Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
58 Espectáculos VIERNES 13 10 2006 ABC VIERNES DE ESTRENO Guillermo del Toro vuelve a las pantallas con El laberinto del fauno una historia fantástica rodada en España y ambientada en nuestra Guerra Civil Un cuento de hadas en un entorno perverso TETXTO: JOSÉ EDUARDO ARENAS SITGES. Cuando el Festival de Sitges todavía no ha tocado a su fin y han pasado por sus pantallas más de cien películas de toda procedencia y virtud, todavía se evoca la proyección de El laberinto del Fauno y los aplausos del público que acudió a la gala inaugural. Guillermo del Toro, a quien no le importa que le llamen Álex de la Iglesia- -porque son como Pili y Mili en versión cineastas, además de amigos- mostró su admirable capacidad para agradar a todo aquel que se le acercó; capacidad comparable al ser humano que es. Tras su paso por Sitges, el miércoles se estrenó El laberinto del fauno en los cines y, nuevamente, el director mexicano se presta incansable al diálogo. Pese a lo que se pudiera creer- -empieza hablando él- estas charlas no me cansan. La gente de España siempre me ha tratado con cariño. Promociono algo que he hecho lo mejor que he podido y con grandes actores españoles Está satisfecho, insiste: Quiero hacer más películas aquí, al igual que las hago en México con profesionales de mi país. Hacer cine en Hollywood permite crear trabajos más personales fuera. Y también tengo intención de producir a nuevos realizadores Como ha declarado Guillermo del Toro, El laberinto del fauno se ha planteado desde el primer momento como una película infantil para adultos, un cuento de hadas antifascista. Lo importante para mí es que el contexto de los cuentos de hadas clásicos, de tradición oral, siempre ha sido bestial. Piense en las amputaciones y deformaciones que vienen en los cuentos recopilados por los Hermanos Grimm... Siempre reflejan una ansiedad social muy particular y es con los años y, sobre todo, en la época postdisney, cuando es- tos cuentos se han ido saneando al punto de ser irreconocibles. Por eso me parece que El laberinto del fauno recupera la idea del cuento de hadas, que es la mirada hacia un mundo mágico en un entorno perverso. Más allá de estos relatos, en los cuentos de Charles Dickens se puede ver la explotación infantil a nivel industrial, la maldad social... Considero muy bello utilizar la fábula para hablar de momentos históricos a través de la fabulación En El laberinto del fauno Guillermo del Toro ha vuelto a sus orígenes, porque la cinta es muy fuerte desde el punto de vista visual. Contesta con la sonrisa de moflete a moflete: La idea era esa. La película habla justamente de un choque horrible que existe en nuestra vida, en la de todos, que es el momento en que dejamos de ser ni La película ños, el momento habla de un en el que el mundo choque terrible nos roba la imaginación Al preque existe en nuestra vida, en guntarle por qué un fauno, el cila de todos: el neasta mexicano momento en aclara: Es un perque dejamos de sonaje que no se sabe si es bueno o ser niños malo. Un personaje trágico en la mitología, lo que lo hace perfecto para guiar a la niña del filme por una serie de pruebas que serán las que determinen la capacidad final de ella para tomar decisiones propias. No es el monstruo de la película, porque el verdadero monstruo es Sergi López Una de sus obsesiones es la de estar enamorado de los monstruos. Soy un tipo así. De niño no me gustaban los monstruos temibles, sino los que eran admirables o fascinantes, por lo menos. En El espinazo del diablo fue igual, el fantasma era así. En realidad es un género de películas que me he inventado... Son poemas de amor. Me gusta el nivel temático en las películas, por eso tardo tanto en rodar. Me voy a quedar con las ganas de realizar por lo menos veinte películas. Si continúo al ritmo que voy, calculo que al final de mi vida habré hecho doce o quince filmes. Por lo menos quedará un universo que está ahí y que lleva al menos una naturaleza sincera y totalmente coherente consigo misma Otra de las obsesiones de Guillermo del Toro es la utilización de la imaginación en nuestras vidas para poder emprender nuevos cometidos. Así lo explica: Lo que más me ha interesado del Fauno más allá de utilizar el mundo de la guerra civil, es la fábula sobre la importancia vital de la desobediencia de la imaginación. Creo que es muy pertinente, mas allá del momento de 1944 que refleja la película, el momento actual, en el que se está buscando a nivel mundial el pensamiento único Durante la filmación de El laberinto del fauno Del Toro comentó a ABC que había tenido algunos problemas con los productores españoles. Se lo recuerdo y aclara que ya en su momento lo hablamos y dejamos claro que veníamos a España a producir películas españolas en coproducción. Tanto Alfonso Cuarón, Berta Navarro y yo hemos tenido la vocación de coproducir entre México y España. El orfanato que ahora se está gestando, es otro paso en esta carrera y, como le decía al principio, queda claro que aunque creamos que el enemigo está entre nosotros, el enemigo está afuera. Y eso es contra lo que hay que luchar. Tenemos un enemigo común y es el mercado de fuera de nuestras fronteras, que no po- EL MALO Y LA BUENA Sergi López y Ariadna Gil. Él encarna en El laberinto del fauno la violencia, el autoritarismo, el machismo ambiguo sublimado en la pasión por los uniformes; ella es la viva imagen de la humillación ante el dominio impuesto, la renuncia a la vida para preservar a su hija de un entorno miserable: Cruz y cara de un duelo entre el mal y el bien. Para Sergi López, mire que he hecho hasta asesinos en serie, pero ninguno como éste. Guillermo es un personaje con un talento desbordante. De entrada, el guión está escrito por su mano y tiene solidez. Si te dicen que vas a hacer una película sobre la guerra civil en el que una niña ve monstruitos, dices: ¿dónde vas con esta tontería? Y cuando ves la película resulta ser de una coherencia brutal. Es una obra de autor. Todo va en favor del actor. Yo soy el ogro En el caso de Ariadna Gil, siempre me dan papeles de inadaptada, atormentada o que decide por sí misma. Mi personaje representa desde las mujeres de aquella época a las de hoy en día, las que ya han perdido todo. Es un papel al que yo tenía que comprender porque desde mi comodidad no lo concebía. Le preguntaba a Guillermo qué pasaba con tanta pasividad, cómo no reaccionaba y se enfrentaba a lo que le sucedía. Mi personaje es en realidad la grandísima víctima de la película. Su liberación es la muerte. Yo suelo construir los personajes con la cabeza y Guillermo me hizo ver la realidad declara la actriz.