Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MARTES 10 10 2006 69 Toros FERIA DEL PILAR Millán pone la bravura ante una colección de mansos de Samuel Plaza de toros de la Misericordia. Lunes, 9 de octubre de 2006. Cuarta de Feria. Casi tres cuartos de entrada. Toros de Samuel Flores- -1 2 y 5 con el hierro de Agustina López Flores- desiguales de tipo y de aparatosas y astifinas defensas; mansos y complicados, destacaron el 1 tan noble como soso, y el 3 que se movió. Juan José Padilla, de azul pavo y oro. Estocada delantera. Aviso (división de opiniones) En el cuarto, pinchazo y bajonazo (bronca) Eugenio de Mora, de verde y oro. Tres pinchazos y estocada corta. Aviso (silencio) En el quinto, estocada baja (aplausos) Jesús Millán, de azul celeste y oro. Estocada (una oreja) En el sexto, media estocada atravesada y estocada (aplausos) UN FILÓN DE CHULETONES ZABALA DE LA SERNA ÁNGEL GONZÁLEZ ABAD ZARAGOZA. Demasiados pitones para tan poca bravura. Demasiada desigualdad en los toros de Samuel Flores, demasiada mansedumbre, en definitiva, demasiado poco. Sólo cuernos que debieron asustar hasta a los telespectadores que pudieron seguir el festejo por la autonómica Aragón Televisión. Si la corrida de ayer se midiera por peso o por metros de astas, estaríamos hablando de un éxito sin precedentes, pero lamentablemente para su criador, si se analiza el juego en el tercio de varas y durante la lidia, hemos de hablar de cosas preocupantes, casi negras. La casta, la bravura, sólo apareció en el ánimo de un torero, el aragonés Jesús Millán, que sabía que la tarde de ayer era una de las últimas oportunidades que tenía para relanzar su carrera. No dejó que pasara en balde. Al contrario, puso toda la carne en el asador, se sacudió lo que en otros tiempos le hizo perder el tren, y salió dispuesto a todo. Jesús Millán cortó una oreja de ley al imponente toro de Samuel Flores echó en cara un sector de aficionados, y el de Jerez sólo respondió con los palos, con los que cuajó dos tercios resolutivos por la valentía que hacía falta para cuadrar y clavar en la cara de los pavorosos pitones que lucían los samueles que le tocaron ¿en suerte? El primero embestía con tontuna nobleza, sin acabar de humillar pero iba y venía sin molestar. No le molestó mucho Padilla que le dio abundantes muletazos también de ir y venir. El quin- FABIÁN SIMÓN to, otro que quitaba el hipo, le hizo ir a una guerra en la que el público tomó partido por el toro de aviesas intenciones. El diestro se lo quitó de encima como pudo y la bronca fue de las gordas. Eugenio de Mora le robó algún derechazo al tercero con dignidad, que sembró el desconcierto entre las cuadrillas, y anduvo decoroso con el otro. Todo sin que ninguna de las dos faenas levantara el vuelo. Javier Villán le da igual morir de un pistoletazo o de una cuchillada o sea, que igual le da cualquiera de los candidatos por Las Ventas, ha escrito. En la cuestión de morir, te cuento, Javier, que el domingo te has perdido uno de esos violentos episodios que más de una vez hemos vivido: se me acerca en la puerta del desolladero- -la mención del escenario no es gratuita- -un tal Juan José Guerra, que mercadea con carnes de caza (Carnes Guerra) habitual del callejón de Madrid e íntimo de Fidel San Román, y me amenaza, ABC en mano, con sumarme a sus trofeos cinegéticos si vuelvo a escribir del constructor- -la crónica que denunciaba que Choperita lidiaba en otoño toros de San Román ocultando su nombre era el móvil- con que me encontrará, por sus coj... y con otras barbaridades a voz en grito. A continuación lo vi en su localidad de entrebarreras, en el burladero que pone empresa al lado de un policía, y lo cierto es que por un lado me tranquilizó saber que se trata de un hombre al lado de la ley, pero por otro me preocupé al sumar varios factores en mi contra: que estoy de buen año, por lo que para el negocio cárnico soy un filón de chuletones, que desde Rusia viene la moda de la caza del periodista molesto, aunque en España ya se practica desde el poder, de momento sin mortalidad pero con silenciador, y que no es el primer aviso con mordaza que recibo del entorno político empresarial venteño. Si no aparezco por Zaragoza, búscame en un frigorífico, Villán. A Pitones para dar y tomar Así, a su primero, con pitones para dar y vender, le presentó sus credenciales al recibirlo con el capote aguantando una impresionante colada. Lidió con guapeza El Molinero, y Millán se plantó de rodillas en el mismísimo platillo de la plaza para soplarle de esa guisa una ligada serie por el pitón derecho. El toro tomaba la muleta por abajo, pero acababa el muletazo sin fijeza. El torero se metió mucho con él, aguerrido y firme, rematando las series bien con buenos pases de pecho, bien con preciosos ayudados por bajo. El samuel ya rajado y Millán cada vez más bravo. Se fue tras la espada y cobró un estoconazo que hizo rodar al animal sin puntilla. Oreja de ley. Con el sexto rematar en triunfo la tarde fue imposible. Lo intentó como buen baturro, pero el arrimón que se pegó no dio fruto. De cualquier forma, dejó alto el pabellón de los aragoneses. Juan José Padilla acabó abroncado en la Misericordia- ¿y van... Aquí nunca ha conectado con el público, aquí ha cosechado un rosario de tardes sin suerte o cosas peores, y aquí sigue anunciado año tras año. Se lo Luis Miguel Encabo roza la puerta grande en Valencia FRANCISCO PICÓ VALENCIA. Tras haber dado dos vueltas al ruedo en el primer toro, por la negación de un trofeo merecidísimo, Encabo cortó una oreja de peso al cuarto. Se lidiaron toros de Puerto de San Lorenzo y Ventana del Puerto y dos de los Chospes (1 y 6 desiguales de presentación y juego. Encabo realizó una relajada y templada faena. Con la izquierda ligó dos series de perfecta ejecución. Su segunda faena fue de valor, por encima del toro. Antonio Ferrera se lució con los palos, con Encabo y en solitario. Malogró con la espada una buena faena. Estuvo valiente con un astado rebrincado, pero el acero otra vez se opuso. Serafín Marín se mostró poderoso y profesional con el peor lote.