Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MARTES 10 10 2006 Sociedad 57 Panamá retira un fármaco español tras relacionarlo con veinte muertes El antihipertensivo está en perfectas condiciones asegura el laboratorio b El Ministerio de Sanidad conside- Quince años en el mercado El Lisinopril es un tratamiento contra la hipertensión arterial que lleva 15 años comercializado. El laboratorio Normon vende en Panamá y en otros países el genérico de Lisinopril una copia de la molécula original. Millones de personas lo consumen en el mundo y hasta la fecha no se ha notificado ninguna reacción grave. Los síntomas que se han descrito en Panamá nada tienen que ver con los posibles efectos secundarios relacionados con este medicamento. Sanidad dice que no hay razón para que los españoles en tratamiento dejen de tomar el fármaco. ra improbable la relación del medicamento con la enfermedad y pide a los pacientes españoles que no abandonen el tratamiento N. RAMÍREZ DE CASTRO MADRID. El Gobierno panameño ha ordenado la retirada preventiva de un medicamento genérico para disminuir la tensión arterial, que fabrica el laboratorio español Normon. La decisión se produce tras la aparición de un síndrome de origen desconocido que ha afectado, de momento, a 31 panameños y ha provocado la muerte de 20 por una grave insuficiencia renal. La última víctima se produjo el domingo y cinco personas permanecen en estado crítico desde que aparecieron los primeros casos hace una semana. La misteriosa enfermedad comienza con náuseas, fiebre, debilidad y diarrea hasta producir un fallo renal, que inutiliza los riñones, produce parálisis parcial y, finalmente la muerte. Los principales afectados son varones, de más de 60 años y en tratamiento por hipertensión arterial, diabetes o problemas renales. La FDA, la agencia de medicamentos estadounidense, ha emprendido una investigación por petición de las autoridades panameñas. En nuestro país, expertos de la Agencia Española del Medicamento consideran improbable que exista una relación entre el medicamento y la misteriosa enfermedad detectada en Panamá. La agencia mantiene en alerta a su red de vigilancia por si se produjera alguna reacción en nuestro país, pero insiste en que se trata de un medicamento eficaz y seguro Lo ocurrido en Panamá no justifica que se realicen cambios en el tratamiento de pacientes españoles que estén tomando Lisinopril afirma la Agencia del Medicamento. Sólo 10 de los afectados lo tomaron Tras descartar infecciones como el virus del Nilo o el dengue, las autoridades panameñas empezaron a sospechar que un medicamento contaminado podía ser el responsable de este extraño mal y ordenó como medida cautelar la retirada del antihipertensivo español Lisinopril Normon 20 mg Aunque sólo una minoría de las víctimas- -diez, según el laboratorio español- -han tomado este medicamento. Pese a la débil relación, el ministro de Sanidad de Panamá, Camilo Alleyne, ha pedido en varias ocasiones a la población que se abstenga de tomar el medicamento. Se calcula que han sido retirados unos tres millones de comprimidos. Además de en Panamá, el fármaco se distribuye en otros países de América y en España. En ningún otro país se ha notificado anomalía alguna en relación con la ingestión de este producto, según Normon. El laboratorio Normon ha revisado la información sobre la fabricación y control de los lotes enviados a Panamá, se han repetido los análisis y asegura que están en perfectas condiciones Jesús Govantes, director general de la compañía, insistió ayer a ABC que sólo una minoría de los afectados consumía el producto, lo que parece dejar claro que no es el responsable de esta situación Recordó también que la retirada es una medida preventiva y provisional El laboratorio español ha enviado a sus propios técnicos para ayudar a las autoridades panameñas en la investigación. Hasta el momento, no se ha encontrado nada anormal.