Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
62 Cultura MIÉRCOLES 11 10 2006 ABC (Viene de la página anterior) No nos hemos gastado ni un euro, porque no hubiéramos podido dice César Antonio Molina Radio y televisión, oficina del hispanista y departamentos de judeo- español y ladino, nuevos proyectos pal está situada en un amplio chaflán dispuesto en el ángulo de las calles Alcalá y del Barquillo. En este gran vestíbulo- -alma del edificio donde el espacio queda cautivo entre la construcción y la arquitectura- -se cuela por las rendijas de la vidriera de su cúpula un sol de mediodía que ilumina otra de las joyas de este tesoro lingüístico: la biblioteca, con un millón de ejemplares accesibles a través de un centro virtual conectado a multitud de instituciones y archivos de habla española. Tres mil personas utilizan cada día las bibliotecas cervantinas. El Instituto presta al año más de seiscientos mil volúmenes. Se han respetado los veladores, testigos de cargo del cambio e ingreso de dinero por ventanilla. Por los mostradores de mármol se deslizará desde hoy otro tipo de pasta: la del papel de los libros. Y allí no colgará el larriano Vuelva usted mañana Edward Malefakis: Largo Caballero debió purgar dos o tres años más de cárcel por la revolución del 34 El historiador presenta la reedición actualizada de La guerra civil española b Veinte autores de todo signo ponen al día sus puntos de vista sobre la contienda española y su coordinador señala las virtudes y los defectos de la República TULIO DEMICHELI MADRID. Los artículos de esta obra primero aparecieron en un diario madrileño durante el cincuentenario de la guerra civil, en 1986, y diez años después fueron reunidos por Santillana en este libro que ahora Taurus ha reeditado. Hemos añadido más de un centenar de páginas nuevas- -señala Malefakis a ABC- -y todos hemos actualizado nuestras colaboraciones. Entre las novedades hay un artículo nuevo sobre la economía de la guerra civil, escrito por Pablo Martín Aceña... ¡con sólo un gráfico! (se ríe) Es un tema del que no disponemos muchos estudios y él tiene el talento de exponer con claridad un asunto tan complicado. Otra novedad es el artículo de José Álvarez Junco sobre La guerra civil como guerra nacional que rompe el tópico de que los republicanos eran la anti España como decían los franquistas, pues eran tanto o más nacionalistas que los nacionales También Malefakis introduce un Epílogo en el que presento un retrato tanto de las virtudes de la República como de sus defectos y aporto, eso creo, una visión más equilibrada de la que se suele dar. Aunque mi corazón siempre ha estado más cerca del bando republicano y sigue al centro- izquierda, no a la izquierda, he procurado deconstruir algunos mitos republicanos tanto como los argumentos de los revisionistas. A mí me parece que los revisionistas son siempre útiles porque nos fuerzan a pensar: ¿tengo razón en esto? ¿he olvidado algo? lo cual es fundamental en la labor de investigación. Por eso los trato con respeto y, además, creo que están tan en su derecho de publicar sus ideas como yo a publicar las mías Malefakis cree que los prejuicios de los revisionistas- -como Pío Moa o César Vidal, por citar a los más significados- -se anclan en la revolución del 34, a partir de la cual unos y otros se creyeron tanto las exageraciones y mentiras de la derecha (los desmanes izquierdistas, la inminencia de una revolución) como las de la izquierda (la brutal represión del ejército, la continua amenaza de un golpe militar) Todo hubiera sido muy distinto- -afirma el historiador- -si la República se hubiera proclamado en cualquier otra década y no en aquel momento de histeria colectiva cuando el capitalismo parecía derrumbarse con la crisis de 1929 y se admiraban los éxitos sociales y económicos de la URSS y del III Reich, cuyo prestigio era mucho mayor que el de las democracias burgue- Espacio para lenguas cooficiales El Cervantes de la calle Alcalá es una inmensa maraña de salones preparados para conferencias, seminarios, proyecciones, Centro Virtual Cervantes, radio y televisión por internet, oficina del hispanista, departamento de judeo- español, de ladino y para las lenguas cooficiales en España, que aquí tendrán un lugar de trabajo El paso que hemos dado es gigantesco- -señala César Antonio Molina- La lengua española equivale al 15 por ciento del Producto Interior Bruto. El español crece de manera tan grande que llegará a superar en número de hablantes al inglés en el año 2050, según sostienen los expertos. Pero aquí no estamos en ninguna pelea, sino defendiendo nuestro patrimonio lingüístico. Vamos a enseñar y a aprender lo que somos. Esta es la sede del Instituto Cervantes y no vamos a hacer aquí ni de Círculo de Bellas Artes, ni de Casa de América ni de Biblioteca Nacional. El convencimiento por parte del Gobierno y de su presidente, José Luis Rodríguez Zapatero, de que la labor del Cervantes es fundamental en todo el mundo, ha hecho posible conseguir una sede central como ésta De ágora del dinero a ágora de la palabra la sede definitiva del Cervantes tallará en sus cariátides el amor hacia la palabra y la defensa inquebrantable del español... Malefakis, ayer en Madrid IGNACIO GIL Javier Reverte lamenta la agonía del periodismo en su nuevo libro de viajes FEDERICO MARÍN BELLÓN MADRID. Javier Reverte presentó ayer en Madrid La aventura de viajar (Plaza Janés) apología y antología del arte de viajar que recopila pequeñas historias que en su día se quedaron fuera de sus libros y crónicas periodísticas. Algunas anécdotas proceden incluso de un tiempo tan remoto (según se mire; tiene 62 años) como sus excursiones infantiles. El autor promete algunas reflexiones sobre lo que significa viajar, unas gotas de melancolía y mucho humor. He aprendido a reírme de mí mismo- -afirma- -y no me importa contar mis tonterías y meteduras de pata En un tono menos jovial, Reverte explica que en su libro también subyace la nostalgia de un periodismo que ya no existe En sus lamentos ocupa un lugar de honor el reportaje, el género rey del periodismo, que ha muerto a manos de los dueños de los diarios Ahora no se encuentran este tipo de relatos. El periodismo agoniza al tiempo que el reportaje sentencia. Hay mucho género rosa y debates políticos que permiten irte tres meses de viaje, porque cuando vuelves siguen diciendo lo mismo. Hago libros de viajes porque soy un reportero frustrado; la diferencia es que ahora me los tengo que pagar yo Diarios sin ingenio ni audacia Reverte se pone a hablar y no para sobre lo que se ha deteriorado la profesión periodística, un oficio, dice, en el que un día estabas en palacio con el Rey y al día siguiente en una cárcel con un condenado a muerte.