Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MIÉRCOLES 11 10 2006 Cultura 65 Laurie Anderson: Los científicos, como los artistas, no saben lo que buscan La autora norteamericana abre esta noche el Festival de Otoño de Madrid a los grandes montajes, la autora de O Superman apuesta por la desnudez escénica en The End Of The Moon reflexión sobre la tecnología JESÚS LILLO MADRID. Un poema de largo metraje, basado en hechos reales y construido con software de última generación, abre esta noche el Festival de Otoño madrileño. La veterana Laurie Anderson reflexiona sobre los límites de la tecnología en una función, The End Of The Moon con la que reivindica el viejo oficio de contar historias en la intimidad y la oscuridad. En las últimas décadas he montado espectáculos multimedia de enorme envergadura, pero, ahora, ¿para qué esforzarse? Sólo hay que apretar un botón para que las pantallas se enciendan y comience el bombardeo mecánico. Cualquiera puede hacerlo ya asegura la autora de United States I- V quien, después de revolucionar el medio teatral con sus apabullantes y revolucionarias puestas en escena, se repliega sobre la palabra y la música, también simplificada respecto a sus obras discográficas de los años ochenta, una especie de banda sonora- -dice- -que me ayuda a contar las cosas, nada más Se trata de un show portátil, un espectáculo de software y laptops que cabe en una maleta puntualiza. Estrenado hace dos años y a punto de ser desprogramado del repertorio de su autora, The End Of The Moon es el resultado de la experiencia de Laurie Anderson como artista- residente de la Nasa. Tampoco yo sabía muy bien qué es lo que hacía allí, pero esperaban que hiciese algo grande, muy sexy y atrevido, quizás una obra que viajara de un satélite a otro y luego se posara sobre la Luna, no sé... Cuando les dije que estaba escribiendo un poema, se quedaron perplejos, pero con el tiempo terminaron comprendiéndolo recuerda la artista de Chicago, cuyo proyecto fue cancelado tras un severo ajuste presupuestario. Alguien se dio cuenta de que, en dos años, la Nasa había invertido 20.000 dólares en un poema... Demasiado dinero para una compañía en la que esa cantidad se gasta en un solo minuto de discusiones añade con ironía. b Tras renunciar El Reina Sofía seguirá los pasos del Inaem y se convertirá en una Agencia Estatal b El museo cambiará de naturale- za jurídica para tener mayor agilidad en su gestión, aunque no tanta como el Prado, que se transformó en 2003 en un ente público ABC MADRID. La directora del Museo Reina Sofía, Ana Martínez de Aguilar, aseguró ayer que ya se ha presentado al Ministerio de Cultura una propuesta para convertir el museo en una Agencia Estatal, informa Ep: Primero hay una serie de instituciones que se convertirán en Agencia y, en la segunda fase, vamos nosotros Este cambio jurídico, reclamado insistentemente por el Grupo Popular a la ministra de Cultura, supondrá dotar al museo de mayor agilidad para realizar las transformaciones necesarias que beneficien el funcionamiento de esta institución. Finalmente, no seguirá los pasos del Prado, que se convirtió en un ente público en 2003. Explicó la directora del CARS que ya se han hecho unas consultas a Administraciones Públicas de cara a esta transformación y que el museo ha presentado una propuesta para incluir nuevos puestos de trabajo. Antes que el Reina Sofía será el Inaem el que se convierta en una Agencia Estatal el próximo año. El proyecto de presupuestos incluye mecanismos especiales para dotar de fondos suficientes a los organismos que, como éste, adquieran esta nueva estructura de funcionamiento, destinada a modernizar y agilizar su gestión. Laurie Anderson, ayer, en el teatro Albéniz de Madrid eso sucede también en el arte y el teatro. Yo misma tengo la idea de que nunca llego a terminar mis creaciones, sino que las abandono... Cuando en la radio suenan mis viejas canciones, para mí es una tortura. Me gustaría, algún día, hacer algo que no acabe odiando Aunque no renuncia a su sentido del humor- si el hombre no viaja ya a la Luna es porque se le ha olvidado cómo ir hasta allí ahora quieren llegar a Marte para establecer ecosistemas donde pueda vivir el ser humano, imagino que aprovechando la experiencia de lo que hemos hecho con la Tierra Laurie Anderson no deja de tender puentes afectivos con el mundo de la ciencia y la tecnología. En la Nasa se fabrican obras de arte gigantescas, y creo que allí, y también en el Pentágo- ERNESTO AGUDO Ixone Sádaba y Producciones El Reina Sofía comenzó ayer la nueva temporada con la presentación de un nuevo proyecto, Producciones que sustituye al antiguo Espacio Uno Lo inaugura la artista vasca Ixone Sádaba con ¿Y eso por qué? Porque son más tristes Este proyecto está dedicado a impulsar a jóvenes creadores que todavía no han tenido una exposición individual en alguno de los museos españoles. Es una vuelta de tuerca más en el compromiso con la producción artística más actual y es el museo el que elige y financia la obra de esta nueva generación de artistas afirma Martínez de Aguilar. El CARS asume el coste de la producción y el trabajo directo con los artistas, que serán seleccionados por un pequeño comité compuesto por Martínez de Aguilar, la subdirectora de Conservación del museo, María García Yelo, y la coordinadora del programa, Amélie Aranguren. El museo no se compromete a adquirir la obra de los artistas del programa, aunque sí está contemplada esa posibilidad, en cuyo caso, del valor de la obra se descontaría el coste de la producción La ciencia del arte Pese a su agria relación con los directivos de la agencia espacial, Laurie Anderson aprovechó su estancia en la Nasa para compartir experiencias e ideas con los científicos. Creo que los artistas tenemos mucho en común con los especialistas en nanotecnología y robótica: no sabemos lo que buscamos, ni cuándo termina nuestro trabajo... Eisntein rechazaba algunas de sus ideas porque funcionaban, y creo que En la Nasa se fabrican obras de arte gigantescas... Creo que allí, y en el Pentágono, hacen falta artistas no, y en la Casa Blanca, hacen falta verdaderos artistas... Son sociedades cerradas que se administran en función del dinero y que necesitan ideas The End Of The Moon plantea al público el debate sobre la escalada tecnológica, cuyo doble filo amenaza la seguridad y la libertad de sus usuarios. Adoramos a las máquinas, su tamaño y su velocidad, sin preocuparnos de saber hasta dónde llegarán o para qué serán utilizadas, sin analizar sus agresiones, sin observar cómo nos esclavizan advierte Anderson. La propia conquista del espacio y la llegada del hombre a la Luna, tan romántica, es la historia de una dominación. No creo que fuese una carrera espacial idílica, sino un ejercicio militar que sirvió para comprobar quién era capaz de poner antes la bandera en su superficie, igual que en el proceso colonizador del siglo XV, pero con otras naves ¿No queda sitio para los sueños, ni siquiera en la Luna? De pequeña- -concluye Laurie Anderson- -fui una adoradora del cielo. Crecí en un paisaje llano, y el cielo siempre estaba allí, disponible y liberador, para meditar