Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC JUEVES 12 10 2006 Cultura 57 Knut Anhlund, Don Canuto como le conoce la prensa española, plantó el año pasado a la Academia Sueca como protesta por la concesión del Nobel a Elfriede Jelinek. Ayer volvía a saltar y decía que es un escándalo que aún no lo haya recibido Vargas Llosa El Nobel, al borde de la crisis POR CARMEN VILLAR MIR CORRESPONSAL ESTOCOLMO. La víspera de la proclamación del premio Nobel de Literatura este año se presenta más llena de sorpresas e incógnitas que nunca. Sobre todo tras el aluvión de críticas que la Academia Sueca ha recibido durante los últimos años por el perfil excéntrico o izquierdista de algunos galardonados, desde la elección de Darío Fo hasta las más recientes de Harold Pinter o Elfriede Jelinek, que ya lindan con el surrealismo. Ayer, Knut Ahlund, el académico que asiste a las juntas de la Academia Sueca cuando le parece y que tanto revuelo armó el año pasado al arremeter contra la institución y sus colegas- -algo que fue calificado por su secretario permanente, Horace Engdahl, como un harakiri público tras haber estado unos meses alejado del mundanal ruido, ha vuelto a aparecer y lo ha hecho repartiendo leña. Este francotirador a quien los periodistas españoles llamamos cariñosamente Don Canuto y que es, por cierto, uno de los mayores expertos en la literatura de nuestra lengua, ha realizado al diario Expressen unas declaraciones que no tienen desperdicio y en las que renueva su acritud contra la Academia, pues acusa sin rodeos a sus colegas de ser capaces de elegir mañana por hoy a otro cualquiera. No hay más que ver las elecciones de Pinter en 2005 y de Jelinek en 2004- -añade- -para saber que este año el premio puede ser igual de malo En fin, Ahlund califica la obra de Jelinek como pornografía violenta, repleta de clichés y luego dice que Pinter es un idiota Entre otras cosas razonables, el académico opina que el novelista hispano peruano Mario Vargas Llosa debería haber recibido el galardón hace tiempo y considera que ha sido un escándalo que se haya preferido a Jelinek antes que al autor de La fiesta del Chivo Al referirse al poeta coreano Ko Un, uno de los favoritos, dice ¿Ko... quién... ¡No le conozco! Cree que darle el premio al novelista turco Orhan Pamuk, quien encabeza muchas quinielas, sería probable ya que ha sido discreto en sus comentarios sobre Israel y que ha puesto énfasis en el diálogo y la comprensión Tampoco se opone a que lo ganen el gran poeta sirio- libanés Adonis o Inger Christensen. Christensen no estaría mal- -afirma- -pero la Academia tiene miedo a concederle el premio a un escandinavo En medio de esta marejada previa a los Nobel, ha causado cierta sorpresa la presencia en Estocolmo del novelista portugués Antonio Lobo Antunes, que es otro candidato habitual al galardón. Y, dado que el diario Svenska Dagbladet le dedica tres páginas enteras, hay quien se pregunta si su viaje a Horace Engdahl, secretario permanente de la Academia Sueca, habló ayer con ABC esta capital se debe a la convocatoria cultural de hoy o si es pura casualidad. AP Una década polémica Escorados a la izquierda. Durante los últimos diez años los Nobel se han escorado hacia autores de izquierda como Darío Fo (1997) José Saramago (1998) Günther Grass (1999) Elfriede Jelinek (2004) y Harold Pinter (2005) alguno de ellos de indudable merecimiento, pero otros muy discutibles y discutidos, en especial el histriónico Fo, la agorafóbica Jelinek y Pinter (éste aprovechó la Conferencia Nobel para atacar a Bush) Merecidos y exóticos. El Nobel también ha distinguido muy merecidamente a J. M. Coetzee (2003) y a V. S. Naipaul (2001) y lo han recibido autores exóticos como el húngaro Imre Kertész (2002) o el chino Gao Xinjian (2000) Con el secretario permanente En fin, todos son rumores y suspicacias. y quizá por lo enrarecido del ambiente, el secretario permamente de la Academia Sueca, Horace Engdahl, ha accedido a hablar con ABC, aunque nunca lo hace con ningún medio de comunicación en vísperas de la concesión del premio. Claro que no soltó prenda, como es natural. Doctor en Filosofía, Filología y Ciencia de la Literatura, catedrático de Literatura Nórdica en la Universidad finlandesa de rhus, a sus 57 años es uno de los académicos con mayor proyección internacional. Hoy jueves, a las 13 en punto de la tarde, será quien abra la puerta blanca y oro del salón de Gustavo III de la Academia Sueca para dar a conocer el ganador del Nobel de Literatura. Conocido como Super- Horace fraguó su suerte en la Universidad de esta capital y ha sido, además, crítico literario y redactor jefe de la revista cultural Kris (Crísis) introduciendo en Suecia los modelos teóricos de análisis y crítica posmodernos; y es autor de varios libros de ensayo. Tras estudiar cinco idiomas (entre ellos el ruso) y ejercer unos años en el servicio secreto, ingresó en la Academia con solo 49 años, convirtiéndose en el secretario permanente más joven de su historia. -Se acusa a la Academia de ser izquierdista y de favorecer a autores progresistas. ¿Es eso cierto? -Rotundamente no. -Artur Lundkvist era un gran conocedor y admirador de la literatura española. ¿Hay algún miembro en la Academia con su competencia? -Sí, uno de nuestros académicos en activo es experto en español- ¿Quién redacta la motivación del premio? -Yo hago un texto que retocamos durante una de nuestras juntas. ¿Piensan los académicos que las mujeres escriben peor que los hombres, visto que hay tan pocas ganadoras del Nobel? -Ni mucho menos. Los ganadores salen tras las votaciones. ¿Ha sído capaz de tapar agujeros y que no haya filtraciones a la prensa? ¡Eso parece! ¿Qué le gusta hacer en su tiempo libre? -Tocar el piano- -Ha hecho una carrera relámpago... ¿Cuál es su mejor virtud? -Dejar de lado todos los problemas personales para concentrarme ante la tarea que tenga delante. ¿Qué hará mañana minutos antes de abrir la famosa puerta del Salón de Juntas para proclamar el Nobel 2006? -Ensayar para decir correctamente la motivación en varios idiomas. También pudimos enterarnos al conversar con él de que su autor favorito es el poeta portugués Fernando Pessoa y que en su mesilla de noche tiene una nueva tradución de La crítica del Arte del simbolista francés Charles Baudelaire. Por último, Horace Engdahl contestó con un conciso si, muchas veces a la pregunta de si ha propuesto algún autor para el Nobel sin conseguir convencer a sus colegas, y aseguró que no le está espermitido desvelar esos nombres sino hasta dentro de cincuenta años.