Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
10 JUEVES 12 10 2006 ABC Nacional REACCIONES José Montilla Candidato del PSC En el PSC no tiene cabida quien atente contra la libertad de reunión Teresa Fdez. de la Vega Vicepresidenta del Gobierno Pido a los partidos que serenen el debate; en una democracia todo se puede defender con la palabra José Borrell Pte. de la Eurocámara Estos actos atentan contra las bases de la democracia Josep Lluis Carod- Rovira Candidato de ERC Yo no puedo hacer ningún acto político fuera de Cataluña ni ir por la calle en Madrid Militantes y cargos socialistas convocaron la protesta en la que se agredió a Acebes y Piqué Montilla expulsa al líder juvenil de Martorell que admitió haber participado en la concentración b Los partidos catalanes condenan unánimemente la agresión contra dirigentes del PP, aunque algunos de ellos lo hicieron con tibieza e introduciendo matices I. ANGUERA Á. MARÍN MARTORELL. La JSC, el órgano juvenil del PSC- PSOE, organizó y convocó a través de e- mail y sms la concentración para boicotear el mitin que el PP celebró el martes en Martorell, donde un grupo de exaltados agredió al secretario general del partido, Ángel Acebes, y al candidato a la Generalitat, Josep Piqué. El primer secretario del PSC, José Montilla, ordenó ayer la expulsión fulminante del partido del responsable de las juventudes socialistas en esa localidad, Jordi López, que admitió haber participado, con otros dirigentes juveniles, en la concentración contra el PP. Montilla adoptó esta decisión minutos después de que Piqué le exigiera públicamente la apertura de un expediente a la JSC de Martorell por convocar la manifestación que derivó en la agresión. A la protesta, denunció Piqué, también acudieron concejales socialistas de este municipio. El dirigente popular se refería al concejal y secretario de organización del PSC en Martorell, Antoni Mantis, quien ayer reconoció haber acudido al mitin del PP para ver qué pasaba La alcaldesa socialista, Dora Ramon, avaló la explicación de su edil y señaló que acudió al Centro Cultural después de que lo hiciera el concejal de Seguridad, Xavier González, quien se presentó ante Piqué para ofrecerle su apoyo. En este contexto, tanto la alcaldesa como el edil y el portavoz del PSC en Martorell, Francesc Beneiges, rechazaron las acusaciones populares. Mención aparte merece la actuación del líder de las juventudes socialistas. Beneiges defendió su expulsión y reconoció que López convocó a sus amigos más próximos a la manifestación, aunque lo hizo a título personal Beneiges defendió, además, el derecho de López a manifestarse contra el PP y sólo le recriminó que, en su comunicado La alcaldesa de Martorell con el edil del PSC (sentado) que asistió al contra acto convocado por militantes socialistas posterior a los altercados, rechazara la presencia de Acebes en Cataluña. De hecho, fue el comunicado- -que en ningún momento consultó con el partido- -el desencadenante de su expulsión, mucho más que su participación en la manifestación, como reconocieron fuentes socialistas. En ese texto, López denuncia el abuso de la Guardia Civil contra los que nos manifestábamos de forma pacífica y justifica los incidentes porque es una vergüenza que venga una persona como Acebes que desprecia a Cataluña y nos insulte Tras una reunión con el grupo popular del Senado, Piqué explicó que Montilla le llamó a primera hora para con- Y. CARDO denar con contundencia los hechos, pero que a esa hora de la mañana desconocía la participación de militantes y ediles socialistas en la concentración. Con esa información en las manos, el líder popular denunció la doble moral y la hipocresía del PSC porque no es compatible convocar la concentración y condenarla al mismo tiempo. Medio millar de ataques al PP catalán al estilo kale borroka M. J. CAÑIZARES BARCELONA. El PP catalán ha sido víctima de más de medio millar de ataques en diez años, algunos inspirados en la kale borroka El independentismo radical se ha cebado con los populares en forma de atentados contra sedes y militantes, sin que el Gobierno catalán haya hecho demasiados por perseguir a estos delincuentes, lla- mados eufemísticamente grupos alternativos mientras que las fuerzas policiales califican algunas acciones como terrorismo de baja intensidad. De hecho, la Generalitat nunca cumplió con su promesa de personarse como acusación en las causas judiciales. Entre 1995 y 2002, coincidiendo con la reorganización del comando Barcelona de ETA, el PP fue objeto de 366 ataques con cócteles molotov, agresiones, amenazas de bomba o boicots. En 2002, los métodos se vuelven más rudimentarios, pero en 2003, la guerra de Irak provoca un recrudecimiento de los ataques al PP en Cataluña, donde en un mes hay un centenar de actos vandálicos. En 2004, la tregua de ETA en esta Comunidad, favorecida por el contacto de Carod- Rovira con la cúpula terrorista, desciende la frecuencia de los ataques, que se han reproducido este año en la campaña del referéndum del Estatuto y que se han hecho extentivos a los dirigentes nacionales que visitan Cataluña.