Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
64 Cultura MARTES 10 10 2006 ABC La Sala de Turbinas de la Tate Modern se torna en un parque de atracciones Test Site de Carsten Höller, consta de cinco grandes toboganes b Pienso que los parques de atracciones merecerían mayor atención filosófica de la que se les concede reconoció ayer el artista alemán JOSÉ MANUEL COSTA ENVIADO ESPECIAL LONDRES. Cada una de las obras que, bajo el nombre genérico de Unilever Series se inaugura cada otoño en la Tate Modern de Londres, constituye un reto extremo. La inmensidad del espacio y el recuerdo de los grandes trabajos que precedieron cada una de las nuevas presentaciones convierten el evento en una fecha especial dentro del calendario internacional de las artes visuales (o auditivas desde el Raw Materials de Bruce Nauman) Esta vez el seleccionado ha sido el artista alemán Carsten Höller, especialista en crear objetos- situaciones en los que la participación de los espectadores- usuarios forma parte integral de la obra. Lo que el espectador contempla antes de transformarse en usuario son tres toboganes sobredimensionados que bajan desde diferentes pisos de la Tate, así como otros dos que descienden desde la plataforma que se extiende hacia la mitad de la Sala de Turbinas. No es ésta la primera vez que Höller realiza un tobogán, pero muy probablemente será la última, según propia confesión durante la rueda de prensa que ofreció ayer. AYUNTAMIENTO DE MAJADAHONDA (MADRID) El Alcalde- Presidente, mediante Decreto de Alcaldía (2702 2006) de fecha 3 de octubre de 2006, ha resuelto lo siguiente: I. Aprobar inicialmente la Modificación Puntual del Plan Parcial de Ordenación de la Zona Este de Majadahonda, para cambio de uso de las parcelas M- 8 y M- 12, con el objeto que la parcela m- 8, que en la actualidad está destinada a uso escolar y tiene una superficie de 10.873 m 2 pase a tener un uso socio- asistencial y, la parcela M- 12 que en la actualidad está destinada a uso socio- asistencial y una superficie de 17.630 m 2 pase a tener un uso escolar. II. Requerir informe de la Consejería de Educación de la Comunidad de Madrid para que evacuen informe, conforme a lo previsto en el artículo 67.2 de la Ley 9 2001 de 17 de julio del Suelo de la Comunidad de Madrid. III. Someter a información pública dicha Aprobación inicial durante un mes, mediante anuncios en el Boletín Oficial de la Comunidad de Madrid, tablón de edictos del Ayuntamiento, y en un diario de los de mayor circulación en la provincia. IV. Durante la tramitación de la presente Modificación Puntual del Plan Parcial, se suspende el otorgamiento de licencias que afecten a las parcelas objeto de la modificación. Lo que se publica en cumplimiento de lo dispuesto en artículo 128 del Reglamento de Planeamiento, aprobado por Real Decreto 2159 1.978 de 23 de junio. Majadahonda, 3 de Octubre de 2006. EL ALCALDE. Fdo. Narciso de Foxá Alfaro Fascinación infantil Mi fascinación por los toboganes viene de mi infancia comenta el artista. Cuando era pequeño, y camino del colegio, pasaba todos los días frente a una residencia para ancianos que tenía en la fachada un tobogán para facilitar el desalojo de los pisos superiores en caso de incendio Con independencia de esta fijación infantil y de la gran utilidad pública como vía de comunicación rápida que Höller concede a este tipo de artilugios, haber erigido semejantes estructuras (que alcanzan en el caso del N 5 una altura de casi 30 metros y un recorrido de 55 metros) en medio de uno de los grandes centros del arte mundial requiere algo más de calado teórico. Pienso que los parques de atracciones merecerían mayor atención filosófica de la que se les concede. Dicho esto, Test Site tiene algo de parque de atracciones, pero no lo es explicó el artista. Por una parte, y como recordaba el director de la Tate Modern, Vicente Todolí, el contexto genera determinadas expectativas. Por ejemplo, para Höller, el descenso sin freno viene a simbolizar un viaje al fondo de las cosa y de uno mismo De la misma manera, resulta evidente, como se indicaba al principio, que el visitante puede actuar como un simple observador, pero que Test Site sólo tiene sentido si ese espectador se transforma a sí mis- Un visitante, en plena bajada de uno de los toboganes mo en objeto de contemplación por otros cuando se lanza por uno de estos tubos cromados y transparentes. Como es lógico, en una instalación de este tipo y este tamaño, el capítulo de la seguridad es importante. Las características físicas de los mayores toboganes imponen que no puedan ser utilizados por personas que midan menos de 1,40 metros, una forma indirecta de excluir a buena parte de los cientos de miles de niños que visitarán la Tate Modern mientras Test Site ocupe este espacio (hasta el 9 de abril de AFP Su poco elegante llegada al final, donde quien más, quien menos, se pega una buena costalada, no es una experiencia ideal 2007) En todo caso la experiencia tiene cierto peligro. Este enviado especial sufrió un duro golpe en la rodilla y el joven francés que le atendió luego en la fabulosa librería del centro lucía un discreto esparadrapo sobre una rozadura en un codo. Por otra parte, la construcción de los toboganes, las junturas de las numerosas secciones de que están compuestos, implica que la bajada, en vez de fluida, sea un tanto traqueteante. El director de la Tate en su conjunto (Modern, British, Liverpool y St. Ives) Nicholas Serota, trataba de minimizar esta característica mencionando lo interesante del ruido generado por el baqueteo de los cuerpos, pero él mismo debe saber que su poco elegante llegada al final, donde quien más, quien menos, se pega una buena costalada, no es lo que se llama una experiencia ideal. Por mucho que esto sea arte y por mucho concepto que la soporte.