Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC JUEVES 12 10 2006 Nacional 19 El gesto del Príncipe obligó a empaparse a las autoridades que le acompañaron a la jura de 2.000 nuevos policías en Ávila Hora y cuarto bajo la lluvia y sin paraguas TEXTO: PATRICIA GARCÍA ROBLEDO ÁVILA. Sin querer protegerse con un paraguas del intenso aguacero, como los agentes protagonistas del acto, el Príncipe de Asturias entregó ayer en Ávila su despacho a cada uno de los 2.031 nuevos policías, 1.705 hombres y 326 mujeres. Durante una hora y cuarto, Don Felipe aguantó la lluvia sin inmutarse e, incluso, cuando se suspendió el acto durante unos minutos por el mal tiempo, se hizo eco de los silbidos de protesta del público y pidió que la celebración continuara. El gesto del Príncipe obligó a las autoridades que le acompañaban a seguir su ejemplo y aguantar estoicamente la intensa lluvia durante todo el acto, que se celebró en la pista de atletismo del Centro Nacional de Formación de la Policía de Ávila. Fue el caso del ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba; el presidente de la Junta de Castilla y León, Juan Vicente Herrera; el secretario de Estado de Seguridad, Antonio Camacho, y el director general de la Policía y de la Guardia Civil, Joan Mesquida. Tras la entrega de despachos, el Príncipe inauguró las nuevas instalaciones del Centro de Formación de la Policía, cuyas obras de ampliación han costado casi 27 millones de euros. Don Felipe pasa revista bajo la lluvia a los nuevos agentes de Policía en Ávila EFE Los discursos se distribuyeron Lo único que se canceló para evitar que las 13.000 personas que acudieron a la ceremonia siguieran más tiempo bajo la intensa lluvia fue la lectura de los discursos- -el del Príncipe y el del ministro del Interior- cuyos textos fueron facilitados a la prensa para su difusión. En su discurso, el Príncipe mostraba el reconocimiento que la Corona siente por las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad, por la Policía y la Guardia Civil, en lo que representan de servicio a la sociedad española. Asimismo, destacaba los esfuerzos realizados por los nuevos policías para culminar su formación. Además, Don Felipe hacía una referencia a la eficiencia del Cuerpo Nacional de Policía, conseguida a través de la descentralización y acomodación de las unidades policiales a las demandas reales de la sociedad en materia de seguridad pública y la mejora en la formación de los funcionarios policiales El ministro del Interior, por su parte, defendía en su discurso- -tampoco pronunciado- -que los españoles aprecian y confían en su Policía a la vez que recalcaba que el Gobierno es consciente de la importantísima responsabilidad que asume este cuerpo para garantizar los derechos y las libertades constitucionales de los españoles También recordó que los salarios del Cuerpo Nacional de Policía tendrán en 2007 una subida de algo más del 6 por ciento, prácticamente el doble que la del resto de los funcionarios de la Administración del Estado