Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
90 Economía TURBULENCIAS EN EL GIGANTE AERONÁUTICO EUROPEO LOS PROTAGONISTAS MIÉRCOLES 11 10 2006 ABC Gallois confirma despidos y cambios industriales El copresidente ejecutivo de EADS y nuevo presidente de Airbus, Louis Gallois, confirmó ayer que las líneas principales del plan de ajuste Power 8, elaborado por el ex presidente Christian Streiff, que dimitió el lunes, serán mantenidas. Gallois explicó que habrá supresión de empleos y una reorganización de la estrategia industrial, pero aplazó, sin embargo, su puesta en ejecución. Las nuevas medidas se llevarán a cabo sólo tras varios meses de trabajo y con diálogo y equilibrio explicó el dirigente galo, ex presidente de la SNCF, en un mensaje destinado a los sindicatos de la empresa, que cuenta con 50.0000 trabajadores, 20.000 en Francia. manes públicos y privados están de acuerdo? -No deseo tener en cuenta el planteamiento de la nacionalidad. Como usted bien sabe, soy germanófilo y germanófono. Estoy próximo a los accionistas alemanes de EADS. El asunto es mucho más complejo que un choque de nacionalidades, aunque eso, evidentemente, no ha simplificado las cosas. Se trata ante todo de un problema de organización de empresa. ¿Pero le han apoyado? -El plan de salvamento Power 8 ha acabado por conseguir la adhesión del consejo y del conjunto de las partes afectadas. Pero en lo que respecta a la organización, no he notado una auténtica apertura, porque para algunos accionistas es difícil abandonar los principios que rigieron la creación de Airbus y EADS. -Si el gobierno de Airbus no se reforma como usted defiende, ¿estaría Airbus en peligro? Usted ha declarado que el constructor europeo tenía quince años de retraso respecto a Boeing. -Voy a corregir este último punto. Lo que he dicho es que Boeing llevaba un adelanto de tres años en lo que respecta a una parte de la gama y que Airbus necesitaría entre 10 y 15 años para alcanzarle. Pero no quiero decir que Airbus tenga 15 años de retraso respecto a su único rival. Por lo demás, creo que mi sucesor no tiene el campo libre y si el gobierno de Airbus no evoluciona, entonces sí, el futuro de la empresa es preocupante. Ahora bien, independientemente del gobierno, Airbus es una empresa fabulosa, llena de pasión y de saber hacer. Existe un enorme genio creador y no porque tenga un eslabón débil que ha traído los problemas del A 380 dejará de existir. ¿El centro alemán de Hamburgo es el eslabón débil? -Un equipo instalado en Hamburgo es responsable, entre otros, de dos piezas del fuselaje. Allí es donde tenemos problemas y donde se encuentra el eslabón débil. Pero que sea Hamburgo o Toulouse, no es el problema. Habría podido ocurrir en cualquier lugar. EDA Le Figaro El ex presidente ejecutivo de Airbus, en una imagen del pasado mes de julio, poco después de su nombramiento AFP CHRISTIAN STREIFF Ex presidente ejecutivo de Airbus La organización de Airbus ya no se adapta a una empresa en crisis Streiff, presidente de Airbus hasta el pasado lunes, explica en una extensa entrevista las razones de su dimisión al frente de la filial más emblemática del grupo EADS TEXTO: N. BEYTOUT, G. DE CAPÈLE, V. GUILLERMARD, Y. LE GALÈS ¿Por qué ha dimitido? -Me he ido convenciendo poco a poco de que el modo de gobierno de Airbus no permite el éxito de mi plan. La organización y el gobierno de EADS tienen como principal objetivo el sutil equilibrio de hombres, fuerzas y posiciones. Esta fórmula puede ser eficaz en un período normal, pero no es adecuada para una empresa que sufre una grave crisis. Lo que puede hacer avanzar a Airbus hoy es la unidad de mando, la cohesión, la coherencia de los valores y los principios de acción, la rapidez de ejecución, la sencillez. Nada de esto es posible en un sistema de equilibrio de fuerza que se traduce en redundancias y lentitud. Yo proponía que la situación evolucionara. ¿Qué propuso para reformar el gobierno de Airbus? -Tres cosas. Deseaba limitar lo más posible las redundancias entre las funciones de apoyo de EADS y las de Airbus, de forma que permitiera a los equipos de Airbus concentrarse en un único objetivo: el éxito del plan de reactivación. Estas redundancias están ligadas a la historia. Actualmente la presidencia de Airbus está en el tercer nivel de la jerarquía de EADS. También deseaba simplificar el organigrama para poner en marcha circuitos rápidos de decisiones entre los accionistas y el presidente de Airbus. Por último, deseaba tener los poderes operativos necesarios. Con el paso de los días, cuando las discusiones resultaron difíciles, me convencí de que si no me apartaba, no conseguiría mover la situación. -En su opinión, ¿por qué se han rechazado estas modificaciones? -Más que un rechazo, he notado cierta imposibilidad de diálogo. ¿Su estrepitosa dimisión va a permitir que se revise todo? -Espero que constituya una sacudida saludable que obligue a replantearse el modo de gobierno y hacer que Airbus evolucione de forma positiva. Airbus y sus equipos se lo merecen. -Pero conocía el sistema de gobierno al aceptar la presidencia... -Entre conocer algo sobre el papel y vivirlo cada día hay una gran diferencia. De hecho, yo no era consciente de la profundidad de la crisis en la que se encuentra inmersa Airbus. La he descubierto progresivamente, yendo al fondo de las cosas con el A 380, en la operación real que nos ha permitido comprender cuáles son los verdaderos retos de la empresa para los años venideros. Entonces comprendí que había medios de acción y medios de decisión adecuados a la gravedad de la crisis. Cuando llegué a principios de julio, mi visión distaba mucho de ser tan crítica como hoy. En junio pensaba que no era imposible continuar con el modo de gobierno actual. Hoy me parece imposible, debido a la magnitud del desafío. ¿La solución es que uno de los dos copresidentes de EADS, Louis Gallois o Thomas Enders, ocupe además de su cargo la presidencia de Airbus? -Es ya una evolución positiva, pero no es el único asunto. No es un problema de hombres- -no lo había entre Thomas Enders y yo- -sino un problema de estructura, de redundancias, debido a la particular posición de los copresidentes, que tienen el poder jerárquico sobre las sucursales, lo cual instaura de hecho un doble mando a la cabeza de Airbus. ¿No supondría esto un principio de simplificación? -En efecto, sería un principio, un paso en la dirección correcta. Pero el trabajo de copresidente de Airbus no será fácil: asegurar sus responsabilidades en el ámbito de las funciones de apoyo de EADS y, al mismo tiempo, movilizar a Airbus para que logre sus objetivos. Propuse simplificar las cosas separando el gobierno de Airbus del de EADS. En otras palabras, devolver a Airbus los mandos de su propio avión y no pilotarlo a través de EADS. ¿Sus accionistas franceses y ale-