Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
6 Opinión VIERNES 13 10 2006 ABC AD LIBITUM ÍDOLOS DE LA CUEVA ENTRE DIVOS ANDA EL JUEGO NUESTRA CATÁSTROFE cárcel, todavía no ha explicado por qué invadió Irak, O deberíamos tomarnos a la ligera el nuevo una dictadura sin armas nucleares, ajena a Bin Laestudio sobre la mortalidad en Iraq publicado den Desde que el 43 presidente de los Estados Unipor The Lancet (www. thelancet. com) Desde dos anunció teatralmente desde la cubierta del portaHomero, la literatura- -además de la Historia- -nos viones Abraham Lincoln, y ante un cartel con la (ahoha ilustrado convenientemente acerca de las consera) irrisoria consigna ¡misión cumplida el fin de las cuencias de dar la espalda al horror, de embellecerlo o operaciones militares a gran escala, las esperanzas de ponerlo en duda, de entregarnos al delirio de autoprouna reducción drástica de las tropas aliadas en tección que se atribuye al avestruz. El horror Iraq se han ido volatilizando. es un sentimiento ampliamente experimentaFuimos a proteger a la población y a implando entre los supervivientes del siglo XX, tan tar la democracia. Pero la tasa de mortalidad pródigo en espantos. Y humaniza en cierto moha aumentado más del doble, la violencia sando a quien es capaz de sentirlo. Marlow, el naguinaria es moneda corriente (asesinatos masirrador de El corazón de las tinieblas, se da cuenvos, horrorosas torturas, decapitaciones, venta de ello cuando recuerda la postrera iluminaganzas) y los iraquíes están ahora más cerca ción de Kurtz, con su mirada fija para abarcar MANUEL de la guerra civil. En cuanto al terrorismo, otro todo el universo mientras susurra las palabras RODRÍGUEZ de los objetivos prioritarios de la intervención, estremecedoras: ¡El horror! ¡El horror! RIVERO no sólo no se ha conseguido acabar con Al QaeNo quiero sugerir que el informe, avalado da (hoy más establecida en el país que en 2003) sino por la prestigiosa Universidad Johns Hopkins y por que Iraq se ha convertido en el mejor campo de entreexpertos independientes, deba ser aceptado sin crítinamiento para los jihadistas más fanáticos. Sin duda, ca. Esos 650.000 muertos están demasiado lejos de los nuestro mundo es ahora más inseguro. poco más de 30.000 aceptados por la Administración La caótica situación pide a gritos un giro radical. Bush y de los 50.000 que contabiliza la ONG Iraq Body Primero militar: que la insurgencia mantenga atrapaCount, que han basado sus cálculos en el recuento da en el pantano de un país exangüe a la primera popasivo de los cadáveres depositados en las morgues y tencia del planeta es todo un síntoma del pudrimiento en la siniestra nómina recogida por los medios de code una situación a la que casi nadie ve salida. Pero municación. El nuevo balance, basado en encuestas también político, diplomático y estratégico. Lo de Iraq realizadas en 2.000 hogares iraquíes elegidos aleatolleva camino de convertirse en una catástrofe para toriamente (y en los que se solicitaba a los familiares el dos: ya lo es, desde luego, para su población civil, que certificado de defunción de las víctimas) se publica es la que padece las consecuencias de una invasión cuando más daño puede infligir a los republicanos, emprendida por motivos equivocados y cuyo sufrienfrentados a las cruciales legislativas de noviembre. miento es desde hace tiempo una urgencia humanitaPero, incluso teniendo en cuenta el enorme margen ria. Pero también para el resto del mundo, que cuenta de error reconocido por sus responsables- -que abricon demasiados puntos calientes en una región en que ría la horquilla de 400.000 a 900.000 muertes desde marlos intereses opuestos de poderosas naciones tradiciozo de 2003- las cifras son tan espantosas que merenalmente rivales, pueden entrar fácilmente en confliccen una reflexión colectiva. Sobre todo teniendo en to. Y no olvidemos que, si eso ocurriera, habría mucuenta los motivos por los que se inició la invasión y chas posibilidades de que regresara el gran horror la marcha posterior de los acontecimientos. En cuanque creíamos haber dejado atrás para siempre. to a lo primero, Bush, como nos recordaba Darío Val- N O conozco, ni me importan, los entresijos del vodevil interpretado por José Bono y que, con intención o sin ella, evidencia, para quienes no lo tuvieron claro, el entendimiento del PSOE que mueve a José Luis Rodríguez Zapatero: bajo en contenido democrático y alto en autoritarismo interno y totalitarismo exterior. Bono, que es un veterano superviviente y conoce las glorias y las miserias de su oficio político, ha hecho un quiebro que les ha roto la cintura a los maniquíes que, como si se tratara de una pantomima, ejecutan ciegamente las instrucciones, y hasta es posible que los pensamientos, que parten del, más que presidente del Gobierno, secretario geM. MARTÍN neral de los socialistas. FERRAND Los amantes de la ópera saben que, en vísperas del estreno de Tosca -Roma, 1900- -Giacomo Puccini tuvo que escribir apresuradamente un aria, Vissi d arte porque Emma Carelli, la diva contratada, se negó a levantar el telón sin una oportunidad para lo que losprofesionales del género llaman aplauso personal De ahí que tan bellísima canción nos suene hoy como incrustada, distante, en la triste historia del amor entre Floria Tosca y Mario Cavaradossi. El divo José Bono, como tantos otros socialistas de su generación que hicieron la Transición y contribuyeron a la implantación democrática, es una pieza incrustada en el parvulario que, enracimado junto a Zapatero, dice regir la marcha del Estado y se limita a pedalear para no caer de la bicicleta. Una vez más, Zapatero se ha visto atrapado en su propia escaramuza y demuestra con ello su clara incapacidad para enfrentarse, con posibilidades de éxito, a la trascendente misión que marca el mandato electoral que le dimos los españoles. Siempre en la confusión entre deseos y realidades, el líder socialista apartó a Trinidad Jiménez, ya en vísperas electorales, de sus aspiraciones a la Alcaldía de Madrid. Anunció el parto de los montes y ni tan siquiera ha nacido un ratón. Se ha limitado a demostrar que sólo él es el PSOE y que los militantes, más obedientes a la voz del jefe que a los fundamentos del partido, están dispuestos a comulgar con ruedas de molino. Como Bono gusta de hacer brillar el sentido de su apellido, no ha querido hacer sangre con la situación. Se ha limitado a ponerse de perfil y, en lo posible, amortiguar el eco del ridículo provocado por Zapatero, José Blanco y demás figurantes presentes en el poder real del PSOE y ausentes del marginado poder federal. No es que se haya prescindido de la democracia interna exigible en un partido político de fuste; es que, como corresponde a su conducta, se ha iluminado la gran confusión entre poderes que padece el presidente del Gobierno y aplaude su entorno pretoriano. Como en la Roma de 1900, en el Madrid de 2007 se levantará el telón electoral y Zapatero, apresurado, compone una canción para su difícil candidato, pero no sabe música... N