Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
6 Opinión MIÉRCOLES 11 10 2006 ABC AD LIBITUM VISTO Y NO VISTO NUNCA SEREMOS CIUDADANOS EL PERDÓN CRISTIANO AL ETARRA desde la cárcel con los poemas que desde el destierro esA lógica progresista es simple, mediterránea y cribió Ovidio para obtener el perdón imperial y que le más fresca que la vulva oferente de una rana. fuese permitido el retorno a Roma. Hablando de cosas ¡Qué alivio! suspiran los lógicos progresistas imperiales, se dice que para llevar la mediación etarra al enterarse de que el compañero Chaos acojonado Rodríguez ha puesto el ojo en el frescales de Clinton, ante la eternidad, se ha rajado del régimen alimentario quien podría aplicarle a La Tigresa el reputado método que nos vendía por huelga de hambre. En el Camp Nou Lewinsky. Con Clinton metiendo su flor en la bocacha de Barcelona, una pancarta ha exigido la libertad del de La Tigresa y con la Iglesia recordando la imfamoso matarife en nombre del progreso. Y es portancia del perdón, no hay proceso de paz enque, en pura lógica progresista, los etarras no tre una banda de progreso y un gobierno de más son sino una banda de progreso, y sus víctimas, progreso todavía que pueda echarse a perder. lógicamente, unos fascistas. Progreso, en español, significaba adelantaLos fascistas, como todo el mundo sabe, van a miento. Después vinieron los progres con su misa, y, si van a misa, ¿por qué no perdonan a progrés que ya no significa un simple avance unos bandidos que, llegados a la edad provecta, espacial, sino el medio de efectuar la perfección no desean más que algo de paz? Es el argumento más socorrido últimamente, y en los restau- IGNACIO RUIZ moral implícita en la idea de la humanidad QUINTANO Quien dude, pues, de la perfección moral implícirantes siempre aparece un progre que lo suelta ta del proceso de paz no es progresista. No son progreen la mesa a la hora de cenar. ¿Es que usted no quiere sistas las víctimas, que carecen de la perfección moral que se acabe la Eta? Hombre, si las víctimas... ¿Víctide Rodríguez para perdonar a un Chaos, a un Chapote o mas? ¡Cuadrilla de meapilas y chupacirios es lo que son! a un Bilbao. Las víctimas saben, como el obispo de San Si quieren seguir yendo a misa, tendrán que perdonar. Sebastián, que incluso la Iglesia, para otorgar el perdón, -La Iglesia tiene el papel institucional de recordar la exige la confesión, y no están seguras de que un Bilbao, importancia del perdón- -ha terciado el obispo de San un Chapote o un Chaos experimenten sentimientos de Sebastián. contrición (de contero triturar o de atrición (de atAh, el poder de perdonar. De gracier por decirlo tero romper ¿Están sus corazones triturados por con el chic de lo francés. Cuando Laertes está al borde de la contrición o rotos por la atrición la muerte le ruega a Hamlet intercambiar perdones A Almafuerte condenó el perdón en unos versos blasfeRodríguez, el habitante de La Moncloa, se le encendió mos: Cuando el Hijo de Dios, el inefable, perdonó desuna bombilla: ¿Y si los etarras perdonaran la vida a las de el Gólgota al perverso... puso, sobre la faz del Univíctimas a cambio de que las víctimas perdonasen la verso, la más horrible injuria imaginable. Monseñor muerte a los etarras? Rodríguez, que no perdona al Uriarte es muy libre de poner para el perdón el ejemplo franquismo el fusilamiento de su abuelo, quiere que las de Nuestro Señor, pero Pilar Elías también es libre de víctimas perdonen a la Eta el asesinato de sus hijos. Por alegar que Nuestro Señor resucitó al tercer día y tiró la paz. ¡Haz de mí, Señor, un instrumento de tu paz! derechopara el cielo, sin tener que convivir en la carpinDonde hay odio, lleve yo amor. Donde hay ofensa, lleve tería con el centurión romano que lo crucificó. yoperdón. Donde hay discordia, lleve yoarmonía... EtcéLa Iglesia tiene el papel institucional de recordar la tera. Las víctimas, sin embargo, no ven el momento de importancia, no del perdón, sino de la paciencia sin límiperdonar a sus verdugos, mientras la propaganda protes de Job ante la faz de la calamidad. gresista trata de comparar las cartas a Gara de Chaos E L día en que murió Carmen Amaya surgió mi primera experiencia personal en lo que respecta a la fuerza represora del poder político frente a la información y contra la más mínima autonomía de los medios públicos. El ya desaparecido director de informativos de TVE, el maestro José de las Casas, me encargó para el prime time de aquel día de 1963 un programa extraordinario sobre la deslumbrante bailaora fallecida. Hice lo que pude y, entre otras cosas, un pequeño debate con personas que habían trabajado con la artista catalana y universal. Entre ellos estuvo Alfredo Mañas, autor del texto sobre el que Francisco Rovira Veleta acababa de rodar Los TaranM. MARTÍN tos la última película de FERRAND Carmen Amaya, y biógrafo de la mayor de las furias que nunca subió a un escenario para taconearle Un par de días más tarde, el Ministerio de Información y Turismo me abrió un expediente, el pionero de los muchos que han honrado mi carrera, por haber incluido en mi programa la presencia de Mañas, uno de los firmantes del manifiesto de los 113 en el que se denunciaba la represión franquista en Asturias. La firma, o la publicación del escrito, era posterior a la emisión en cuestión; pero de lo que se trataba, como sigue ocurriendo hoy, sin excepción, en todas las televisiones públicas españolas- -y en algunas privadas- es de crear la ejemplaridad y, con la amenaza de quitarles el pan, doblegar el ánimo de los menos obedientes de cada plantilla. Telemadrid, una de las muchas e innecesarias televisiones autonómicas de España, no es distinta de las otras, las que gobiernan y manipulan los distintos poderes regionales. En esto no hay diferencias entre el PP, el PSOE o el PNV, CiU o el BNG. En consecuencia, la tele de Esperanza Aguirre servil y reverencial, se ha llevado por delante el único telediario, el de las doce de la noche, que se distinguía de todos los que hoy concurren a la batalla de las audiencias por su independencia y profesionalidad. Mientras siga existiendo televisión de titularidad pública, una forma indeseable de competencia desleal y una máquina para la propaganda política del poder de turno, seguirán produciéndose episodios censores, repugnantes y, para mayor agravio, disimulados en piruetas poco gallardas. Lo de Carmen Amaya o lo del Diario de la Noche dos botones para el muestrario, son perversiones atentatorias contra la libertad. Inevitables mientras los líderes turnantes- -igual José Luis Rodríguez Zapatero que Esperanza Aguirre- -puedan ejercer como árbitros en un partido en el que juegan como capitanes de un equipo. El drama reside en que, como saben los avisados, el socialismo no es libertad y la derecha mal llamada liberal tampoco quiere serlo. ¿Nunca seremos ciudadanos? Con las manazas, o manitas, del poder metidas en la información, temamos lo peor. L