Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
10 MIÉRCOLES 11 10 2006 ABC Nacional Garzón dice que Escribano fabricó el borrador con el fin espurio de vincular a ETA con el 11- M Sólo este perito podía acceder a ese documento, y lo hizo para entregárselo a El mundo asegura b El juez de la Audiencia Nacional concluye su investigación sobre esta sustancia no explosiva ni incendiaria al considerar que no tiene relevancia jurídico- penal NATI VILLANUEVA MADRID. El juez de la Audiencia Nacional Baltasar Garzón zanjó ayer su investigación sobre el caso bórico en un auto tan concluyente como demoledor. El perito Manuel Escribano, autor del borrador que vinculaba a ETA con el 11- M a través del ácido bórico- -hallado en poder de El Haski- fabricó intencionadamente su escrito. El funcionario policial, imputado por falsedad documental, introdujo las observaciones que establecían la relación de la banda terrorista con los atentados de Madrid para que produjeran un efecto espurio a la propia pericia Y ello, sin la más mínima base científica, sustentándolas en simples elucubraciones y omitiendo datos relevantes cuya presencia habría supuesto la inocuidad de aquellas observaciones y, dentro de ellas, la del ácido bórico como sustancia explosiva Lo anterior es sólo una de las conclusiones a las que llega el magistrado en el auto en el que ayer dio por concluida la pieza separada sobre los usos del ácido bórico al considerar que esta sustancia- -ni explosiva ni incendiaria- -no tiene relevancia jurídico- penal. De esta forma, Garzón concluye su investigación sin considerar necesario imputar a Hassan El Haski, además de por pertenencia a organización terrorista (en relación con los atentados de Casablanca) por tenencia de explosivos. no a generar una apariencia sin sustento real alguno que vinculara a la organización terrorista ETA con los atentados del 11 de marzo Y es que el juez señala que, como publicó ayer ABC, el informe definitivo de la Policía sobre el análisis de las sustancias halladas en el piso franco de ETA no acredita la existencia de ácido bórico. Los expertos en explosivos tampoco consideraron elemento, siquiera relacionado con los explosivos, al ácido bórico, hasta el punto de que no aparece en el informe unido a la causa añade Garzón. Pero el juez va aún más lejos, e igual que menciona que los antecedentes que Escribano señaló en su borrador fueron intencionadamente traídos a su escrito (entre ellos, la aparición de bórico en Salamanca) apunta que ocultó que en un informe anterior elaborado por él mismo en el que dejó constancia de que no es sustancia explosiva ni incendiaria No es una omisión casual La no inclusión de este extremo en sus observaciones del borrador al que, según el juez, dieron apariencia documental no es una omisión casual por parte de quien hizo el informe (Escribano) y que los otros dos firmaron sin leer o cuestionar, sino perfectamente meditada por aquél, porque de su presencia o no dependía poder mantener o no la posibilidad de que se relacionara a ETA con el 11- M. Garzón añade que ha quedado clara la falta de consistencia y omisión de datos relevantes y fundamentales que al menos dos de los tres peritos (Escribano y López) conocían, por lo que habrá que preguntarse sobre el alcance de esas omisiones, que cobran relevancia no sólo en función de la afirmación de conexidad entre autores de hechos terroristas, sino de la finalidad que se perseguía con la misma En este sentido, el juez subraya que Escribano era la única persona que tenía acceso a ese documento, el que presentó como oficial. Sólo él tenía el archivo informático sin modificar desde su creación (en marzo de 2005) y el único que ha hecho uso de él para tres finalidades concretas. La primera era su fabricación (mediante impresión nueva) y firma el 11 de julio de 2006 (con fecha 21 de marzo de 2005) para darle apariencia real y presentarla a su superior. La segunda, para su entrega a El Mundo que lo publicó el 21 de septiembre; y, finalmente, para presentarlo en el Juzgado Central de Instrucción número 5 a través de la perito Isabel López, alcanzando con ello el carácter oficial del documento El juez considera acreditado que el borrador sólo estaba en el disquete Observaciones inveraces El juez aprovecha su resolución no sólo para justificar su competencia para la práctica de las primeras diligencias (las relacionadas con la presunta falsificación) sino para explicar con todo detalle la fabricación del documento que terminó con la imputación de los peritos Manuel Escribano, Isabel López Cidad y Pedro Manrique. Es al primero de ellos, el autor del borrador, sobre el que Garzón lanza las mayores críticas. Las observaciones que este perito hizo constar en el texto que el pasado julio recuperó de sus archivos informáticos eran inveraces y preconstituidas con finalidad distinta a la propia del informe Además, señala que el hecho de mencionar como antecedente de ácido bórico el hallazgo de esta sustancia en el piso de un comando de ETA en Salamanca no respondía al interés de sugerir la investigación de hechos relacionados, ya que eran inexistentes, si- Garzón da por concluida su investigación sobre el informe del bórico que fue intervenido por orden judicial el pasado 29 de septiembre. Este soporte informático se encontraba en el interior de un cajón de la mesa de laboratorio en la que Escribano guardaba sus efectos y del que sólo él tenía la llave. El referido disquete, por el lugar donde se ubicaba y formar parte de un grupo mayor de elementos informáticos presuntamente indica que las impresiones de los textos aparecidos en el ABC registro fueron hechas por Manuel Escribano u otra persona con sus instrucciones Esto lleva al magistrado a concluir que los documentos que se presentaron en el Juzgado y el publicado por El Mundo han sido extraídos del único original fabricado por el señor Escribano y al que sólo él tenía acceso Respecto a la eliminación de las observaciones del borrador por parte del superior de Escribano, Francisco Ra-