cineasta de aspecto como salido de un cómic y que constantemente busca pasadizos y gateras por las que volver a él (al cómic) trafica con la realidad y la ficción como un auténtico esquinero y sólo necesitaba hacer coincidir sus extremas facultades para la fantasía con una realidad también extrema: la posguerra civil española. ¡Que nadie se mueva! ¡Que nadie eche mano a la pistolera! Por aquí oímos guerra civil y salimos escopetados en busca de nuestra trinchera. Guillermo del Toro es mexicano, pertenece a un pueblo que sabe de guerras civiles, militares y reservistas, y hay que suponerle que no ha venido a sermonearnos de nuestra guerra, ésa que tanto queremos y que no estamos dispuestos a olvidar jamás (incluso creo que hay una ley que nos lo impide) Tal vez en las guerras no haya buenos y malos, pero es inevitable que en los cuentos sí los haya: en El laberinto del Fauno hay unos seres perversos al mando del capitán Vidal, un oficial victorioso y déspota que encarna la insoportable realidad asmática, sofocante y tenebrosa de aquella España; y hay otros seres que buscan atravesar la grosera membrana que los recubre y que les impide huir de allí, personajes que encarnan tanto la niña Ofelia como los diversos hilos conectados de la resistencia (son los de Maribel Verdú o Álex Angulo) En cierto modo, Guillermo del Toro envuelve de barroco aquella románica y seca historia de Erice en El espíritu de la colmena la fría realidad a través de la cálida y quimérica mirada infantil. La potente imaginación del cineasta y su facilidad para que ésta llene la pantalla, convierte la película en un constante estupor visual y en una trama llena de ambas cosas: hechizo y pavor, sin que ninguna de las dos destruya a la otra. Ideológicamente es pura e infantil: el vencedor es el amo y dispone de la vida y de la muerte en su bosque; el vencido se resiste en la sombra o busca su válvula de escape en la fantasía. No debiera herir otras conciencias que las previamente enfermas (sería así, aunque se le diera la vuelta) Sergi López hace una tenebrosa encarnación del mal, un ogro, un demonio, un capitán... Mientras que la niña Ivana Baquero dibuja, a su modo, aquella mirada perpleja de Ana Torrent y nos viene a contar algo que sólo ocurre en los cuentos (el ogro se zampa a la princesa) demasiado serios, como éste.